Populismo electorero

Populismo electorero

Como un baldazo de agua fría cayó la propuesta de presupuesto federal 2020, cuyos numeritos y distribución ratifican una política económica asistencialista, electorera e incompetente del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en el marco de un nuevo fiasco para quienes fueron seducidos y votaron por él el año pasado

Puros Entreteloncitos
Guillermo “Inocente” Padrés
Capirotada informativa

Como un baldazo de agua fría cayó la propuesta de presupuesto federal 2020, cuyos numeritos y distribución ratifican una política económica asistencialista, electorera e incompetente del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en el marco de un nuevo fiasco para quienes fueron seducidos y votaron por él el año pasado.

Ningún país del mundo registra un precedente similar, vamos, incluso entre gestiones de orden socialista, en donde al menos se privilegia la inversión gubernamental en obra pública y no concentra sus recursos financieros para financiar de forma precaria a sectores desprotegidos, a los cuales en todo caso les ofrece muchas fuentes de trabajo.

Urgido de dinero para pagar dislates como la cancelación de un aeropuerto, la construcción de caprichos como una refinería y un tren turístico, así como para construir bases incondicionales de apoyo para la próxima elección, los operadores financieros de Palacio Nacional redujeron presupuestos y cancelaron cajones de financiamiento para áreas en las que cualquier país fundamenta su desarrollo y se construye una mejor calidad de vida para sus habitantes.

Contrario a la palabrería y demagogias de las mañaneras, en el proyecto de presupuesto para el año próximo, se deja descobijados a los municipios en materia de seguridad pública y de infraestructura comunitaria; al sector salud y educación apenas empareja montos en ejercicio este año e incluso en seguridad o para la operación de la milicia y la Guardia Nacional, tampoco es sustantivo.

Claudia Pavlovich

Si en este año fue criminal el recorte en inversión por la eliminación hasta ahora del Fondo Minero y toda una diversidad de rubros cuyo monto acumulado supera los cuatro mil millones de pesos de recursos que no se gastarán en territorio sonorense, en el 2020 las cosas lucen peores, de no prosperar las gestiones que ya realiza la gobernadora Claudia Pavlovich para que haya reconsideraciones.

Es de esperarse que a dicha gestión se sume la representación federal sonorense en el Congreso de la Unión, a partir de que su trabajo no es para beneficiar a la mandataria sonorense, sino a todo el pueblo de Sonora, que no merece un trato presidencial tan despreciable.

En el paquete presentado por la Secretaría de Hacienda, confluyen diversos grandes impactos en contra del desarrollo de la entidad al prácticamente quedar eliminados recursos de apoyo y fomento a la agricultura y al crédito ganadero; se reducen al mínimo los montos para programas de mejoramiento urbano; desaparecen programas de atención a desastres naturales e incendios forestales.

También se reducen sustancialmente inversiones para la construcción de carreteras, caminos rurales y su conservación; se eliminan cajones de apoyo al sector pesquero, a la promoción turística y fomento a la creación de empresas, rosario de estulticias que documentó muy bien el dirigente del PRI en Sonora, Ernesto de Lucas Hopkins en conferencia de prensa.

Lorenia Valles

A cambio de esos recortes y desaparición de objetivos de inversión que todo gobierno debiera atender, el 90 por ciento de los recursos de inversión que planea aplicar López Obrador el año próximo, están destinado tres programa sociales: pensión de adultos mayores; personas con discapacidad y sembrando vida, pero que por sus montos individualizados, resultan magros para impactar de manera sustantiva la calidad de vida de los receptores, tomando en cuenta alzas en los costos de bienes y servicios.

Nunca creímos que nos tocaría presenciar lo que está haciendo López Obrador, luego de que generara tantas expectativas, cuya mayoría resultan fallidas y son un verdadero fiasco para quienes creyeron en él, que en lo que respecta a este reportero, reconocemos que en el 2006 no escatimamos esfuerzos para respaldarlo quizás encandilados por lo que ahora sabemos era pura demagogia, que ya llevada a la práctica constituye uno de los máximos riesgos que enfrenta México en su historia moderna.

Habrá qué ver cual es la actuación en favor de Sonora de parte de la siempre protagónica diputada Lorenia Valles o Wendy Briseño, integrantes de la mayoritaria representación de MORENA en San Lázaro y que se supone atienden el interés de los sonorense, y no citamos a otros porque de plano no sirven para nada o se nos olvidaron sus nombres, cuando tenemos el antecedente de que en condiciones similares el año pasado, no hicieron absolutamente nada en favor de sus representados y mal se verían que ante el golpe que se viene, respondieran con genuflexiones hacia el Palacio Nacional.

Por lo pronto, si no hay reconsideración, el campo sonorense será uno de los más golpeados, así como el sector pesquero, además de funesto recado para los municipios y tenebroso futuro para atender las urgencias de la inseguridad pública.

Sara Valle Dessens

Pues no queda de otra que al mal tiempo buena cara, así como lo hace la alcaldesa de Guaymas, Sara Valle Dessens, quien luego de enterarse que un grupo de ciudadanos del puerto acudió al Congreso del Estado para exigir se inicie el procedimiento de revocación de mandato en su contra, convocó a conferencia de prensa para anunciar que la justa ciclista más importante del mundo, el Tour de Francia, tendrá una de sus etapas en ese semidestruido municipio.

No tenemos la menor idea de quien fue la ocurrencia de hacer un anuncio de esa naturaleza, pero se cita incluso que en la gestión para que ello ocurra estuvo nada más y nada menos la titular de la CONADE, Ana Gabriela Guevara, lo cual pudiera darle credibilidad por la presencia en la conferencia de prensa de la mano derecha de la nogalense, Ramón Flores.

La verdad es que se nos figura una soberana jalada, ya que este tipo de eventos se convenian al más alto nivel, por lo que al menos al anuncio debieron invitar al titular de la CODESON, Genaro Enríquez o de plano hacerlo en el Palacio de Gobierno.

Esta Sara Valle está como cuando Guillermo Padrés ya se arrastraba cuesta arriba embarrado de cuacha y el descrédito por allá a mediados del 2013, y para proyectar algo positivo de su corrupta e incompetente gestión, salió con la puntada de que había sido recibido en audiencia por el Papa Francisco allá en la misma Basílica de San Pedro y que lo había invitado a visitar Sonora.

Ana Gabriela Guevara

Se sabe que por rumbos del padrecismo la operación de medios de comunicación era manejada por idiotas y muy rateros, quienes a fin de cuentas cargaron con la chunga popular por dicha estulticia, ya que pronto se supo que la presunta audiencia privada con el líder de la iglesia católica fue en una circunstancial valla en la plaza San Pedro, a donde Padrés y su mujer se aprontaron para regalar una figura de Palo Fierro a quien apenas les dirigió un par de palabras.

Esperemos que dicho ridículo no se repita en el caso de la alcaldesa de Guaymas y que en todo caso se le de la oportunidad de contratar a un buen número de ciclistas que pedaleen eludiendo los hoyancos de las calles de la cabecera municipal y simulen que compiten en el famoso tour francés en su versión de ciclismo extremo.

Pero por lo pronto, mejor debería atender el reclamo ciudadano y procurar revertir condiciones como las descritas por Norma Castro Salguero y Sergio Ibarra Quintero, quienes fueron atendidos por la diputada María Dolores del Río Sánchez en el marco de lo que pudiera ser el inicio del procedimiento de revocación de mandato, tema del cual no es ajena la alcaldesa, que al igual que los ciudadanos porteños estaría en ruta de tropezarse con la misma piedra.

Por su parte, la que sí muestra mejores habilidades en esos menesteres es la alcaldesa de Hermosillo, Célida López Cárdenas, ahora en la construcción de una camita que le haga caer en lo blandito con rumbos a su primer informe y por ello su intensiva estrategia de acercamiento con medios y divulgación masiva de lo que habrá de informar en el evento protocolario.

María Dolores del Río

Dichos acercamientos son indispensables para la clase gobernante, que en lo que a este reportero común mortal representa, nos declaramos sorprendidos porque nos fue girada invitación para asistir este mismo miércoles a una cena que la presidenta municipal sostendrá con representantes de medios de comunicación y que por supuesto atenderemos.

Aparte del expresivo optimismo de la edil, es obvio que las cosas no lucen fáciles para ella dada la complejidad de la problemática de todo tipo que enfrenta el municipio capitalino y la gente, ahora atosigada por el desastroso estado de las vialidades, que al menos en servicios públicos como la recolección de basura, las cosas lucen en franca tendencia a mejorar.

Célida López Cárdenas

Buenos puntos para informar son los proyectos para introducir el servicio de drenaje en el Poblado Miguel Alemán y Estación Zamora, obras programadas que ojalá no resulten afectadas por el recorte de recursos del gobierno federal, resultando una incógnita hasta ahora, cual será el saldo de la expresiva franqueza que caracteriza a la presidenta municipal en su trato con los ciudadanos y que al parecer este martes le jugó una muy mala pasada ante un señor postrado en una silla de ruedas. 

Como sea, López Cárdenas se ha revelado como eficiente para el control de daños, que como ejemplo podemos citar a Agua de Hermosillo, en donde la gestión de Alfredo Gómez Sarabia ha sacado del radar mediático crítico la prestación de ese vital servicio público.