Ya salió de la cárcel Roberto Romero López

Ya salió de la cárcel Roberto Romero López

Apenas se supo que quien tomará posesión como titular de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) es el ex director de los Centros de Readaptación Social (Ceresos), Pedro González Avilés y se le dejaron ir a la yugular

La guerra negra
Con esta clase de gobernadores rateros ¿habrá prosperidad, progreso? Llegará el día
Qué pasa con el secretario de relaciones exteriores ¿quedó mudo?

Juana María Olguín

Apenas se supo que quien tomará posesión como titular de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) es el ex director de los Centros de Readaptación Social (Ceresos), Pedro González Avilés y se le dejaron ir a la yugular. Sí la mitad de las cosas que trascienden afuera, de lo que ocurre dentro de las cárceles en Sonora, entonces este funcionario quemó su imagen para rato. Por ejemplo, un hombre recién salió del penal, trae consigo dos regalitos: tiene VIH y hepatitis C, se contagió con las jeringas que usan ¿para qué?

Seguramente que hay algo muy importante que se les olvida a los directivos de las cárceles y es que los presos no se van a quedar adentro toda la vida. Un día saldrán y entonces revelarán la cantidad de porquería que hay. Por ejemplo, el mercado de drogas boyante que opera dentro y al que son integrados los reos por las buenas o por las malas. Ah y por si hiciera falta, una persona resultó severamente herida con un machete y al interrogarlo cómo pasó, respondió que todos traen esa arma blanca fajada a la cintura.

Ante este nivel de corrupción, connivencia y desorden ayer le preguntaban por las redes sociales al flamante presidente electo de la CEDH que, si cómo hacía para ir ahora a exigir la preservación de las garantías individuales de los sonorenses, si prestó oídos sordos a todos los abusos que se cometieron en las cárceles. Dos años al frente de los Ceresos le contaminó su currículum e imagen, lo bueno es que quienes lo eligieron no prestaron atención a ese insignificante detalle que transita de represor a ¿defensor? Y habrá que ver, es muy temprano aún.

Así funciona este remedo de justicia que tenemos en Sonora ¡puro circo! Al paso que vamos, una gran parte de todo lo que se robó Guillermo Padrés y su jauría quedará en manos de los corruptos jueces y los desvergonzados abogados que los asisten. A estas alturas del partido las procuradurías de justicia tanto la estatal como la federal nos ven la cara de idiotas, porque juegan el baile del cangrejo: dos pasitos para enfrente, diez para atrás.

Por ejemplo, el mitote que armaron con la deportación de Roberto Romero López, a quien lo trasladaron con bombo y platillo, lo ingresan al Cereso y luego lo guardaron en alguna oficina administrativa, pagando protección por 30 o 40 mil pesos y esta madrugada de viernes salió. Tanta alaraca para ¿esto?

Igual de penoso el comportamiento del Juez Décimo de Distrito en Sonora, quien sentenció a otro de la jauría panista, Valentín Castillo Garzón, exdirector General de Auditoría Fiscal por el delito de uso indebido de atribuciones y facultades a una pena de seis meses de prisión y 100 días de multa, así, sin tomar en cuenta que la arañita ésta tiene 9 procesos penales en el Sistema Tradicional, 6 causas penales en el Nuevo Sistema de Justica Penal Acusatorio. Se le dictaron 8 autos de formal prisión; se le iniciaron 9 carpetas de investigación en su contra, de las cuales 6 se judicializaron, 3 se encuentran en trámite; fue vinculado a proceso en 5 ocasiones.

Pero al rato se va a su mansión que compró con dinero robado a comer palomitas de maíz, feliz él. En ese mismo tenor a Guillermo Padrés Elías le repondrán el juicio por lavado de dinero de 8.8 millones de dólares. A los ineptos y corruptos jueces no les interesa que Mario Aguirre, socio para esa trapacería confesó todo e incluso ofreció reponer el perjuicio económico.

Cuesta trabajo creer que Roberto Romero responsable de la destrucción de miles de vidas, de sus bienes patrimoniales, quien pisoteó derechos individuales a placer, haya estado unas cuantas horas preso ¡No se vale la desfachatez y descaro de quienes lo juzgan ¡Sé es el juego de la clase política!