¿Ud. mandará a sus varoncitos a la escuela con pantalón o con falda?

¿Ud. mandará a sus varoncitos a la escuela con pantalón o con falda?

Qué decepción ha sido la jefa de gobierno de la Ciudad de México Claudia Sheinbaum. Ante la gigantesca contaminación atmosférica que durante al menos un par de semanas sufrieron los habitantes de aquella ciudad, no atinó a tomar medidas que atenuaran el daño. Y las que tomó fue cuando el aire se estaba despejando

El “jefe Diego”, el que dicta lecciones de moral
Los problemas del agua, desde la raíz, ¡muy bien!
Que su gobierno no se distinguirá por la violencia, dice el Presidente

Carlos MONCADA OCHOA

   Qué decepción ha sido la jefa de gobierno de la Ciudad de México Claudia Sheinbaum. Ante la gigantesca contaminación atmosférica que durante al menos un par de semanas sufrieron los habitantes de aquella ciudad, no atinó a tomar medidas que atenuaran el daño. Y las que tomó fue cuando el aire se estaba despejando.

  Ahora, como si ya no hubiera inseguridad y vicio en la metrópoli, como si el agua fuera ya suficiente y no continuaran hambrientas muchas familias, se le ocurre la gran idea de diseñar el “uniforme neutro” para los niños; consiste en que las mujercitas podrán ir a la escuela con pantalones, lo que se acostumbra desde hace medio siglo y, aquí la genialidad, los niños podrán asistir con falda.

  Dizque así se favorece la igualdad de género. ¡Qué estupidez!

   Que los ciudadanos seamos tolerantes con quienes sufren desviaciones sexuales y aceptemos que se les proteja de la discriminación y el escándalo, y que convivan en paz con el resto de la sociedad, no significa que deba favorecer y alentar la autoridad esas desviaciones desde la infancia.

  Siempre ha sido lo más sensato construir la educación de los niños sobre las bases que ofrece la naturaleza. Hay dos sexos bien definidos con bien determinadas características físicas y psicológicas. ¿Por qué violentar el trabajo de la naturaleza derribando los límites? Que crezcan, que asimilen experiencias, que se desarrollen sanos de cuerpo y de mente, y que cuando su criterio esté formado, que decidan por sí mismos. ¿Es muy difícil entenderlo?

¿SOLAMENTE HAY QUE COMBATIR LA CORRUPCIÓN DEL GOBIERNO?

   Con un sistema Anti Corrupción de competencia estatal, una Comisión Anti Corrupción en el Congreso del Estado y los diez comités contra la corrupción que la diputada Dolores del Río, presidenta de la Comisión del Congreso, ha promovido, y los que aspira a integrar en los restantes municipios, apuesto a que no habrá ya corrupción en ningún nivel de gobierno.

  Habrá tantos ojos cuidándoles las manos a los funcionarios grandes, medianos y pequeños, que ninguno se atreverá a clavar las uñas en la rica masa del presupuesto.

  ¿Y la corrupción fuera del gobierno?

  Se ha creado en la conciencia popular que solamente los funcionarios son corruptos. 

  ¿Y los que instalan mecanismos en las gasolinerías para robarle gasolina a los automovilistas? ¿Y los que colocan diablitos en los medidores de la luz para que marquen menor consumo? ¿Y los albañiles media cuchara y los plomeros y los mecánicos de barrio que cobran buenas tarifas por trabajos mal hechos, que resulta más caro rehacer? ¿Y los muchachos de Secundaria y Preparatoria, inclusive de las universidades, que son unos desvergonzados copiones, y salen a practicar profesiones al grito de “echando a perder se aprende”?

  La sociedad mexicana vive preocupada por terminar con los gobernantes corruptos, y hace bien, pero no hace nada para corregir a los gobernados corruptos, y hace mal. No llegaremos muy lejos extirpando a la fruta los trozos podridos sólo de un lado.

carlosomoncada@gmail.com