Quedan políticos que buscan medrar con la tragedia de la guardería

HomeNamakasia

Quedan políticos que buscan medrar con la tragedia de la guardería

Once años se cumplen hoy de la tragedia y todavía salen por aquí y por allá uno, dos políticos (y políticas) haciendo promesas de “justicia” para levantar simpatías. Por lo que toca al caso legal, se llegó hasta donde se pudo. Esos políticos, a veces secundados por columnistas, exclaman con tono de indignación: “¡Y no hay nadie en la cárcel!”

El objetivo es sembrar el caos en México, ¿quiénes se benefician?
¿Qué vamos a hacer con Anaya, con Fox y con el Pato?
Los buenos maestros lo eran antes por instinto y de corazón

Carlos MONCADA OCHOA

Once años se cumplen hoy de la tragedia y todavía salen por aquí y por allá uno, dos políticos (y políticas) haciendo promesas de “justicia” para levantar simpatías. Por lo que toca al caso legal, se llegó hasta donde se pudo. Esos políticos, a veces secundados por columnistas, exclaman con tono de indignación: “¡Y no hay nadie en la cárcel!”

  No pudo probarse que hubo dolo en la muerte de los pequeños, y sin ese elemento están imposibilitados los jueces a negar la libertad bajo fianza o fijar penas más o menos cortas a quienes incurrieron en diversos grados de responsabilidad. Ha habido procesados que la obtuvieron y siguieron purgando la sanción en libertad; ignoro si los hay todavía.

  Lo que toca todavía es vigilar con celo la atención médica de los niños sobrevivientes que aún la requieren, así como el pago de compensaciones fijado por el gobierno federal. Las sombras que se mantienen y se mantendrán para siempre en la mente y los corazones de los padres y de los profesores de los niños que fallecieron son parcelas que sólo ellos conocen y sufren. Respeten el dolor los que echan discursos.

EL PROBLEMA EDUCATIVO VA PARA LARGO

  Le encontraron las autoridades de la Secretaría de Educación y Cultura la cuadratura al círculo y determinaron que son válidos los estudios realizados por los escolares en el ciclo incompleto que hoy se dará por concluido. Consideraron que fue de provecho el esfuerzo realizado para trasmitir clases por la vía virtual.

  Pero no ocultaron que este procedimiento generó confusiones entre los niños, desde siempre acostumbrados a las clases presenciales.  Está en la naturaleza de los niños mexicanos (y podría afirmarse que de los niños de todo el mundo, salvo unos cuantos geniecitos que aparezcan por ahí) sentir que es difícil mantener la atención cuando no se halla delante, físicamente, el maestro que inspira respeto y no pocas veces, temor.

  Es la primera vez que se hace el intento y esto, de por sí, es valioso porque podrá mejorarse el procedimiento.

  Pero no se sabe en qué medida y en qué profundidad penetraron en los alumnos los conocimientos que se difundieron por el canal de la Secretaría. No se sabe pero habrá quienes pronto lo sabrán: los profesores que al iniciarse el ciclo 2010-2021 tendrán grupos de muchachos que recibirá con enseñanza incompleta. De alguna manera tendrán que ver cómo hacen para enseñarles lo que no aprendieron, al tiempo que avanzan en los programas del nuevo ciclo. 

  Y conste que hablo ubicado en la posición optimista de que el ciclo 2010-2021 se iniciará con puntualidad y se desarrollará conforme el nuevo calendario. Para no echar la sal me abstengo de mencionar la posibilidad de que todavía en septiembre habrá limitaciones impuestas por la pandemia. Toquemos madera.

  Como puede apreciar el lector, al cuerpo de héroes que forman los médicos y las enfermeras, y a los héroes que visten uniforme de soldados y agentes de la policía, hay que agregar a los héroes del magisterio.

carlosomoncada@gmail.com