Pobrecitos los migrantes, sí, y pobrecita la Ley 

Pobrecitos los migrantes, sí, y pobrecita la Ley 

Carlos MONCADA OCHOA   Imposible negar que la  protección de los derechos humanos de los migrantes son primero: que tengan alimento, agua, un refug

Busca quedarse el PAN con una bandera no por completo suya
David Figueroa Ortega, candidato sin partido
Comienza la 2ª etapa del proceso rectoral y comienza el juego sucio

Carlos MONCADA OCHOA

  Imposible negar que la  protección de los derechos humanos de los migrantes son primero: que tengan alimento, agua, un refugio, atención médica. Es cosa humanitaria auxiliarlos, máxime que vienen en la tropa niños pequeños, algunos de brazos y al menos dieciocho en el vientre de sus madres. Primero lo primero. Pero nos dicen en todos los tonos que vivimos en un estado de derecho. Y sin detrimento de la compasión que despiertan, hay que preguntar por la Ley que norma la conducta y los trámites fijados a los extranjeros que incursionan en el territorio nacional. En la práctica, los miles de centroamericanos han invadido a México por la fuerza. Unas cuantas docenas se acogieron al ofrecimiento de llenar los requisitos legales para adquirir la categoría de refugiados. La masa, sin embargo, no disminuye, más bien parece que aumentará con otros que vienen en marcha.

  ¿Cuándo se enteraron nuestros funcionarios que se preparaba esta avalancha? ¿No pudieron entablar pláticas con los gobiernos que expulsaban a sus ciudadanos? ¿No era posible construir estructuras altas y sólidas para resistir la invasión? Sin rechazarlos por completo, creo que pudo introducirse cierto orden para que entraran los que satisficieran la ley y regresaran a sus países respectivos los demás. Ahora no tienen más perspectiva que permanecer a la fuerza en México pues traspasar la frontera de los gringos es, de hecho, imposible. Sus vidas están en juego.

CANDIDATO A FISCAL, IMPACIENTE

  Quizás a estas horas ya estará en el Congreso del Estado la propuesta de terna para fiscal general, enviada por la gobernadora Pavlovich. A como están las cosas, la tarea del Ejecutivo, que ya ha de haber concluido, fue la de revisar los expedientes y oír la voz de los funcionarios que haya creído necesario consultar. No obstante la seriedad del cargo para el que se busca titular, al menos uno de los aspirantes (el licenciado de apellido Contreras) resolvió acudir al procedimiento de hacerse publicidad, como ha ocurrido en otros casos de selección, como si lo publicado en un medio pudiera presionar o impresionar a la gobernadora. ¡Qué impaciencia! Confío en que no habrá hecho lo mismo Raúl Ramírez, pues en su caso no necesita hacerse publicidad. Se le conoce bien, muy bien.

CABOS SUELTOS

  La administración pública es compleja y constituye una verdadera hazaña estar al pendiente de los numerosos asuntos pendientes. Los ciudadanos intentamos ayudar, sobre todo los medios, recordando de cuando en cuando los de mayor interés para grandes sectores de la población.

  Uno de los más mencionados es la terminación de la carretera. Hace varios días, Claudia Pavlovich, a quien la Secretaría de Comunicaciones dio fecha de conclusión dos veces, y las dos fechas pasaron, y nada, dijo a la prensa que había hecho a las autoridades federales un atento recordatorio para que le indiquen con precisión cuándo llegará a su fin la esperadísima obra. No le han contestado, y es oportuno que agreguemos los gobernados nuestra voz a la suya, para que no deje la administración federal a punto de marcharse este cabo suelto.

 

carlosomoncada@gmail.com