¿Se compra la libertad o se abusa de inocentes? Vil corrupción

¿Se compra la libertad o se abusa de inocentes? Vil corrupción

Todo lo que invierte la ciudadanía para no resultar golpeada por la delincuencia, por todos los peligros que hay en cualquier esquina, ha dejado riqueza multimillonaria a unos cuantos, en este país, hasta parece que es la razón para que a nadie altere el numero de personas asesinadas, la cantidad de gente armada que dispara a la menor provocación. A la medida de las posibilidades la población instaló rejas hasta en sus casas, colocó bardas, compró el concepto residencial de “privadas”, “cerradas”. Adquiere seguros de vida, para el carro, la casa, la oficina

Negro panorama en la educación y la sociedad rehén de todos
Desdeñaron Senadores foro sobre NSJP
No acabó el abuso, hay 300 burócratas con ¡mega pensión!

Juana María Olguín

Todo lo que invierte la ciudadanía para no resultar golpeada por la delincuencia, por todos los peligros que hay en cualquier esquina, ha dejado riqueza multimillonaria a unos cuantos, en este país, hasta parece que es la razón para que a nadie altere el numero de personas asesinadas, la cantidad de gente armada que dispara a la menor provocación. A la medida de las posibilidades la población instaló rejas hasta en sus casas, colocó bardas, compró el concepto residencial de “privadas”, “cerradas”. Adquiere seguros de vida, para el carro, la casa, la oficina.

¿Y que ha dejado todo esto? Molestias, prejuicios, exclusión, un gasto desproporcionado y los rateros, ah ellos entran como Juan por su casa. Hay un video largo, de lo ocurrido en el fraccionamiento San Bernardino donde los malandros, ingresaron al citado conjunto habitacional, a robar en una casa.

El hurto se registró la tarde del pasado 28 de diciembre, los delincuentes se movilizaban en dos camionetas, una gris y otra guinda, ambas de modelo reciente. Se apoderaron de todo lo de valor para luego retirarse, momento que también fue grabado por las cámaras de seguridad. Las características de los vehículos y las placas están en poder de las autoridades. Ahora falta saber si es que dan con el paradero de los bandidos, que excusa barata dan para no procesarlos, dirán: que no hubo flagrancia o para que molestarlos en sus vidas y menos quitarles el botín. Fin del sarcasmo.

El sentido común señala que aquí hay algo que no encaja, digo es demasiado el “pancho” que arman y para luego soltarlo y casi empiezan a juntar llaves en desuso para hacerle una estatua de bronce. El pasado jueves 4 de enero fue entregado en la aduana el subdirector de la policía municipal de Nogales, José Guillermo Duarte Astorga a funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR) quienes le ejecutaron una orden de aprehensión. Imaginen el nivel de mitote que se armó en la frontera donde están los oficiales subalternos, sus amigos, los protegidos del procesado.

El subdirector detenido por autoridades estadounidenses el 21 de septiembre pasado, fue traído a Hermosillo, bajo un fuerte dispositivo de seguridad, para presentarlo ante el Juez de Control del Nuevo Sistema de Justicia Penal, quien emitió una orden de aprehensión en su contra por el delito de desobediencia a un mandato legítimo de autoridad, el que aplica para aquellos que emplean la fuerza, amago o amenaza, y se oponen a la que la autoridad pública ejerza funciones o resistan al cumplimiento de un mandato legítimo.

Del cargo que se le fincó al funcionario municipal hay pruebas suficientes en videos que pululan en las redes sociales por negarse a la revisión de rutina de personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), donde poco faltó para una agresión física a los militares, amén de otros videos donde lo exhiben sus subalternos en circunstancias poco convencionales, por decir lo menos.

Pues el deportado, luego trasladado en medio de un circo de tres pistas a Hermosillo, quedó en libertad en cuanto llegó al juzgado federal, donde el funcionario judicial lo declaró inocente. Es un hecho que el directivo policiaco se reveló, escenificó una airada y virulenta protesta ante una revisión de rutina, los videos prueban la forma en que los agentes además se dieron a la fuga en las patrullas ¿pero entonces que pasó con el procedimiento judicial? Será que a punta de billetes se abren puertas de cárceles, se cierran expedientes e indagatorias ¿Algo que quieran explicar?

Este caso es ejemplo fehaciente de la sordidez que impera en la procuración de justicia ¿culpable o inocente este hombre? Sabrá Dios o ¿don dinero? Con razón los pobres se pudren en las cárceles.