Volvió Guillermo Padrés a Sonora ¡Que no tenga paz!

Volvió Guillermo Padrés a Sonora ¡Que no tenga paz!

A cuántos individuos debe poner en libertad el sistema judicial sonorense si aplica el principio, de que no procesar por robo a aquellos que cometieron el delito para sobrevivir, que se llevaron un poco de alimento o medicinas. Para empezar ¿a cuántos el sistema de procuración de justicia no debió juzgar? Las cárceles en México son para los pobres y esto no es ningún secreto, pero para colmo es un abuso, porque la ley es clara: no se sanciona a aquel que comete la conducta antisocial a causa de su extrema precariedad

Creen una multa, mínimo el costo de la operación de rescate a vacacionistas imprudentes.
Con números y cifras reducen la pobreza ¡Qué vergüenza!
Se amparó el titular de CEDH para no declarar por el caso Gisela Peraza ¡Lárgate inútil!

Juana María Olguín

A cuántos individuos debe poner en libertad el sistema judicial sonorense si aplica el principio, de que no procesar  por robo a aquellos que cometieron el delito para sobrevivir, que se llevaron un poco de alimento o medicinas. Para empezar ¿a cuántos el sistema de procuración de justicia no debió juzgar? Las cárceles en México son para los pobres y esto no es ningún secreto, pero para colmo es un abuso, porque la ley es clara: no se sanciona a aquel que comete la conducta antisocial a causa de su extrema precariedad.

A pesar de que no está tipificado como delito, miles de personas se encuentran actualmente en prisión y pagan sentencias de hasta 10 años de cárcel por haber robado un poco de comida en alguna tienda, un mercado, un restaurante, reza el reportaje del periódico virtual sin embargo. “A este ilícito se le conoce como “hurto famélico” y generalmente es cometido por personas de escasos recursos, que no tienen dinero para satisfacer sus necesidades básicas”.

Lo que pocos saben es que en el Código Penal no se habla en específico de ese delito y es ubicado como robo sin ahondar en la particularidad del caso. “A eso se suma que quién sustrae un alimento por hambre no tiene acceso a una defensa adecuada y la corrupción de los ministerios públicos los usa para inflar sus estadísticas lo que provoca que haya miles de reos que robaron comida. El artículo 405 del Código Nacional de Procedimientos Penales considera la excluyente del delito cuando existe un estado de necesidad justificante…el estado de necesidad justificante (…) o son causas de inculpabilidad: el error de prohibición invencible, el estado de necesidad disculpante, la inimputabilidad, y la inexigibilidad de otra conducta”.

Por desgracia el sistema mexicano se ufana en todas sus vertientes de aprovechar el poder de los funcionarios públicos para joder al débil, mientras se protege al delincuente de cuello blanco.  

Por ejemplo la inocente de todo,  la ex dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo vende dos mansiones en la bahía de San Diego, en Coronado, en Estados Unidos, por cerca de 8.5 millones de dólares.  Las dos propiedades que ahora se ofertan a través de corporativos de bienes raíces y adquiridas en 1991 y la otra en 2010, ambas fueron pagadas en efectivo, dice el registro. 

Gordillo fue arrestada y enviada a prisión a principios de 2013 bajo cargos lavado de dinero y delincuencia organizada. El pasado 8 de agosto un tribunal la dejó en libertad al determinar que no había pruebas de su participación en esos delitos. Y ahora vende las evidencias de sus raterías ¡Ah es cierto, las cárceles son para los pobres de este país no para la clase gobernante!

¿Ya se enteraron? Se acabó la telenovela más cara de los últimos tiempos, sí ahora es oficial que se acabó el amor a la pareja ficticia, creada exprofeso para la empresa de construir un candidato a la presidencia de la República, Enrique Peña Nieto y que mejor que ponerle como pareja a la en ese momento estrella de Televisa así fuera necesario para ello desaparecer a  la entonces esposa del gobernador del estado de México ¿de qué murió la señora? Es muy buena pregunta. Además hay que enjuiciar a los rufianes responsables del montaje y a los actores que hicieron pésimo trabajo.  

Hay cada cínico, hay cada rufián, pero quien además personifica la soberbia, arrogancia y la desfachatez es Guillermo Padrés quien ofende a los sonorenses al atreverse a poner un pie en esta tierra sagrada, a la que destruyó con su codicia y se afanó en enfrentar a la sociedad del sur con la del centro y norte. Si los jueces que compró le dieron la libertad, que no se equivoque aquí hay muy buena memoria y las pruebas de su enriquecimiento inexplicable brotan por doquier.

Qué lástima que esté libre y que justo ocurra en las horas en que final y fehacientemente se combate la corrupción y las raterías desde el gobierno. Pero seguro que valen más los acuerdos políticos alcanzados entre los padrecistas con Alfonso Durazo durante el proceso electoral. Donde solo queda confirmar que cada quien se junta con sus iguales. Pero si no hay paz para el pueblo (por las ofensas, despojos y abusos sufridos), que no haya paz para él, ni para quienes son parte de este nivel inusitado de impunidad.