Un voto de la oposición para el PRI tiene magia

Un voto de la oposición para el PRI tiene magia

Carlos MONCADA OCHOA Yo no sabría explicar, con argumentos científicos, por qué cuando hay en el Congreso una cuestión peliaguda que al PRI le inte

Barrerá AMLO la corrupción como barren las escaleras: de arriba para abajo
De hecho, el poder legislativo llega al final del trienio
Faltan elementos para entender la futura relación Pavlovich-Morena; por ahora, sólo chismes

Carlos MONCADA OCHOA

Yo no sabría explicar, con argumentos científicos, por qué cuando hay en el Congreso una cuestión peliaguda que al PRI le interesa de modo especial sacar adelante, si la oposición da ese voto, las consecuencias son mágicas.

No lo sabría explicar, pero sí comentar uno o dos casos que demuestran en la práctica la veracidad de lo que dice el título de esta columna.

En 2003, finalizado el recuento de los votos para elegir gobernador, era evidente que la mayoría de las papeletas eran de Eduardo Bours Castelo. Había ganado. Pero no con un margen tan aplastante que dejara a la oposición sin la esperanza de revertir el triunfo mediante impugnaciones ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Los del PRI se apresuraron a pedir a los diputados locales que hicieran la formal declaratoria de que Bours era el gobernador. Fue la última vez que el Congreso ejercería la facultad de calificar en definitiva la elección, pues al sexenio siguiente pasó tal facultad al Instituto Estatal Electoral.

Para que la declaratoria tuviera validez se necesitaban dos tercios de los votos, y a los del PRI les faltaba uno. Los diputados del PAN se cruzaron de brazos y se dispusieron a gozar de los apuros de sus colegas tricolores. Los del PRD no mostraban interés por el caso. Pero fue precisamente un diputado de ese partido, el profesor Jesús Ávila Godoy, el que se puso generoso y votó con los del PRI. Dio el voto mágico que resolvió el aprieto.

En cuanto Bours tomó posesión nombró subsecretario de Educación al profesor Ávila Godoy. ¿Lo hizo para corresponder al voto del empalmense? No creo, los caballeros no andan en componendas. El nombramiento se produjo por la magia que tiene un voto de la oposición.

Al terminar la semana pasada, nadie estaba seguro de que el proyecto para modernizar el alumbrado de Hermosillo fuera aprobado. El presidente municipal necesitaba dos tercios de los votos, y aunque en Cabildo predominan los del PRI, le faltaba uno, ¡sólo uno! Pues bien, al recoger el secretario la votación, ese voto lo dio la regidora panista Diana Karina Barreras y la propuesta de Maloro fue aprobada.

¿Es mágico ese voto?

No he pasado por la grata experiencia de conocer a la regidora Barreras, pero en fotos la veo joven y hermosa. Apenas en 2012 se tituló licenciada en Derecho por nuestra Unison. Y el amor no tardó en bendecirla. Se casó con ella el licenciado Sergio Gutiérrez Luna, uno de los abogados predilectos del hoy recluso Guillermo Padrés que le asignó, entre otras tareas, el control del personal administrativo del Instituto de Transparencia Informativa del Estado de Sonora. La joven Karina hizo por la causa como secretaria técnica del organismo no fue nombrada para ese cargo por su relación con el abogado de Padrés. Estoy seguro de que fue por sus méritos. Y por esos mismos méritos debe haber sido incluida en la planilla del PAN el año antepasado. Fue una compensación a sus preocupaciones por los apuros por los que pasa su marido, pues es objeto de investigaciones por su deleznable actuación en la implementación del nuevo sistema penal y en ciertas operaciones confusas con inmuebles.

Que la bonita Karina (eso significa el nombre en italiano: bonita) haya salvado de hundirse al proyecto de Maloro, podría coincidir en un mejoramiento de la situación jurídica de Gutiérrez Luna. Y no porque se haya tramado un acuerdo al margen de la Ley, ¡no, no, no, no! Simplemente, por la magia del voto de la oposición.

Finalmente, si alguien me pregunta si considero mágico el voto que cuatro panistas dieron, a fines de 2015, para sacar adelante la propuesta financiera de la gobernadora Pavlovich, le diré que no lo sé todavía. Lo sabré cuando conozca el nombre del próximo candidato a presidente municipal de Guaymas.

 

SILENCIO, CANDIDATOS TRABAJANDO

Tienen tres días para presentar a la Junta Universitaria sus respectivos proyectos de Plan Institucional de Desarrollo los 6 candidatos a Rector encabezados por el doctor Joel Espejel Blanco, cuyo apellido escribí mal en pasada columna. Sorry!

 

carlosomoncada@gmail.com