Un muerto, dos heridos, despojos de autos ¡la pandemia de las balas sigue!

HomeDiga que yo lo dije

Un muerto, dos heridos, despojos de autos ¡la pandemia de las balas sigue!

El contagio de coronavirus puede darse y manifestarse hasta 2 semanas después y el problema y el riesgo es enorme por la forma displicente en que la gente se ha declarado en vacaciones y se comporta imprudente

Murió abogado de Gisela, lo mató la apatía del gobierno
Cuántas armas habrá en el país ¿alguien sabrá?
ADN practicado a menor golpeada probó que no es María José

Juana María Olguín

El contagio de coronavirus puede darse y manifestarse hasta 2 semanas después y el problema y el riesgo es enorme por la forma displicente en que la gente se ha declarado en vacaciones y se comporta imprudente. El gobierno federal, en su mundo feliz. Este martes se reunió el gabinete en pleno ¡para evaluar los resultados de sus políticas de dádivas oficiales! Para revisar como van con sus votos para el próximo proceso electoral. Los estados de la república en las mismas. Sonora con hospitales que en tiempos “ordinarios” no dan para más por saturación y en ruinas ¿Cómo atenderán una emergencia de este tamaño?

Ayer martes el subsecretario, Hugo López Gatell dijo ante el Senado que el punto más álgido sobrevendrá del 15 de abril y durará entre 12 y 20 semanas, de 3 y 5 meses. Que el coronavirus lo contraerán 70% de los mexicanos, 90 millones de personas. Luego ofreció sus estadísticas de cuantos se pondrán al límite, los que requerirán hospitalización. El dato más fuerte es que la tasa de mortalidad será de 2.5% cerca de 4 mil muertos. Ah, pero el gobierno federal evalúo anoche con singular contentura los programas electoreros con que malgastan cuantiosísimas sumas de dinero.

La manifestación de los trabajadores del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) es una cruda realidad, no tienen esos empleados de la salud los equipos para resguardarse del coronavirus en la atención que le brindan a los pacientes. 

Quédate en casa por favor, si te dieron la oportunidad de mantenerte a resguardo, es por tu salud, pero también por la de miles que no tienen esa suerte, los que tampoco cuentan con servicios médicos. A todos los riesgos hay que agregar la población carcelaria que vive en condiciones paupérrimas y si no decretan medidas de prevención aquello será un pandemónium sin minimizar enfermedades que ya gravitan allí: hepatitis C, sida, tuberculosis.  

A propósito de las dádivas de Andrés Manuel López Obrador, aquellos 30 millones de dólares que le regaló a Nayib Bukele, presidente de el Salvador, que nadie sabe dónde están esos fondos y el gobierno de aquel país escondió el expediente, así mero. 

Que dura situación la que enfrentan pequeñas y medianas empresas, que esperaban ansiosos que en este 2020 las cosas resultaran menos peor o con mejor situación económica y ahora toparse con la orden de que cierren sus puertas por la emergencia de la pandemia es muy difícil. Si hay un país donde cuesta un ojo de la cara, pagar impuestos por instalar un negocio es México y ahora ésta caótica situación, ayer martes bares, restaurantes, cines, gimnasios y casinos abrieron al público.

La otra pandemia que azota con tal brutalidad al país es la violencia, que no disminuye, no se achica ante las circunstancias extraordinarias por las que atraviesa el país. En Hermosillo hubo de todo: dos despojos de vehículos, uno de ellos fue abandonado un poco después, pero a ambos hechos les antecedió una brutal paliza a los conductores de los autos. En uno de ellos una mujer pudo escapar y pedir ayuda. Además, una dama de 36 años, resultó casi ilesa luego de ser atacada a balazos por un par de hombres, mientras conducía su automóvil. 

La mujer resultó con raspones leves, luego de escapar del atentado. Ayer mismo un hombre fue asesinado al norte de Hermosillo y ya no sigo. Es inadmisible que después de la tragedia concurran todos los militares, policías de todos los ordenes de gobierno y entre todos levantan casquillos percutidos y es todo, nadie hace nada para detener esta violencia que enluta demasiados hogares.