Si el gobernador de BC es bueno, que no se preste a violar la ley

Si el gobernador de BC es bueno, que no se preste a violar la ley

En Baja California acaba de aprobarse una ley para que el gobernador actual de Baja California, Jaime Bonilla, que fue elegido por los ciudadanos para ocupar el Poder Ejecutivo por dos años (por reajustes del calendario electoral), pueda estar en el cargo cinco

La selección de precandidatos federales sí es democrática
¿Cuándo le harán la pregunta clave a los candidatos de Hermosillo?
¿La defensa de Padrés por el lado sentimental? ¡Le entramos!

Carlos MONCADA OCHOA

     En Baja California acaba de aprobarse una ley para que el gobernador actual de Baja California, Jaime Bonilla, que fue elegido por los ciudadanos para ocupar el Poder Ejecutivo por dos años (por reajustes del calendario electoral), pueda estar en el cargo cinco.

   Miembros de MORENA, partido al que pertenece el mandatario, dicen que el señor Bonilla es producto de la cultura del esfuerzo, que viene de un hogar pobre y que se abrió paso hasta la posición acomodada que detenta a fuerza de trabajo, disciplina y rectitud.

  Es satisfactorio que contemos con un mexicano con esas plausibles cualidades, pero la Constitución no dice que sus normas podrán ser violadas si quien las viola es producto  de la cultura del esfuerzo, viene de un hogar pobre, etcétera, etcétera.

  La Constitución ordena que los ciudadanos de una entidad federativa elijan a su gobernador mediante su voto libre y secreto; los ciudadanos, no el Poder Legislativo de ese estado, excepto cuando antes de que hayan pasado los dos primeros años del sexenio, el Ejecutivo se quede sin titular por muerte, renuncia o destitución, que no es el caso.

  Los que le dieron el voto al morenista lo hicieron para dos años, no para cinco. Y los que no votaron y los que perdieron, en cuanto concluyó la elección debieron comenzar  a organizar nueva campaña para dentro de dos años. Ahora tratan de pintarles un violín.

  Tanto gobernadores como presidentes han intentado quedarse en el poder más del tiempo legalmente permitido. Es un cuento viejo. Recuérdese que a su afán reeleccionista se debió, en buena parte (además del fanatismo religioso) el asesinato del general Obregón. ¿Para qué buscarle tres pies al gato en lugar de tener la satisfacción de cumplir la Ley?

ESO YA SE HIZO MAL, HÁGANLO AHORA BIEN

  La propuesta del funcionario más trabajador del Ayuntamiento de Hermosillo, Norberto Barraza, ya se intentó durante la presidencia del panista Javier Gándara. Como entonces la presidenta municipal doña Célida era panista, debe haberse enterado y ahora que es morenista la recordó y la acepta.

  En la época gandarista se pidió a los vecinos que utilizáramos dos recipientes para la basura: en uno depositaríamos la orgánica y en el otro, la inorgánica. Los carros recolectores se llevaban los dos tipos de basura, y allá, en el basurón, depósito general o como se llame, le daban el destino correspondiente. La operación duró unos cuantos meses. De pronto dejaron de exigir la separación de desperdicios y no nos avisaron a los vecinos por qué.

  Ahora, según el señor Barraza, tendrá otra modalidad. En ciertos sectores de la ciudad, no en todos, pasará el camión dos veces, como ahora, pero en un recorrido se llevará toda la basura orgánica, y en el siguiente, la no orgánica. La responsabilidad del vecino no será fácil, primero, porque deberá recordar en qué recorrido le toca a una basura o a la otra. Y deberá guardar una semana los desperdicios de alimentos y otros que se descomponen fácilmente y atraen a las moscas y demás bichos.

  Personal del Ayuntamiento hará composta con la basura orgánica, para abonar la tierra de los jardines públicos.

  Si ya una vez se intentó este plan y salió mal, si lo van a intentar de nuevo, por favor, háganlo bien.

carlosomoncada@gmail.com