¿Qué dirán en el exterior de nosotros? ¿Qué somos una nación de imbéciles?

HomeNamakasia

¿Qué dirán en el exterior de nosotros? ¿Qué somos una nación de imbéciles?

Bueno, pero éste es el colmo. El ex presidente del INE, Carlos Ugalde, que hace comentarios en la televisión, sugirió anteayer que las conferencias mañaneras del Presidente se suspendan durante la campaña electoral de 2021. Se evitará así, dijo, que su aparición diaria y sus informaciones influyan en el ánimo de los electores

Los agricultores del Yaqui, otra vez a la calle hoy
Propongo dar al policía de Sonora igual trato que en Yucatán
Nada de política feminista en la Universidad, sensatez y justicia

Carlos MONCADA OCHOA

  Bueno, pero éste es el colmo. El ex presidente del INE, Carlos Ugalde, que hace comentarios en la televisión, sugirió anteayer que las conferencias mañaneras del Presidente se  suspendan durante la campaña electoral de 2021. Se evitará así, dijo, que su aparición diaria y sus informaciones influyan en el ánimo de los electores.

  En palabras más claras, quiere que se prohíba informar al país el funcionario más obligado a hacerlo. Y en esa opinión lo acompañan algunos grupos de oposición, particularmente del PAN.

  Lo que no deberá hacer, obviamente, es dar opiniones sobre el desarrollo de las campañas y la personalidad de los candidatos, pero ha demostrado con amplitud que sabe cuándo debe abstenerse de emitir juicios porque lo ordena la Ley, por ejemplo, se niega sistemáticamente a dar información cuando hay el riesgo de afectar el debido proceso.

  Pero pretender que se interrumpan las mañaneras y la consecuente negativa a contestar las preguntas e inquietudes de la prensa, es inverosímil. Si Ugalde o cualesquiera otros insisten en tal necedad, van a decir en el extranjero que somos una nación de imbéciles (y no todos lo somos, solamente un sector de derechófilos).

LA DIPUTADA TERÁN NO ESTÁ OBLIGADA A RENUNCIAR

  Ya que nadie se ocupaba de ella porque nada hacía para merecerlo, la diputada federal Liza Terán Villalobos se casó con un adversario de partido y consiguió que los medios se ocuparan de ella. Pero…

  La joven y hermosa diputada llegó a la Cámara federal por obra y gracia del PRI por la vía de la representación proporcional. Ahí se encontró con el presidente del comité nacional del Partido Encuentro Social PES, y se encendió en ellos el fuego del amor. Se casaron hace unos días y ahí habría terminado una historia que no es la primera vez que se registra, si la legisladora sonorense no le hubiera agregado el aderezo. Anunció que emigraba de la bancada priista a la del PES, al lado de su marido.

   El dirigente estatal del PRI dijo, en rueda de prensa, que la recién casada debería renunciar a la diputación que le patrocinó ese partido y dejarle la curul libre a su suplente. Qué buena ocurrencia: hacer a un lado a la aguapretense, que ahora es una rival y conservar en la Cámara una posición del PRI. Lo malo para el citado dirigente es que no hay ley que la obligue a renunciar. Lo debe hacer, explicó Ernesto de Lucas, “por congruencia”. El concepto de congruencia es diferente para las personas porque a menudo se confunde la congruencia con la conveniencia. Liza puede alegar que al saltar de un partido a otro actúa con la congruencia que le enseñaron sus padres, a quienes el PRI les abrió el paso a la presidencia municipal y al Congreso más de una vez, pero se brincaron a otro partido cuando el institucional les negó el apoyo. 

  No sería remoto que cualquiera de ellos, Vicente Terán o Irma Villalobos, consideraran congruente con la conducta de su hija, pedirle apoyo al yerno para que el PES les consiguiera una candidatura

carlosomoncada@gmail.com