Troglodismo en el Congreso

Troglodismo en el Congreso

A casi ocho meses de asumir su encargo, resulta evidente que la bancada de MORENA en el Congreso del Estado y su veintena de asesores, aún no le entienden a eso de la técnica parlamentaria; ignoran aspectos básicos de la Ley Orgánica del Poder Legislativo; están negados a los acuerdos; son torpes en la ejecución de estrategias para sabotear quorum, y no acaban de darse cuenta que son minoría

Pacta AMLO impunidades
La nota roja y el PAN
Seis años perdidos

A casi ocho meses de asumir su encargo, resulta evidente que la bancada de MORENA en el Congreso del Estado y su veintena de asesores, aún no le entienden a eso de la técnica parlamentaria; ignoran aspectos básicos de la Ley Orgánica del Poder Legislativo; están negados a los acuerdos; son torpes en la ejecución de estrategias para sabotear quorum, y no acaban de darse cuenta que son minoría.

Ya al principio de la 62 Legislatura perpetraron un zipizape, cuando sin tomar en cuenta a las bancadas del PES y del PT, se dieron gusto repartiendo puestos administrativos, gandallismo que no pudieron concretar, así como tampoco lograron nada con otra vergonzante actuación este jueves, en el curso de una sesión cancelada por falta de garantías, luego del berrinche porque se les frustró su proyecto de poner a Raúl “El Pollito” Castelo en la presidencia de la diputación permanente.

Ya en este espacio habíamos esbozado la eventual revuelta del cada vez más menguado grupo parlamentario que coordina Ernestina Castro Valenzuela, toda vez los consensos a los que arribaron las bancadas del PES, PT, PRI, PAN, Panal y las representaciones del MC y Verde, para que el diputado Luis Mario Rivera Aguilar representará al Poder Legislativo de Sonora, a partir del 1 de mayo y hasta el último día de agosto próximo.

Pues las prospectivas de conflicto se cumplieron, porque frente a lo que creyeron serían minoría, pretendieron reventar la celebración de la sesión simplemente no bajando a la sala de plenos, pero como no saben contar y tampoco saben sus asesores, la asamblea fue instalada al sumarse los votos de Luis Armando Colosio Muñoz y Miguel Angel Chaira Ortiz, uno más de los 22 votos requeridos.

En obvia minoría, MORENA quiso imponer al “Pollito” Castelo en la presidencia del Congreso del Estado

Y ya con esa mayoría calificada que conjuntaron los cinco integrantes de la bancada del PES, los cinco del PRI; los cuatro del PT; tres del PAN, dos del Panal, las dos representaciones del MC y Verde y los dos de MORENA, fue mero trámite la aprobación de la modificación del orden del día propuesto por la presidenta, María Dolores del Río Sánchez, para elegir a la mesa directiva de la diputación permanente encabezada por Rivera Aguilar.

Y aquí es donde se amalgaman las torpezas de asesores y la docilidad ignorante de sus asesorados, porque de haber estado en el pleno esa bancada, la modificación del orden del día no hubiera pasado ya que dos petistas, Rodolfo Lizárraga y Filemón Ortega votaron en contra de la modificación del orden del día, pero insuficientes para romper con las dos terceras partes de los presentes, aunque de todas formas las cuentas no les daban para la elección de la Diputación Permanente, pero al menos se hubieran ahorrado el ridículo.

Ante ese hecho consumado, bajaran al pleno a protagonizar una revuelta con la pretensión de invalidar el trámite de la elección, para por un espacio de alrededor de una hora hacer risible berrinche que supera con mucho cualquier expectativa de ridículo político, sin que concretaran esfuerzos de conciliación y para que entraran en razón por parte de los integrantes de la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política presidida por Jesús Alonso Montes Piña.

Es que a solicitud de la presidencia, Montes Piña sostuvo reunión privada con el resto de las coordinaciones, de la cual no salió nada bueno, ya que al contrario, cuando parecía que la sesión continuaría e incluso se continuó con la lectura de la correspondencia, la diputada Yumiko Palomarez casi llega a la agresión física en contra de la titular de la cámara a quien arrebató el micrófono, mientras que sus compañeros de bancada coreaban la consigna esa de que es un honor estar con López Obrador, como si ambiciones de orden administrativo tuvieran que ver con tal divisa.

Los coordinadores del PRI y el PAN, Rogelio Díaz Brown y Gildardo Real cabildean posibles acuerdos para serenar la retórica sectaria de la bancada de MORENA

Debemos reconocer que la coordinadora Castro Valenzuela se mantuvo sin aspavientos en lo que llamaron Toma de Tribuna y se concretó a dejar su tradicional gesto osco y mal encachado, tocando el trabajo sucio a la citada Yumiko y a la ya conocida chivita en una cristalería Rosa María Mancha Ornelas, quien como se recordará fue aquella diputada que en ejercicio ilegal de facultades, mandó cambiar chapas de puertas de oficinas y les negó el ingreso a su labores a los funcionarios del Congreso del Estado, pendientito judicial aún vigente.

En esta ocasión se aventó la puntada de arremeter en contra de la presidencia y alardear que el arribo de la del Río Sánchez a dicha responsabilidad en este mes de abril, fue un acto de caridad de la bancada de MORENA, en un exabrupto que revela una vez más su primitivismo político, complementado con su ignorancia de la técnica parlamentaria al disertar extensa perorata con la que pretendió deslegitimar la elección de la diputación permanente.

De igual forma resultó patética su convocatoria para que se sumaran a sus sinrazones a las bancadas del PES y del PT alegando un lopezobradorismo que nada tiene que ver con las ansias burocráticas del “Pollito” Castelo, y no está demás decir que ni los del PES ni los del PT le siguieron el rollo e incluso tampoco lo hicieron Chaira Ortiz y Colosio Muñoz, contra quienes, nos aseguran, ya inició proceso de expulsión de la bancada morenista.

Lapidario el coordinador del PES, Montes Piña, al comentar que resulta obvio que Castro Valenzuela y compañía aún no digieren que son una minoría que tiende a reducirse aún más y de igual forma Rogelio Díaz Brown, del PRI y el del PAN, Gildardo Real Ramírez, al cuestionar la nula vocación democrática de quienes se niegan a sumarse a decisiones que toman la mayoría de los integrantes de la representación popular sonorense.

Le quisieron hacer de agua la presidencia de la Diputación Permanente al diputado del Verde, Luis Mario Rivera Aguilar

Miren, desde el inicio de la legislatura se tomaron acuerdos que calendarizan la designación de presidencias del Congreso del Estado y en función de dichos acuerdos corresponde a Rivera Aguilar la de la diputación permanente que inicia este primero de mayo, así como en el mes de abril tocó a la del Río Sánchez y antes, en marzo a Alejandra López Noriega y tales asignaciones no son producto de caridad, sino de acuerdos y sobre todo, son decididas por el voto de diputadas y diputados.

Desde hace unos días este reportero se enteró de las pretensiones de hacer de agua a Rivera Aguilar la presidencia de la permanente y de hecho, desde el miércoles se aceleraron los cabildeos con ese fin, sin que Castro Valenzuela lograra imponer al Pollito Castelo en dicha responsabilidad, ya que incluso fue rechazada por Colosio Muñoz y Chaira Ortiz, éste último muy dolido por el voto en contra de su bancada a un exhorto de profundo sentido social.

Y así se llegó a la sesión de este día para que se pusieran en evidencia las incompetencias estratégicas de la bancada morenista, porque sabiendo lo que se les venía encima, extrañamente bajaron al pleno ya cuando se había cumplimentado el trámite de la diputación permanente, cuando si lo que pretendían evitar dicha elección, en todo caso debieron de tomar la tribuna antes de la instalación de la asamblea y no hacerle al Tío Lolo a agua pasada.

Por lo pronto, ante el hilarante berrinche comentado, la falta de condiciones y frustrados intentos de acuerdo, el receso indefinido decretado por la presidencia culminó con la clausura de la sesión para convocar el próximo martes a la Sesión del Diputado Infantil por un día a realizarse el próximo martes y a otra más tarde ese mismo día para dar trámite a diversos asuntos en cartera.

Ante hechos consumados por la torpe estrategia de no bajar al pleno a sesionar, la bancada coordinada por Ernestina Castro Valenzuela tomó la tribuna con la pretensión de revocar decisiones tomadas en su ausencia

En la otra esquina, este mismo jueves hay conferencia de prensa en la sede estatal del partido morenista, en donde de forma conjunta Jacobo Mendoza y la bancada emitirán el posicionamiento correspondiente respecto a lo que dicen es una elección ilegal de la permanente, consideración insostenible, de acuerdo al procedimiento del cual fuimos testigos, solo que sus ignorancias, dogmatismos, fantasías y trasnochados radicalismos, les impiden entender y aceptar. 

No lucen nada bien las cosas para MORENA en el Congreso del Estado, y pueden empeorar si como se prospecta Chaira Ortiz y Colosio Muñoz son excluidos porque de tener 21 diputados en coalición a principios de la legislatura, una continuada operación política torpe e incompetente los dejará en sólo 10 diputados, ahora sí muy lejos de la mitad más uno y más lejos de la mayoría calificada.

La verdad es que carecen de espacios para maniobrar en su intención de revocar la elección de la diputación permanente, que de darse alguna negociación que anule el nombramiento de Rivera Aguilar o que éste declinara, queda descartado que el beneficiario sea “El Pollito” Castelo y más bien la definición que decida la mayoría, tampoco satisfará a los asesores de esa bancada.

Lo cierto es que lo ocurrido este jueves luce como el rompimiento definitivo de la coalición dados los daños irreparables de la perorata insultante y provocadora de la señora Mancha Ornelas, además de sus estupideces relativas a que partidos minoritarios y representaciones políticas en el Congreso del Estado ocupan presidencias y posiciones en directivas por la caridad de MORENA.

Célida López

Pues tal prepotencia a lo mejor les resulta muy costosa, porque no descarte usted que a partir de ahora, diputadas y diputados de dicha bancada escalen a dichas responsabilidades gracias a la caridad de la mayoría de las otras bancadas, ahora circunstancialmente aliadas para enfrentar ese autoritarismo.

Habrá qué ver como se desenrolla este asunto, cuando en la agenda legislativa está un pendiente de regulares dimensiones que interesa sobremanera a la alcaldesa de Hermosillo, Célida López, urgida por renegociar la deuda del ayuntamiento capitalino, que si no hay arreglo en el legislativo, sus apuros tendrán que esperar a que sus nuevos compañeros de partido en el Congreso, serenen la hormona y acepten lo que decidió la mayoría este jueves.