Una tarea para investigadores universitarios

Una tarea para investigadores universitarios

Carlos MONCADA OCHOA Por primera vez en muchos años no pude asistir ayer al tradicional desayuno que el Rector ofrece a los periodistas de la fuent

Suman tres periodistas asesinados en lo que va del mes
Ud. que pide propuestas a los candidatos, ¿sabe qué es una propuesta?
Endurece Televisa su campaña contra López Obrador

Carlos MONCADA OCHOA

Por primera vez en muchos años no pude asistir ayer al tradicional desayuno que el Rector ofrece a los periodistas de la fuente, pero es fácil adivinar las preguntas que le hicieron porque siempre se hacen las mismas preguntas, una de ellas, desde luego, la que compete al presupuesto para el año venidero.

Tan reiterada es esa cuestión que ya sabemos, para comenzar, que el papel que juega el Congreso, al aprobar el presupuesto que corresponde al gobierno del Estado, es casi irrelevante. Van los rectores a cabildear ante las comisiones o con los jefes de bancada, les explican los proyectos que la Casa de Estudios ha sacado adelante y los que necesita fortalecer, y por un oído les entra y por el otro les sale lo que escuchan.

Por fortuna hay otra parte del presupuesto que sostiene el Gobierno Federal, aunque llegan noticias de allá en el sentido de que lo destinado a las universidades, en general, tiende a bajar. Así que la Universidad pugna por incrementar los recursos propios.

Pero hay ahora otros elementos introducidos por la nueva administración federal que se relacionan con las finanzas, y es tarea de los investigadores universitarios analizarlos. El primero se refiere al incremento de las pensiones de los adultos mayores y hay bastantes entre los trabajadores de intendencia, empleados de oficinas, secretarias, etcétera; como quiera que me la pongan, aunque el monto de la pensión federal sea modesto, será un ingreso. El segundo es el que tendría mayores consecuencias: el anuncio del presidente AMLO, reiterado con frecuencia, de que prácticamente toda la población estudiantil puede aspirar a becas.

El efecto que aquí importa estudiar no es el beneficio que obtendrán los jóvenes en general sino la repercusión en el aumento de solicitudes para ingresar a los diversos planteles de educación superior, y al frente de ellos, la Unison. Si no es posible dar cupo ya a todos los aspirantes, imagínense la situación con el incremento de becarios.

No encontré en el boletín oficial de la Universidad una alusión al problema de la Universidad y el ISSSTESon, tema en el que tuvo una simpática puntada el líder del STAUS Cuauhtémoc González. Puesto que Padrés se llevó dos mil millones de pesos propiedad del Instituto, para sacar del atolladero a la institución el Gobierno del Estado debe ajustarle las cuentas al ex gobernador y sacarle ese dinero.

Simpática puntada, repito, porque el conflicto de regularizar los pagos de la Universidad por sus derechohabientes continuaría en pie. Se trata de dos asuntos que deben enderezarse por igual: el fraude de Padrés y el trato preferente que se da a los trabajadores de la Universidad y a la propia Universidad, como patrón, en el cobro de cuotas.

Y HABLANDO DE PADRÉS:

Y ya que se menciona a Padrés, aunque se haya aclarado en numerosas ocasiones que al salir en libertad continuarán los procesos a que se encuentra sometido, hay que volver a puntualizarlo: será una libertad restringida. No falta quienes hacen, al comentar el tema, que se oiga como un éxito del delincuente sobre los sonorenses que padecemos los efectos del enorme peculado.

Es más, que no vaya a gozar la prerrogativa de cambiar de domicilio constituirá una ventaja para las autoridades judiciales de Sonora pues podrán abrirle nuevos procesos por las muchas que aún debe, con la garantía de que estará localizable y no se evadirá. Ahora falta que la Fiscalía Anticorrupción y el Congreso del Estado, en donde está pendiente una solicitud de juicio político, aprovechen tal ventaja.

 

carlosomoncada@gmail.com