Reformismo, gradualidad

Reformismo, gradualidad

Aleccionador platicar, debatir e intercambiar cartitas con quien desde hace muchos años ha estado comprometido con causas liberales y progresistas del

Valor de la diferencia
¿Munro al PAN estatal?
Confusas confusiones

Aleccionador platicar, debatir e intercambiar cartitas con quien desde hace muchos años ha estado comprometido con causas liberales y progresistas del Estado y del país, que incluso pasó tiempo en la cárcel por eso, y que ya en su madurez política e ideológica, respalda desde modesta trinchera intelectual y desde hace años, la propuesta de Andrés Manuel López Obrador.

Más que nada teórico autodenominado de izquierda y sin pretensiones de ocupar cargos en instancias de gobierno ni partidistas, este pequeño burgués de origen aún no muestra decepción por la ruta que ya prospecta el presidente electo, ya que considera que tal es el sello que distingue al reformismo y a la obligada gradualidad de los cambios en regímenes de gobierno, para evitar incertidumbres en mercados, frente a la globalidad económica de estos tiempos.

Insiste en reconocer a López Obrador como un estratega de gran inteligencia y se muestra optimista, de que así como logró construir por tantos años el triunfo electoral del pasado 1 de julio, sabrá fincar lo que publicita como la Cuarta Transformación, condicionando dicho objetivo a la necesidad de deslindarse de rémoras, oportunistas, trepadores y corruptos que acogió por lo que dijo, fueron requerimientos logísticos y que por lo pronto generan fuerte corriente de decepción popular, aún sin haber rendido protesta como presidente.

Alfonso Durazo

Como insiste, deshacerse de esos lastres deberá ser gradual, así como gradual deberá ser la reforma del poder que subyacen en sus propuestas, monumental tarea que si lo logra pasará a la historia como uno de los más grandes estadistas de la historia de México y que si no, la decepción ciudadana será equivalente a la inversa, reconociendo que por lo pronto, la segunda opción está mucho más cercana que la primera y puede quedar todo en una alternancia inocua.

Cuestiona el que en estas primeras semanas luego de la elección, emerja rampante ese priismo que dice todos llevamos dentro, con prácticas, estilos y costumbrismos anquilosados, que cobran mayor relevancia en la alta burocracia política de este país, personificada en el Congreso Federal, donde quienes mandan son los mismos de siempre o mensajeros de los mismos de siempre.

Teoriza sobre circunstancias por venir frente al radical cambio del discurso de “El Peje”, sus reversas casi cotidianas de sus propuestas de campaña y advierte sobre un prematuro colapso de su proyecto de gobierno, si no se acotan a tiempo esas fuentes de decepción ciudadana, abonadas además por rústicas maniobras como la ocurrida en el Senado hace un par de días.

No abunda mucho sobre las causas del masivo apoyo popular en las urnas para MORENA como marca partidista, ya que asegura que todo mundo lo sabe y más bien se enfoca en lo que podría venir a partir de un análisis, que supone realista, en función de experiencias similares en procesos de reformas del poder en otros países.

Jorge Taddei

Respecto al impacto en Sonora del resultado de la elección pasada, sin miramientos califica a Alfonso Durazo como un autócrata en ciernes que por fin está en condiciones de disfrutar el poder que se le negó por el asesinato de Luis Donaldo Colosio y que pretendió sin lograrlo con Vicente Fox, aunque prevé que tales ínfulas serán aterrizadas frente a los retos que deberá atender como Secretario de Seguridad Pública Federal, posición que representará la fase terminal de su carrera política, apunta.

Reconoce al de Bavispe como un factor político de mucho peso en la entidad, pero advierte la fragilidad del mismo, ante la masiva improvisación de quienes representarán a los sonorenses desde alcaldías, diputados locales, diputados federales y senadores, mostrando especial desdén por el protagonismo vodevil de la senadora Lilly Téllez, así como por las históricas limitaciones y lastres de quienes migraron de la burocracia del PRD para aprovechar la ola morenista.

Sostiene que el sustento de una representación popular y partidista fuerte es el activismo y es cáustico al cuestionar su ausencia en el caso de por ejemplo Jorge Taddei, a quien califica como un intelectual de izquierda de medio chile, acomodaticio y sin siquiera comprometido en verdad con el sindicalismo en la Universidad de Sonora y que al igual que Jacobo Mendoza, su bajo perfil no encaja en las altas expectativas de la propuesta de López Obrador y apunta que ni uno ni el otro tienen los tamaños para cumplir con decoro las tareas como super delegado federal y dirigente de MORENA en Sonora.

Advierte sobre las consecuencias de la citada improvisación de quienes producto de accidente electoral y circunstancias inéditas, están por asumir presidencias municipales y diputaciones locales o de las que deriven de quienes aprovecharon a MORENA con fines de revancha y venganzas, luego que como militantes del PAN fueron aplastados, denunciados por corruptos y perseguidos judicialmente por el gobierno de Claudia Pavlovich y entre esos, cita a la alcaldesa electa de Hermosillo, Célida López y otros influyentes padrecistas insertos en el primer círculo de Durazo.

Miguel A. Armenta

Considera esa la gran incógnita respecto a lo que se viene a partir del 16 de septiembre próximo en lo que se refiere al ámbito sonorense, aunque subraya su confianza respecto a que acabará por imponerse, también en lo local, el reformismo gradualista que asegura es el sello que impondrá López Obrador a su gobierno, como en ello confía, se mantiene firme en sus simpatías.

Por supuesto que discrepamos en algunos de sus abordajes, pero en lo que sí estuvimos totalmente de acuerdo, fue en su acre señalamiento sobre la evidente falta de formación ideológica, ausencia de trayectorias liberales, progresistas y falta de conocimiento de la superestructura de sectores populares de la entidad, de quienes como dijo, un accidente electoral los potenció a ser parte de órganos de representación ciudadana.

En fin, hay mucho qué escribir a casa sobre este prolongado intercambio de ideas, que si bien nos permite clarificar conceptos para la conducción de un análisis realista y desapasionado, nos deja en igual estado de incertidumbre, que seguramente sólo será resuelto conforme avance el tiempo y veamos en el terreno de lo concreto las consecuencias de la elección pasada, y no está demás dejar abierto este espacio para eventual derecho de réplica por parte de nuestro amigo, cuya identidad nos reservamos porque así nos lo pidió.

Por cierto, hasta ternura da el dirigente del PRD en Sonora, Miguel Angel Armenta, al anunciar la depuración del padrón de militantes de ese partido a quienes se fueron a otros partidos, como son los casos de Hildelisa González, Lorenia Valles, Martín Matrecitos, Javier Lamarque, entre otros, quienes como se sabe se fueron a MORENA de candidatos y ganaron.

Rafael Buelna

Pues al menos tales tránsfugas se fueron a un partido de presunto corte liberal y no fueron parte de la alianza tan cercana a la sodomía que la cúpula perredista pactó con el PAN y que los dejó al borde de la extinción. He dicho.

Y tal como ocurre cada tres años, al término de la legislatura estatal la representación popular saliente procura concluir con el máximo de pendientes en comisiones, en donde también se promueven y dictaminan nuevas propuestas, para darles trámite en lo que será la última sesión de trabajo del pleno, previa la parafernalia y protocolo para la instalación de la siguiente.

Este jueves hubo mucha chamba en el Congreso del Estado, ya que a lo largo del día sesionaron 10 comisiones, cuyos integrantes aprobaron una veintena de asuntos que deberán ser vistos por el pleno en sesión extraordinaria que seguramente está por convocar el presidente de la permanente, Rafael Buelna, ya entrado en la recta final de su gestión en esa responsabilidad y como diputado local.

Entre los pendientes más importantes están los nombramientos de dos magistrados al Supremo Tribunal de Justicia, que por conducto de la gobernadora Claudia Pavlovich, hizo la judicatura sonorense, así como lo del siempre peliagudo tema de las cuentas públicas, aunque está por verse si los integrantes de la legislatura saliente aceptan la sugerencia que les hiciera hace días la mandataria para que su revisión sea realizada por la que se instala el 16 de septiembre.

Roberto Sánchez Cerezo

Mientras tanto, por lo que se ve los dirigentes de los concesionarios del Transporte urbano en Hermosillo, con su irracional paro el pasado lunes fueron por lana y corren el riesgo de salir trasquilados, ya que sumado al adeudo al IMSS de más de 100 millones de pesos por cuotas obrero patronales, este jueves se dio a conocer algo más grave: también deben alrededor de 16 millones de pesos que sus trabajadores han aportado de cuotas a INFONAVIT o sea son recursos de sus empleados que han sido retenidos y que en lugar de derivarse a esa instancia, se los han quedado.

Al menos así lo informó el delegado de la dependencia en Sonora, Roberto Sánchez Cerezo o sea es información firme que acaba de poner en la picota a nuestros amigos mandamases de Sichtusa, quienes a lo mejor ya no quieren queso, sino salir de la ratonera.