Una buena iniciativa para abreviar los procesos civiles

Una buena iniciativa para abreviar los procesos civiles

Carlos MONCADA OCHOA Para quienes llevamos muchos años con el pensamiento anclado en los viejos procedimientos para hacer notificaciones en el camp

Los diputados descubren cómo eliminar la pobreza, ¡bravo!
Fue la primera visita del líder nacional del PRI… ¿y?
Mientras esperan que se derrumbe el PRI, el PRD ya se vino abajo

moncadaCarlos MONCADA OCHOA

Para quienes llevamos muchos años con el pensamiento anclado en los viejos procedimientos para hacer notificaciones en el campo del Derecho Civil, y sobre todo para los litigantes que han padecido en múltiples ocasiones las desventajas, la iniciativa del diputado Omar Guillén suena atrevida: realizar las notificaciones, al menos la mayoría, mediante correo electrónico.

A la fecha, para dar un ejemplo, la solicitud al juez de una diligencia en el curso del proceso, debe ser notificada a la contraparte, y para ello el interesado ha de apartar cita con el actuario para que vaya a hacer la notificación. Si se interpone un obstáculo, hay que hacer cola otra vez en espera de otra cita. El actuario es un funcionario de nivel modesto pero muy solicitado y hay abogados que le demuestran su agradecimiento de modo generoso. Quizá será el único que no verá con buenos ojos la reforma.

Y bien, la iniciativa consiste en modificar el Código de Procedimientos Penales para el efecto de que tanto el demandante como el demandado indiquen, en sus escritos iniciales, un correo electrónico al que se les notificará, con el ahorro consiguiente de tiempo y la ventaja de la seguridad, entre otras. En materia de negocios el ahorro de tiempo se traducirá en ahorro económico.

En plan de “contreras” no faltará quién replique que hay muchas personas que carecen de correo electrónico, aunque es más frecuente que algunos viejitos tengan aún miedo de acercarse a las computadoras. En todo caso, podrán buscarse un amigo con quien compartir correo, o solicitar al juzgado que autorice las notificaciones personales, a la antigüita

Éste sólo es un apunte sintetizado. Vale la pena echarle un ojo a la iniciativa completa, que es sencilla y no muy extensa. Cierro con una ocurrencia que no puedo ni quiero evitar.

Aunque consulto mis códigos civiles rara vez (pero no dejo que se cubran de polvo), creo que sigue vigente una disposición conforme la cual, los cónyuges que promueven el divorcio voluntario deben acudir a una audiencia final con el juzgador en la que éste les preguntará si, de plano, no hay la esperanza de re-anudar los lazos rotos. Este último, y casi siempre inútil intento de reconciliación podría ser notificado a los correos respectivos de los que se divorcian, para que él no pase el trago amargo de volver a ver “a la maldita vieja que no me comprendió”, ni ella “al desgraciado con el que, bien me lo decía mi mamá, jamás debí haberme casado”

 

RESPETO, VERSIFICADORES

Un inconveniente del Día de Muertos es que se ponen a escribir “calaveras” algunos que no tienen noticia del arte de versificar y tampoco ingenio para hacer cosas cómicas.

Algunos creen que de veras tienen talento porque se las festejan otros de mente aún más limitada. No se puede prohibir a nadie que lo intente. Sólo resta pedirles respeto para quienes sufrimos las desabridas calaveras. Esta petición, lo subrayo, es absolutamente seria.

carlosomoncada@gmail.com.

COMMENTS