Todo gobierno es una penosa necesidad: G. K. Chesterton

Todo gobierno es una penosa necesidad: G. K. Chesterton

Carlos MONCADA OCHOA SEIS MIL MILLONES DE PESOS recibirán los partidos políticos de la Federación durante el proceso electoral próximo a iniciarse,

¿Desistieron ya los políticos de meter su cuchara en el proceso rectoral?
No le saquemos a la verdad: México cambiará en la medida que nosotros cambiemos
El juego que todos jugamos: que dijo lo que no dijo

Carlos MONCADA OCHOA

SEIS MIL MILLONES DE PESOS recibirán los partidos políticos de la Federación durante el proceso electoral próximo a iniciarse, y eso sin contar las aportaciones que por su cuenta tendrán que hacer las entidades federativas.

Los mexicanos escuchan con indignación lo que informan las autoridades y se ponen a calcular con amargura cuántos hospitales, cuántas escuelas que hacen falta en la República podrían construirse con esa cantidad. ¿Por qué no dedicarla a resolver tales necesidades?

Que la vaciedad, el cinismo, las pillerías, las fallas de los políticos nos decepcionen no debe arrastrarnos a decisiones precipitadas. La sociedad necesita que se ejerza la política con eficacia, tino y rectitud, y ha de mantenerse bajo el control de leyes y organismos creados de acuerdo con ellas.

“Todo gobierno es una penosa necesidad”, observó el escritor y polemista inglés Gilbert Keith Chesterton.

La inmensa mayoría de los mexicanos no habían nacido, o no habían alcanzado la edad ciudadana, cuando se resolvió subsidiar a los partidos a fin de arrancarlos del dominio de pequeños grupos económicos. Quien busque en las hemerotecas los periódicos de la época (hace más de 50 años) encontrarán las expresiones de satisfacción de la gente ante la modalidad desde entonces imperante.

Suprimir los subsidios nos haría retroceder a etapas ya superadas.

Es cierto que las que fueron buenas intenciones se han desvirtuado y que hay que aplicar medidas correctivas, diseñadas previa reflexión, sin ciego atropellamiento. Se han mencionado ya algunas de ellas: la eliminación de los senadores y diputados (federales y locales) plurinominales, para comenzar; luego, pero sin que pase demasiado tiempo, reducción siquiera de cien diputados y que los senadores vuelvan, como se ordenaba en la Constitución original, sólo de dos por entidad federativa.

Hay que echar a puntapiés del sistema político a los partidos que sobreviven porque atienden los intereses de los grandes. Para comenzar, el Partido del Trabajo. No pidamos cosas imposibles como la supresión total de los subsidios, pero sí reformas que pueden realizarse en el corto plazo. Y hagamos ver a los partidos “importantes” que si no acceden a ello, también se irán por la cañería.

 

¿DESDOBLARSE A LA IZQUIERDA?

Mientras el PRD se desdobla a la derecha, es necesario que el PRI se desdoble a la izquierda., dijo a un periódico europeo Manlio Fabio Beltrones.

¡Desdoblarse a la izquierda! Es su curiosa terminología. Supongo que quiere significar que el PRD ha sido un partido de izquierda que cambia el rumbo y se va a la derecha, aunque no creo que pueda aceptar la inferencia lógica: que el PRI es de derecha y propone dirigirlo, no totalmente, sino DESDOBLADO, a la izquierda. Estará listo para sostener que el Institucional es de centro.

¿Cuántos años lleva Beltrones en la política? No menos de cuarenta y en constante actividad: varias veces diputado federal, varias veces senador, gobernador, dirigente de su partido a nivel local y nacional, secretario de Estado, gobernador, precandidato a la Presidencia… ¿Alguien recuerda que alguna vez haya expresado antes el deseo de “desdoblarse”? Lo expresa ahora, cuando el tiempo, inexorable, le señala el retiro.

Quizás hay sugerir que desdoblarse puede significar, con más precisión, terminar con la doblez.

 

carlosomoncada@gmail.com