¿Y las universidades implicadas en la “estafa maestra”?

¿Y las universidades implicadas en la “estafa maestra”?

El caso de la ex secretaria de Estado Rosario Robles se comentó ayer a nivel de chismes de vecindad. La prensa obligó a confesar, a la diputada Dolores Padierna, que es tía del juez que ordenó la prisión preventiva de la Robles

Lo dulce y lo amargo de ser escritor (1)
Otro caso de corrupción: la Gramática, en las garras de la política
A volar, la política. Prefiero Un Desierto para la Danza

Carlos MONCADA OCHOA

   El caso de la ex secretaria de Estado Rosario Robles se comentó ayer a nivel de chismes de vecindad. La prensa obligó a confesar, a la diputada Dolores Padierna, que es tía del juez que ordenó la prisión preventiva de la Robles. 

  Resulta que cuando era Rosario la mera mera del gobierno de la Ciudad de México mandó a la cárcel a Bejarano, “el señor de las ligas” (por las ligas que ataban los fajos de billetes que se echaba a las bolsas), y este tal Bejarano era (¿es todavía?) marido de la Padierna. Para la prensa, que el sobrino de ésta mande a prisión a la Robles tiene aire de venganza.

   Éste es, sin embargo, un episodio colateral del eje principal de las investigaciones que, no hay que olvidarlo, se enfoca a aclarar quiénes armaron la célebre “estafa maestra”, en qué medida compartieron los millones de pesos fraudeados y cómo probar las culpas. Ya se ha apuntado la presunta responsabilidad del ex presidente Peña y la del exs candidato del PRI Meade.

  Y hay otros implicados que siguen ya no en las sombras sino en la penumbra, con el oído atento pues podrían escuchar de un momento a otro pasos en la azotea. Esos implicados son los rectores de ciertas universidades que recibieron dinero para pagar bienes y servicios a empresas inexistentes. 

  Me parece que cuando comenzó a hablarse de la “estafa maestra” se dieron nombres de algunas de esas universidades, pero se ha tenido el cuidado de no volver a mencionarlas en los últimos días. ¿Alguien las recuerda?

  El aspecto chismográfico del caso es entretenido. Pero quedan lagunas de fango apestoso que deben ser localizadas y exhibidas.

EL OCIO EN EL ÓRGANO ELECTORAL

   La magistrada del Instituto Estatal Electoral Claudia Alejandra Ruiz Reséndez avisó que presentará, o presentó ya, su renuncia al cargo. Se elogió a sí misma por el desempeño de sus funciones. Fue elegida para el periodo 2017-2024, es decir, se irá al quedarle todavía la oportunidad de seguir en el puesto cuatro años más.

  El IEE ha sido visto con envidia por los trabajadores en otras áreas del sector público que trabajan sin cesar todos los días del año, pues alegan que el IEE sólo tiene trabajo efectivo durante el año electoral. Los magistrados o consejeros suelen revirar con los mismos argumentos, entre ellos, que en el curso de esos dos años surgen asuntos de diferente índole relacionados con los partidos y que también se ocupan en promover y extender la democracia. Creo que podrían ocuparse además en resolver los conflictos con sus trabajadores.

  En las fotografías tomadas en la sesión de ayer se ven individuos que exhiben, tanto detrás de los consejeros como entre el público, pancartas con diversas protestas. La leyenda más notoria dice: ¿DESPIDOS POR AUSTERIDAD O CONVENIENCIA PARA DESOCUPAR PLAZAS? Si el obstáculo para atender a los trabajadores cesados es económico, ya estuvo que tendrán que esperar. En la misma sesión se puso en evidencia que quienes manejan el Instituto se las van negras para asegurar el pago de la nómina cada mes.

  (Mucha suerte a la periodista Connie Barraza en la denuncia que presenta ante las autoridades federales por presuntos manejos ilegales de la presidenta municipal de Navojoa. Cualquiera que sea el resultado, el precedente será útil para el ciudadano que en el futuro vea necesario actuar contra sus gobernantes locales).

carlosomoncada@gmail.com