Vive México su libertad

Vive México su libertad

De lo solemne a lo ridículo; de lo trágico a lo cómico; de lo grotesco a la simulación, y de artificiosos simbolismos que exhiben trastornos de personalidad en acelerada progresión, se vistió el ceremonial con el que los mexicanos festejamos el inicio de la guerra de independencia ya hace 209 años

Sigue la mata dando
Contrapunteo en MORENA
A dos años de irse “El Pelón”

De lo solemne a lo ridículo; de lo trágico a lo cómico; de lo grotesco a la simulación, y de artificiosos simbolismos que exhiben trastornos de personalidad en acelerada progresión, se vistió el ceremonial con el que los mexicanos festejamos el inicio de la guerra de independencia ya hace 209 años.

Por cierto, sigue siendo incomprensible para este común mortal, el que en el calendario cívico de este país, pase desapercibido que poco más de 11 años después, el 28 de septiembre de 1821, México fue proclamado como país independiente de la corona española al firmarse el Acta de Independencia, razón más que importante para echar las campanas al vuelo.

En Sonora se mantuvo la tradición solemne instaurada a partir del 2015, con una gobernadora Claudia Pavlovich en interacción cercana con los miles de asistentes a la plaza Zaragoza y luego desde el balcón principal de la sede del Poder Ejecutivo, lanzar los vítores institucionales para recordar a los héroes que nos dieron patria; hacer tañer la campana y ondear nuestro lábaro patrio, mientras el confeti y fuegos artificiales adornan el ambiente.

Un par de horas antes en la Ciudad de México, contrario a la tradicional inclusión de la representación de los tres poderes, fuerzas armadas y el ayuntamiento, en el balcón principal de Palacio Nacional el protagonista único fue el presidente Andrés Manuel López Obrador, acompañado únicamente de su no primera dama, Beatriz Gutiérrez Muller, desterrando la costumbre de hacer lucir a la familia presidencial en turno.

Invitados al Grito, en neoliberal festejo en el patio interior y trasero de Palacio Nacional

Se dice que el presidente es muy dado a enviar mensajes simbólicos y que de eso se trató al rodearse de soledad en una fecha cívica tan importante, para dejar ver que es enemigo de la frivolidad y que por eso no tuvo a ningún invitado en lo que ahora es la casa donde vive, dejando atrás la lujosa fiesta privada que año con año se celebraba al interior de Palacio Nacional, mientras el populacho lo hacía sobre la plancha del Zócalo.

Pero dicha soledad que derivó en que fuera acusado de megalomanía, vanidoso, narcisista, egocéntrico, y nada dispuesto a compartir reflectores, resultó en una mera simulación, ya que en el patio central y trasero de su domicilio, estaban cientos de sus invitados especiales, que sostuvieron neoliberal pachanga hasta ya entrada la madrugada de este lunes.

Pero antes de ello, cumplió la amenaza y durante casi dos minutos se entretuvo lanzando los 20 vivas anunciadas días antes, con gritospor la Independencia, Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos y Pavón, Josefa Ortiz de Domínguez, Ignacio Allende, Leona Vicario, las madres y padres de nuestra Patria, los héroes anónimos, el heroico pueblo de México, las comunidades indígenas, la libertad, la justicia, la democracia, nuestra soberanía, la fraternidad universal, la paz, la riqueza cultural de México y cerró con tres “¡Viva México!, ¡Viva México!, ¡Viva México!”.

No gritó en favor de los pobres, por la austeridad, por la honestidad ni por la cuarta transformación y tampoco cerró con un estruendoso “Viva Yo”, lo cual estuvo dentro de lo posible dada su sobrada autoestima y yoyismo que lo caracteriza. 

La gobernadora Pavlovich en su tradicional interacción con asistentes al Grito de Independencia

Más allá de los delirios de grandeza y ridículos presidenciales, en Sonora ocurrieron episodios cómicos e hilarantes como es el caso del alcalde de Nogales, Jesús Pujol objeto de chunga popular por su torpe y violenta forma como dejó sin cuerda el badajo de la campana que quiso hacer tañer o la ridícula indumentaria con que cubrió su cuerpo la alcaldesa de Navojoa, Rosario Quintero.

El ceremonial llevado a cabo en la capital de Sonora transcurrió con toda normalidad, destacando la eficacia del operativo para proteger a la multitud reunida en la plaza Zaragoza y espacios aledaños, tocándonos presenciar la espectacular pirotecnia desde el techo de nuestra cercana sede de trabajo, para constatar el buen trabajo que realiza la empresa contratada para esos menesteres.

Distinto el caso en Jalapa, capital del estado de Veracruz, en donde la fallida y torpe austeridad del gobernador Cuitláhuac García, derivó en impericias que ocasionaron explosiones sin control entre ciudadanos reunidos, resultando alrededor de 20 personas heridas principalmente por quemaduras y por la estampida de la aterrorizada gente.

Acá en Hermosillo todo fue diversión e institucionalidad, con la gobernadora Pavlovich acompañada de niñas, niños y adolescentes que forman parte del programa “Héroes Orgullo Sonora”, así como por  Miguel Ernesto Pompa, secretario de Gobierno; Celida López, alcaldesa de Hermosillo; Luis Armando Colosio, titular del Poder Legislativo; Francisco Gutiérrez, presidente del Poder Judicial, además deCruz Isaac Muñoz, comandante de la IV Zona Militar; German Noriega Mejía, comandante de la Región Aérea del Noroeste y Arturo Ramón Bosco Romero, comandante la IV Región Naval.

Rosario Quintero, alcaldesa de Navojoa

Y no, así como en anteriores ediciones, no nos dieron ganas de ir hasta el Salón Gobernadores para ver en primera fila el protocolo encabezado por la gobernadora y mejor optamos por la prudente y popular medianía del consumo de antojitos mexicanos cuya oferta abundó por todos lados del Centro Cívico.

Y la actividad sigue en el asueto del 16 de septiembre, destacando entre otras cosas, las manifestaciones al interior de algunos cabildos de municipios gobernados por MORENA, donde los enconos está a flor de piel, como son los casos de Guaymas, Cajeme y Navojoa y que se manifestaron en la presentación de los informes de Sara Valle, Sergio Pablo Mariscal y Rosario Quintero.

La gobernadora cubrió apretada agenda postgrito de Dolores, ya que temprano acompañó a la alcaldesa de Hermosillo en su primer informe al cabildo capitalino y luego se fue a Magdalena para hacer lo propio con el presidente municipal, Francisco Javier Zepeda, así como en Santa Ana para acuerpar al munícipe Javier Moreno Dávila.

Esos compromisos no le permitieron presidir el lucido y espectacular desfile cívico militar por vialidades capitalinas, tocando el honor de representarla al titular de Seguridad Pública, David Anaya Cooley, quien además reportó saldo blanco en las festividades llevadas a cabo en todo el territorio Sonorense, a excepción de Empalme, en donde como se sabe, la agenda libertaria no se llevó a cabo por decisión del alcalde Francisco Javier Genesta.

En muy buen nivel la relación entre la gobernadora Pavlovich y la alcaldesa Célida López Cárdenas

De acuerdo a despachos periodísticos, en el caso del alcalde de Cajeme, Mariscal Alvarado dedicó buena parte de su mensaje para mandar agradecimientos familiares y para un ejercicio plañidero y de quejumbres contra quienes dice lo calumnian y le inventan actos de corrupción.

En el caso de Hermosillo, todo indica que le ha pegado muy duro a la alcaldesa la masiva denuncia por el deteriorado estado de las calles, ya que incluso estuvo a punto de soltar el llanto abiertamente por la impotencia de no disponer de los suficientes recursos financieros para atender esa exigencia de la gente.

Miren, la de Puerto Peñasco es una mujer muy emotiva y temperamental, y así como en muchas ocasiones deja ver su carácter incluso atrabiliario en diferendos de orden político, ahora le tocó protagonizar un evento de sensibilidad extrema tratándose de responsabilidades para las que resultó electa y que al parecer está en chino atender.

Como sea, no es común escuchar sollozos en un informe de gobierno de cualquier instancia y eso fue lo que le pasó a la alcaldesa de Hermosillo, quien deberá aguantar vara, tanto de quienes la han puesto en la picota por ese motivo y por quienes sufren las consecuencias del bacherío, y vaya que está dura la carrilla en su contra.

Lo cierto es que para los hermosillenses nos resulta invaluable el compromiso de la gobernadora para empatar acciones de gobierno con la alcaldesa en favor de los ciudadanos, excelente relación que ojalá se mantenga y no se trastoque a causa de mitotes y grillas políticas.

Alfonso Durazo Montaño en el balcón presidencial

Pues toda esa parafernalia patriotera e independentista de estos días, no hizo pasar desapercibido que el presidente López Obrador haya enviado a la Cámara de Diputados su propuesta de Ley de Amnistía que podría en libertad a toda persona que esté en la cárcel por delitos contra la salud o narcotráfico que se metieron a dicha actividad por motivos de pobreza o por amenazas, o sea, obligados.

Mucho polvo levantará esta propuesta y lo primero que se nos ocurre cómo es que la autoridad que corresponda definirá las condicionantes antes referidas a las que se agregan que no se trate de reincidentes; que su sentencia no sea por homicidio, lesiones o secuestro; que no hayan utilizado armas de fuego, o bien, que no se trate de delitos graves.

Nos avisan que esta propuesta de ley tiene toda la mano del titular de Seguridad Pública Federal Alfonso Durazo Montaño, que incluye liberar a mujeres criminalizadas por realizarse un aborto y los médicos o parteras que participaron; a personas indígenas que no tuvieron oportunidad de una adecuada defensa, y a presos políticos o de consciencia, acusados por delitos inverosímiles.

Pero resulta obvio que lleva dedicatoria para beneficiar principalmente a la delincuencia relacionada con la distribución de drogas, en lo que se nos figura un gran abrazo de parte de la cuarta transformación para quienes insisten en responder con balazos.