¿Qué están haciendo de mi Ciudad Obregón, canallas?

¿Qué están haciendo de mi Ciudad Obregón, canallas?

Nací en Ciudad Obregón y pasé ahí los primeros 28 años de mi vida, excepto los dos años de Prepa que cursé en Hermosillo. No había otro lugar mejor para vivir en el mundo

Amo a esta dama que hoy llega a los 74 años: doña Universidad
Aspirantes a Rector: el más experimentado, el más joven, el ávido de propaganda
¿Usted vio la multitud que fue a rogar a los diputados que se reelijan?

Carlos MONCADA OCHOA

  Nací en Ciudad Obregón y pasé ahí los primeros 28 años de mi vida, excepto los dos años de Prepa que cursé en Hermosillo. No había otro lugar mejor para vivir en el mundo. Antes de que terminara la primaria, mis padres me dejaban ir solo al cine (el Obregón o el Cinelandia) porque quedaban a poca distancia de la casa). Mi tía organizaba la velación de la Virgen de Guadalupe en diciembre, y como yo no tenía edad para amanecerme, a las 10 o las 11 no aguantaba el sueño y avisaba que me iría a casa, frente a la Plaza 18 de Marzo, y hasta allá caminaba sin ningún problema.

  En la cárcel caían borrachos, no secuestradores ni asaltantes. Hubo  homicidios rara vez y en las cantinas. No se hablaba de bandas y los consumidores de droga no pasaban de la mariguana. Yo nunca vi a uno.

  Esto que fue en mi niñez, siguió igual mucho tiempo, me atrevería a decir que hasta principios de este Siglo. Los movimientos públicos grandes tuvieron motivos políticos. Pero ahora…

  Los criminales disparan a sus víctimas sin importarles que en la línea de fuego haya niños o mujeres o padres de familia que salen de su trabajo o estudiantes cargados de libros. Se registra una balacera, la madre se entera y no puede asegurar si el marido que salió a la oficina o la hija que se fue temprano al colegio regresarán vivos a seno de la familia.

  Los asesinos no se hacen humo. Matan y siguen ahí, protegidos Dios sabe por quién o por qué. 

  ¿Qué están haciendo de aquella pacífica, tranquila, próspera, amada Ciudad Obregón?

LA CARRETERA, AHORA SÍ

  El Presidente había prometido puntualizar el lunes, ayer, por qué se ha atrasado la terminación de la carretera Internacional y para cuándo, en definitiva, estaría lista. Pero para no andar con detalladas explicaciones y, al mismo tiempo, concluir la obra, anunció que vendrá a inaugurarla el 2 de septiembre

  Los técnicos de la Secretaría de Obras Públicas tienen lo que queda de julio y el mes de agosto para terminarla y pulirla. Ni modo que se arriesguen a hacer quedar mal al Presidente.

CINCO AÑOS PARA PORTARSE BIEN

  Esta semana fue nombrado miembro del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción el doctor Rafael Enrique Valenzuela Mendoza. Ocupará el cargo durante cinco años.

  En el tiempo que lleva el SEA, la gente no ha visto por sí misma frutos concretos de la lucha contra los corruptos. Los expertos le explican que sí hay adelantos, que se hacen estudios, se sugieren cambios, se reflexiona. La gente sólo sabe que ningún corrupto está en la cárcel y que hay varios, no más de diez, gozando de libertad porque la ley no considera delito grave que se apropien del dinero de los ciudadanos. 

  Tal vez en los cinco años que este profesional formará parte del Comité se podrá percibir un cambio satisfactorio. Cuando menos para él será benéfico porque en esos cinco años su conducta, si ya es buena, tendrá que devenir impecable pues servirá de ejemplo –igual que la de sus compañeros– , lo cual será ya una ganancia. Que no se pase un semáforo en rojo o lance una mirada atrevida a una chica, porque van a decir: ¡y es de los que combate la corrupción! Una cosa nada tiene que ver con la otra. Pero así es esto.

carlosomoncada@gmail.com