Romántico el plan, que el sector salud atienda a no derechohabientes ¡No hay capacidad!

Romántico el plan, que el sector salud atienda a no derechohabientes ¡No hay capacidad!

De mi nacieron como actos de buena fe, ayudar a los ciudadanos, acercarlos a la autoridad, para que resolvieran dificultades, ese mismo esquema se aplica en los medio de comunicación, pero convertido en “coyotaje”. Es negocio, cobran a la gente ¿Quién tiene la culpa de la depravación?

Niños aprenden en la primaria Carmen Zambrano ¡Qué es tener un hijo! Excelente plan
La casi presidenta de México, fue sorprendida por las agallas de un joven, que exige justicia
El espionaje es más sofisticado, es más acoso del Estado

Juana María Olguín

De mi nacieron como actos de buena fe, ayudar a los ciudadanos, acercarlos a la autoridad, para que resolvieran dificultades, ese mismo esquema se aplica en los medio de comunicación, pero convertido en “coyotaje”. Es negocio, cobran a la gente ¿Quién tiene la culpa de la depravación?

Que fabuloso hubiera sido que llegara la Procuraduría General de la República (PGR) a la inauguración de las oficinas de la Asociación Nacional de Alcaldes de Acción Nacional (PAN), dicen por allí que había algunos miles de años de cárcel y algunas cadenas perpetuas. Imaginen nada más las horas hombre, los litros de gasolina, depreciación de patrullas que pudo ahorrarnos la judicial federal y la estatal si asisten a tan cursi evento y detienen juntos a los depredadores de nuestra riqueza. Pero no fue.

Por cierto para que creen que sirven esas organizaciones, más bien pandillas de alcaldes, diría que para nada, particularmente por el nivel de improvización que se aprecia en los ayuntamientos que regentea el PAN. Ahora que lo pienso bien, deben funcionar para lo mismo que las cárceles, especializarse en la rapiña, mejores trucos para desaparecer el dinero público.

El pasado viernes el titular de la Secretaría de Salubridad y Asistencia (SSA), José Narro Robles anunció que tanto la dependencia a su cargo, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) suscribieron un convenio para dar servicio a la población en cualquier unidad médica, sin importar si son o no derechohabientes de ese organismo gubernamental.

Y en verdad que se siente lindo, algo romántica la idea del funcionario federal, pero ahora vayamos a los hechos, a lo que sucede en esta cruda realidad que se padece en el país: los servicios médicos en todas las instituciones están saturados, tienen una sobredemanda. Dónde es que hay espacio para atender a los inocentes, vida mía, no derechohabientes.

Es dramática la saturación del IMSS, la sobre regulación que hay en sus sistema de atención, en donde el paciente va y viene, recorre todos los pasillos, las instancias de arriba abajo, sella papelería, acude ante tantas ventanillas, luego es enviado al archivo a verificar si existe como paciente. Lo más atroz es que realice todo esto para que le digan que la cita será en 3 meses, y lo mejor, que los estudios que se hizo, no le sirven (una media docena) porque el especialista, los quiere de una semana antes que lo vea. Por favor dónde caben los no derechohabientes en este santo desmadre.

Olvidé la probabilidad de que en alguno de tantos sitios a los que fuiste, pierdan el expediente. Si esto que ocurre en el IMSS es terrible, lo que sucede en el ISSSTE es peor. En fin, Narro Robles se pasó con su “buena intención”, ahora debe ir a realidad que enfrentan los derechohabientes en las instituciones obligados a atenderlos. La sobresaturación es extrema, igual que en los hospitales públicos.

Con mucha pena y bastante coraje veo la manera pueril en que se pervirtió todo el trabajo que yo hacía en la radio para acercar a los ciudadanos ante las instancias de gobierno. Lo mismo eran asuntos administrativos, penales, de asistencia social. Hasta me di el “lujo” de pedir un perdón del entonces procurador, Miguel Ángel Cortéz Ibarra, para un reportero y con ello evitar que este fuera preso. Esto último es de las pocas cosas que me arrepiento, no valía la pena, ni mi tiempo, menos el favor pedido.

Ciertamente que en mis narices ocurría que la gente pobrísima se quedaba sin comer para llevar una media docena de paquetes de galletas a los conductores de la radio y en más de una vez pedí a mis colegas que rechazaran de buena manera esa costumbre. Me resultaba desafortunado el sacrificio que hacían esas personas y con sus economías tan perjudicadas, es un pecado.

Pues esos usos y costumbres se han no solo perpetuado sino envilecido, todos los servicios que yo prestaba, ahora también se proporcionan pero se cobran. Incuso se han creado negocios exprofeso para representar los intereses de esos ciudadanos ante las diversas instancias de gobierno. A esto se le llama coyotaje.

Ahora que detuvieron a un abogado por malas prácticas, será momento que también se revise lo que se hace desde los medios de comunicación, éste coyotaje es vil y deplorable corrupción. Y hay que decirlo tanto peca el que mata la vaca como el que le detiene las patas.

COMMENTS