¿Qué tan duro es el codo de los ministros de la Suprema Corte?

¿Qué tan duro es el codo de los ministros de la Suprema Corte?

Carlos MONCADA OCHOA El presidente electo López Obrador convivió ayer con los once ministros de la Corte y les dijo que no iba a polemizar pues es

Karime de Duarte, Ivette de Padrés y la equidad de género
Entre diputados te veas: Ana Luisa, Kiki y Carlos
Los diputados descubren cómo eliminar la pobreza, ¡bravo!

Carlos MONCADA OCHOA

El presidente electo López Obrador convivió ayer con los once ministros de la Corte y les dijo que no iba a polemizar pues es respetuoso de la autonomía del Poder Judicial Federal. No sacó la calculadora para hacer cuentas para precisar cómo deben quedar los sueldos para los jueces si han de contribuir con la reducción de sus sueldos al ahorro de 5 mil millones de pesos, por lo que concierne a dicho Poder. No era el momento de hacerlo.

El primero de diciembre, cuando AMLO asuma el Ejecutivo, comenzará a ganar la mitad de lo que ganaban los presidentes de Peña para atrás. Los diputados federales y senadores aceptaron ya, de antemano, las rebajas de sus dietas. Faltan los ministros y jueces federales. En diciembre los sueldos de los ministros quedarán por arriba del ingreso del Presidente.

Uno, ciudadano común, no entiende que un individuo que al rebajársele el sueldo le queden 70 u 80 mil pesos al mes pueda creer que lo amenaza la miseria. ¿No podrá sostener a su familia con esa cantidad, cambiar de automóvil cada año, irse uno que otro fin de semana a Acapulco?

No me imagino que los ministros, ganando 80 mil pesos al mes tengan que ir de cuarto en cuarto de su casa apagando las luces o reducir el tiempo en que ven televisión, para economizar, o limitarle a la mujer el número de zapatos o de las cremas del tocador.

El futuro Presidente podría bajarles los sueldazos sin problema sólo con disminuir las partidas correspondientes del proyecto de presupuesto. Lo hará de modo indirecto, pues se propone promover una modificación constitucional para que ningún servidor público gane más que el Presidente. Podría suceder que los ministros se amparen contra la enmienda constitucional alegando que no se puede aplicar a ellos de modo retroactivo, es decir, valdrá la medida pero sólo para los ministros que en el futuro entren a la Corte

Entonces sólo quedará un recurso para que entren en razón: que les dé vergüenza su desvergüenza.

LA CORRUPCIÓN, DELITO GRAVE

A propósito de retroactividad de la ley, el presidente electo ha dicho que la corrupción se convertirá en delito grave. Es decir, quien sea presunto culpable y esté sometido a proceso, o haya sido sentenciado por corrupción, no tendrá derecho a libertad bajo fianza. Es una gran noticia, a ver cuándo llega a realizarse.

Por lo pronto, no existe el delito de corrupción como tal. Es corrupto en el ámbito oficial el servidor público que comete acciones que sí configuran delitos (peculado, incumplimiento de un deber legal, fraude, etcétera) para obtener beneficio personal. Habría qué precisar si se creará un delito que se llamará corrupción, o se ligará ésta con los delitos citados.

Y mientras trabajan los técnicos del Derecho en redactar el proyecto de ley correspondiente, el tiempo estará corriendo y podría pasar que cuando se apunte con precisión a los corruptos, se repita la película: ¡Ahí viene la retroactividad! Expreso el sincero deseo de equivocarme.

HOY, CONSEJO NACIONAL DEL PAN

Vamos a ver hoy, o más bien a escuchar, si los panistas de prestigio logran reanimar a su partido en la convención que se efectuará en la Ciudad de México, si le aplican una inyección mágica y reactivan a sus huestes. Si no comienzan por agarrarse de las greñas, habrá esperanzas.

 

carlosomoncada@gmail.com