Solo en un país de salvajes se quema vivo a un ser humano

Solo en un país de salvajes se quema vivo a un ser humano

Llegaron los nuevos parásitos, o que diga, los nuevos miembros del poder legislativo. Ayer tomaron protesta lo mismo en la cámara de diputados, que en la de senadores

La PGR exige que no liberen a Roberto Ávila, tiene 10 expedientes más abiertos
Órdenes de detención contra 5 policías, pone en riesgo a María Peraza
Nadie dice nada de la contaminación de la empresa Alstyle

Juana María Olguín

Llegaron los nuevos parásitos, o que diga, los nuevos miembros del poder legislativo. Ayer tomaron protesta lo mismo en la cámara de diputados, que en la de senadores. En el edificio de San Lázaro fue nombrado presidente, Porfirio Muños Ledo quien lució mal, apenas si pudo con el juramento, para colmo se agachaba para distinguir las letras y con ello aplastaba su papada que a su vez le presionaba la garganta. Medio se le entendió lo que dijo, balbuceante terminó y sorpresa le falta un diente. Por dinero no ha de ser que dejó de ir al dentista ¿o sí?

Pese a que se largarán a ocupar cargos en el gabinete federal, Alfonso Durazo y otros tantos tomaron protesta. No quieren dejar nada suelto, quieren amarrar todos los huesos que consiguieron, por si sirven para nada y les piden que abandonen el puesto, no pues claro que reclamarán sus asientos en las cámaras de representantes. No niegan el hambre que tienen de apoderarse de cuanto les sea posible ¿y servirán para algo, estos sí? Uy si seguro que… ni hablar.

Porfirio Muños Ledo tiene un problema grave con el alcohol, así que capaz que empezó los festejos temprano y se le pasó la mano, lo que, si es que posterior a la levantadita de mano, los nuevos parásitos que esta madre patria mantendrá, se fueron a festejar y atragantarse con los fondos económicos del poder legislativo y que al señor presidente lo sacaron en una carrucha. Qué chulada, me encanta, la nueva realeza a la que malamente llaman de izquierda. Es burocracia que repite.

Con la sobre explotación que ha hecho de sí Andrés Manuel López Obrador y lo mal que lucen sus ideas, su creencia de que todo debe llevarse a consulta. Resultados con lo que al final se limpiarán la cola, bueno pues había olvidado lo odioso que es el Enrique Peña Nieto, quien so pretexto de su sexto y último informe de gobierno ha dicho cada sandez. Sus excusas languidecen, ante tanta corrupción y abuso de poder de su familia, de su gabinete.

El aún mandatario en una de sus patéticas entrevistas ratificó que los 43 estudiantes normalista de Ayotzinapa fueron quemados en una hoguera. La verdad que propaló la PGR y que se ha caído a pedazos de manera estrepitosa y el pobrecito señor vuelve a repetir eso. Ah y que hereda un mejor país que el que recibió ¿qué le pasa? Hasta pena ajena da, porque no se larga de una vez, digo.

La quema de dos personas vivas en el estado de Puebla, son imágenes horripilantes. Dos varones, padre e hijo acusados de robar niños, fueron torturados, luego rociados en aceite e incendiados y no hubo una sola autoridad que interviniera para detener esa infamia. Quienes incitaron a sacrificarlos no pueden ser otra cosa que rufianes que manipulan a la gente, al grado que se vuelven bestias sedientas de sangre. Que aunado al vacío de poder del gobierno pone en peligro a cualquiera.

Con las victimas de ayer miércoles suman 16 los muertos por ajusticiamientos consumados por los pobladores en Puebla en lo que va de este año ¡A dónde no debes ir hermano? Dios guarde te confunden con delincuente y no habrá nadie que te salve de tus propios compatriotas. Bonita cosa.

Por eso asusta que la gente obtusa y obcecada insista en transmitir información falsa sobre el robo de niños en instituciones educativas, ¿puedes pensar en un padre atemorizado que salga corriendo de su trabajo para salvar a sus hijos en peligro? Y que se suba arriba de un peatón, de otro automovilista por correr desenfrenadamente. O que cualquiera le parezca que es el roba chicos y lo lastime o mate.

Tengan cuidado con lo que piden pueblo, tanto insisten con el secuestro de menores, que terminará por ocurrir en sus calles, colonias, créanlo. Ampáranos Padre santísimo de tanta maldad y soberbia.