Tenemos que ver con nuevos ojos al agente de policía municipal

Tenemos que ver con nuevos ojos al agente de policía municipal

Un grupo numeroso de agentes de la policía municipal se manifestaron ayer públicamente en protesta porque no les pagan diversas prestaciones que por ley les corresponden, y lo más delicado, que las viudas de agentes que han perdido la vida en cumplimiento de la ley se hallan en el abandono. Exigen que el Comisario nombrado hace poco, sea echado de su cargo

Mi balance personal 2016 (sigue y termina)
Fuera de la lista de precandidatos, el senador Arturo Bours Griffith
LUNES CULTURAL: Ancianos aguiluchos revivirán glorias pasadas

Carlos MONCADA OCHOA

     Un grupo numeroso de agentes de la policía municipal se manifestaron ayer públicamente en protesta porque no les pagan diversas prestaciones que por ley les corresponden, y lo más delicado, que las viudas de agentes que han perdido la vida en cumplimiento de la ley se hallan en el abandono. Exigen que el Comisario nombrado hace poco, sea echado de su cargo.

  No estoy preparado para opinar sobre el grado de razón que tengan los agentes porque sólo conozco lo que leo o escucho de mis compañeros que cubren esos acontecimientos. A primera vista, los motivos que se esgrimen no son de tal gravedad que impidan el diálogo y la negociación, excepto en lo que toca a las viudas cuya situación debe ser investigada con carácter de urgencia

  En espera de que la autoridad municipal actúe, creo que los agentes de la policía de los municipios deben ser victos con nuevos ojos lo mismo por sus  superiores como por la opinión pública.

  El policía ya no es el simple guardián del orden que cubría con relativa tranquilidad, sacaba borrachos rijosos de la cantina, correteaba muchachos relajientos (no con frecuencia, porque el policía era prófugo del gimnasio y engordaba a placer) y marcaba en el calendario los días que pasaban para que le llegara a buen tiempo la jubilación.

  Que un agente perdiera la vida en el cumplimiento de sus funciones era raro y constituía, desde luego, dolorosa sorpresa. Pero de poco tiempo a estas fechas los asesinatos de policías se han multiplicado. Algunos ayuntamientos se esfuerzan en adquirir más patrullas y mejor armamento para que enfrenten a los delincuentes pero no han logrado detener los atentados criminales contra ellos.

  No sólo la vida de los jefes policiacos está en peligro sino la de todos los agentes sin excepción, y esto obliga a considerar el mejoramiento de sus aptitudes física y mentales, atender con puntualidad las prestaciones económicas y de protección social a que tienen derecho, inclusive el cuidado de sus familiares. Son servidores públicos pero hay que darles las condiciones adecuadas para servir. Y sobrevivir.

ROSARIO ROBLES, CHIVA EXPIATORIA

  Como es poco frecuente que una funcionaria o funcionario de alto nivel sea llevado a los tribunales, la gente anhela que la refundan en la cárcel por años y le hagan devolver lo robado, de ahí que no pocos han visto que Rosario Robles haya dormido anoche, si pudo dormir, en el penal de Santa Martha.

  Pero es innegable que al juez de control se le pasó la mano. De entrada, el delito de que se la acusa no está clasificado como grave, lo que le daría la posibilidad de haber quedado en libertad mediante fianza, para continuar el proceso en libertad. El juez consideró que podría sustraerse de la acción de la justicia, huir pues, y le recetó prisión preventiva lo que la ley autoriza por dos meses a fin de que el juez complete la investigación, reciba pruebas, alegatos, etc.

  ¿Se trata de venganza contra la Robles? Lo más probable es que se trate de ablandarla para que suelte prenda para ir contra un pes más gordo, el más gordo de la anterior administración que es el ex presidente Peña Nieto. No obstante, lo más probable es que antes de que terminen los dos citados meses, los abogados a Rosario la saquen de prisión.

  Se le daría tiempo