Un orificio en el barco

Un orificio en el barco

A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar; pero el mar sería menos si le faltara una gota. Madre Teresa de Calcuta Un homb

Hay amores que duran para siempre, aunque terminen
Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío
El conserje de Microsoft

A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar; pero el mar sería menos si le faltara una gota. Madre Teresa de Calcuta

Un hombre fue llamado a la playa para pintar un barco. Trajo con él pintura y pinceles, y comenzó a pintar el barco de un rojo brillante, en un día de luz brillante y espectacular.

Mientras pintaba, verificó que la tinta estaba pasando por el fondo del barco. Percibió que había un orificio, y decidió repararlo. Cuando terminó la pintura, recibió su dinero y se fue.

Al día siguiente, el propietario del barco buscó al pintor y le regaló un especial cheque. El pintor quedó sorprendido, y le dijo: -Señor, ayer me pagaron por la pintura del barco.

-Mi querido amigo, usted no comprende.

-Déjeme contarle lo que sucedió. Cuando le pedí que pintase el barco, olvidé hablarle del orifico que tenía. Cuando la pintura que le puso se secó, mis hijos se subieron y salieron de pesca. Yo no estaba en casa en aquel momento. Cuando volví y me di cuenta que habían salido con el barco, quedé desesperado, pues recordé que el barco tenía un agujero.

Imagine mi alivio y alegría cuando los vi, retornando sanos y salvos.

Entonces, examiné el barco y constaté que lo había reparado. ¿Percibe, ahora, lo que hizo? Salvó la vida de mis hijos. No tengo dinero suficiente para pagarle por su “pequeña” buena acción…

Medite sobre esto, no se limite a hacer apenas lo que esperan de usted. No importa para quién, cuándo y de qué manera. De lo mejor de sí. Nunca olvide esta historia.

Hacer las cosas como se deben hacer no cuesta mayor esfuerzo. Es lo mínimo que todos debemos esperar. Nunca se sabe, cuando lo debido puede salvar a algún alma, cercano a tu familia.

A veces miramos nuestra realidad y lo que observamos no nos gusta. Entonces podemos adoptar una estrategia pasiva, buscar culpables, protestar, quejarnos de que las cosas no nos van bien y sentirnos víctimas de una vida que no cumple nuestras expectativas.

Pero como pensamos que lo que observamos no nos atañe, no nos sentimos impulsados a hacer nada para mejorar nuestro mundo ni mejorarnos a nosotros mismos. Pensamos que la respuesta se halla afuera y no en nuestro interior. La facilidad, la comodidad, la pasividad, el evitar responsabilidades, forman parte de los valores personales de quien ha optado, a veces de forma poco consciente, por “ser parte del problema” de nuestro mundo.

No obstante, podemos escoger “ser parte de la solución” aceptando que la respuesta a los retos del vivir, depende de cada uno de nosotros, que cada acción es importante, y que si no aportamos nuestra respuesta, un vacío que nadie podrá llenar, quedará plasmado en el tapiz de la humanidad del que formamos parte.

Hay un sabio pensamiento que dice, lo importante no es lo que nosotros esperamos de la vida, sino lo que la vida espera de nosotros. Ningún otro ser humano podrá dar la respuesta que nos atañe, puesto que somos únicos y singulares.

Con el milagro del trabajo y el esfuerzo y siendo capaces de poner el corazón en lo que hacemos, conseguiremos pasar de la teoría a la práctica, del pensamiento a la acción. Somos los protagonistas de nuestra vida y es preciso no olvidarlo.

Puedes poner en práctica cinco consejos que siempre darán buen dividendo:

1.- Cuando la meta es importante, los obstáculos se vuelven pequeños.

2.- El mayor de todos los errores, estriba en no hacer nada porque solo puedes hacer poco.

3.- Hacer lo mejor posible en este momento, nos deja en la mejor posición para el siguiente momento.

4.- No encontrarás nunca la forma correcta de hacer algo incorrecto.

5.- Se necesita poco para hacer las cosas bien, pero menos aún para hacerlas mal.

La respuesta la tienes tú, y la respuesta global al reto de vivir depende de cada una de las aportaciones de todos nosotros. Respuesta significa acción. Como dice Khrisnamurthi, comprender significa acción inmediata. La acción creativa congruente define la humanidad humanizada.