¿Prietos en el arroz? Este Clavillazo no se aguanta

¿Prietos en el arroz? Este Clavillazo no se aguanta

Carlos MONCADA OCHOA Es exagerado afirmar que lo que dijo el presidente nacional del PRI, sobre los “prietos” que se enlistan en MORENA es discrimi

Si los proyectos del presidente AMLO fueran fáciles, cualquiera los haría
De Faustino Félix I a Faustino Félix III, el honor de servir
Excelentes cuentas rindió Odracir, aunque sea difícil entenderlo

Carlos MONCADA OCHOA

Es exagerado afirmar que lo que dijo el presidente nacional del PRI, sobre los “prietos” que se enlistan en MORENA es discriminatorio. Fue una estupidez, eso sí, como lo explica el hecho de que, al ofrecer una disculpa pública, tuvo que explicar su chiste.

Se refería a los PRIetos que, siendo del PRI, prefieren ir a engrosar las filas de MORENA. El que explica un chiste admite expresamente que ha fracasado como chistoso. No se ríen de lo que cuenta, se ríen de él.

Una estupidez del mismo corte comete al mencionar a Löpez Obrador sólo como López, como si la enunciación del apellido paterno solo fuera humillante. No se le ha ocurrido pensar que hay algunos millones de López en México y que cada uno sentirá la ofensa, no grave por cierto, pero sí molesta.

La manía de hablar mucho, de hablar y hablar, mete al individuo en auténticos atolladeros. Mientras más calla uno, menor es el riesgo de decir estupideces. Pero un político no puede abstenerse de hablar, y menos en esta época electoral. Es más: está obligado a hablar, aprovechando cada minuto para prometer, destruir o construir con sus palabras. Entre tanto bla bla bla es lógico que se cuelen babosadas, algunas intrascendentes, otras ofensivas.

Por su parecido con el cómico Clavillazo, el presidente del PRI se ha ganado este apodo. Y al parecer, intenta perfeccionar el parecido físico con el intento de hacer reír. Pero en esto, que se lo diga alguien de confianza, fracasa.

¿FRAUDE A DAVID FIGUEROA?

David Figueroa ya se hacía con la credencial de candidato independiente en la bolsa pues le llevaba más de dos mil votos de ventaja a Norberto Barraza, el otro aspirante. Y he aquí que su adversario aparece con más de cinco mil firmas, al parecer ya validadas, que lo convertirán en candidato.

David podría ser un buen presidente municipal de Hermosillo, pues ya lo fue en Agua Prieta con buenos resultados, lo mismo que diputado federal y dirigente estatal del que fue su partido, el PAN.

Si no hago mal las cuentas, creo que hace quince años Norberto Barraza intentó ser el candidato del PAN para alcalde de Hermosillo. Se ocupaba de vigilar los servicios públicos y andaba casi siempre en la calle atendiendo quejas, lo que le dio cierto grado de popularidad en los barrios. Sintió que “podía” pero no se pudo. Supongo que todavía conserva parte de aquella popularidad, aunque no veo cuáles son sus méritos para considerar viable su aspiración.

Hace unos 15 días andaba recogiendo firmas en una oficina administrativa de la Universidad con muchos trabajadores que esperaban ser atendidos, y se me acercó para explicarme su tarea. “Tengo compromiso con otro candidato”, le dije, lo cual no es cierto, pero no vi por qué comprometerme con él. Farfulló algo como “la democracia permite que los ciudadanos tengan libertad de escoger; muchas gracias”.

Ni modo de considerarlo un rival de cuidado para el priista Ernesto de Lucas Hopkins que se aproxima a la mesa como si fuera a ser el único comensal. Pero hay que esperar que se sienten los demás invitados para medirles el apetito.

 

carlosomoncada@gmail.com