Percepciones no

Percepciones no

Para quienes han sido víctimas de algún delito, es natural la incredulidad respecto a resultados de la autoridad en materia de seguridad pública y si

Ecos del padrecismo
Puros Entreteloncitos
Puros Entreteloncitos

Para quienes han sido víctimas de algún delito, es natural la incredulidad respecto a resultados de la autoridad en materia de seguridad pública y si antes se condenaba considerar que la inseguridad era sólo una percepción social, ahora habrá que ver si se revierte tal enfoque, construyendo una perspectiva realista y responsable entre la gente.

Para el abordaje de un problema tan complejo y tan sensible para la gente, se debería de partir de realidades y desde puntos muy distantes a intereses político-partidistas o de sus conocidos satélites, tan dados todos a lucrar con la incertidumbre y que tan bien explotan en las redes sociales o desde membretes acomodaticios y oportunistas.

La seguridad o la inseguridad pública no deberían ser cuestión de percepciones y más bien atender y entender lo que deriva de resultados de trabajos estadísticos sin ningún maquillaje ni cuchareadas, así como tampoco estar sujetas a intenciones panfletarias y perversas, para de esa forma valorar con mayor corrección lo que se hace o no se hace en ese rubro.

Es que más allá de la invocada percepción social están los resultados en contra de la delincuencia, a sabiendas que los buenos logros por ejemplo en Sonora, impactan menos en la conciencia de la gente cuando se entera de una matanza en otra parte del país, cuando además el trabajo es de todos los días, porque lo conseguido hoy puede ser borrado por un hecho delictivo de mañana.

Claudia Pavlovich

Por lo pronto y porque la lucha contra la inseguridad pública es de carácter prolongado, por fin Sonora ya está afuera del grupo de los 10 estados del país con mayores índices de delito de alto impacto, lo cual sin lugar a dudas representa un aliciente para la gobernadora Claudia Pavlovich para mantener ese esfuerzo de rescate, luego del abandono y omisiones, corrupción e incompetencia, de la administración estatal del PAN-Gobierno de Guillermo Padrés.

Sonora ya no está en el mapa nacional del delito de homicidio doloso, secuestro, violación, extorsión, robo con violencia, robo de vehículo, a transeúnte, a negocio y casa habitación, de acuerdo al reporte de hace un par de días del Observatorio Nacional Ciudadano y considerando que la medición se realizó tomando como tasa por cada 100 mil habitantes.

Esa medición es alentadora pero obviamente insuficiente y por eso nada de bajar la guardia para evitar el regreso a la nefasta posición en donde ahora están los Estados de México, Sinaloa, Tabasco, Guerrero, Colima, las dos Bajas California, Morelos, Tamaulipas, Zacatecas, Quintana Roo, Ciudad de México y Querétaro.

Entonces quiere decir que trabajan bien las estrategias homologadas del Cuadrante Seguro que opera la Secretaría de Seguridad Pública Estatal y programas desplegados por autoridades de municipios con la participación de militares, cuya movilidad y presencia en sectores conflictivos ha reducido los espacios a la delincuencia, en tanto que desde la perspectiva de la famosa transversalidad, las instancias de gobierno despliegan acciones que alejen a la juventud de conductas antisociales y revirtiendo la disfunción familiar.

Rodolfo Montes de Oca

Así las cosas, cada quien en su ámbito de competencias, están haciendo la tarea el titular de Seguridad Pública Estatal, Adolfo García Morales y el Fiscal General, Rodolfo Montes de Oca, así como en las instancias municipales, aunque como decíamos, además de haber quienes ningún chile les embona, hay víctimas de delitos a quiene nada significa el que Sonora ya no esté en el Top Ten delictivo nacional.

Por otra parte, vamos a declararnos sorprendidos y estupefactos por el horroroso rumbo que tomó la instalación en Hermosillo de “La Carpa del Terror” e incluso hemos hecho un minucioso análisis de las actuales condiciones mediáticas en la región para tratar de dilucidar si se trata una cortina de humo, dado lo artificioso de los ingredientes.

El tema llama a la hilaridad al hacer despertar a representantes de la Sociedad de Sociedades Pías y de la Vela Perpetua; a la Asociación de Señoras de las Chichis Moradas; a integrantes del Centro Regional por el Libre Albedrío; a la Célula Mente Abierta y Gran Ojo de la región, entre otras de ese gran espectro que distingue a una sociedad tan plural como la nuestra, para en suma protagonizar ríspido debate sobre los pros y los contras de la presentación de espectáculo circense, que según referentes es de quinta categoría, así como lucen sus instalaciones.

Lástima salivero de quienes pontifican sobre valores de la familia que deben ser resguardados de espectáculos cuyo contenido sigue siendo una incógnita o de los contras, que defienden rabiosamente el ejercicio libertario de la gente de ir a donde le pegue la gana, cuando el asunto se trata de una mera formalidad legal, que todo empresario del espectáculo debe cubrir antes de ofrecerlo al público.

Manuel Ignacio Acosta

Por supuesto que ese diferendo sacó de nueva cuenta a los tradicionales críticos del alcalde Manuel Ignacio Acosta, destacando además la altanera y agresiva conducta de María Luisa Fuentes, quien dice representar a ese pinchurriento circo y que ha sabido aprovechar a los envarillados antimaloristas para hacer propaganda para su empresa.

Pues si quiere presentarse en Hermosillo como dice ser el plan, pues primero deberá tramitar y conseguir los permisos correspondientes, tal como lo hace cualquier empresario del espectáculo en cualquier parte del país, pero antes que nada, pagar una multa de 75 mil pesos por dar una función a capela la tarde del martes o sea, sin solventar ninguna disposición legal.

No se hagan bolas, independientemente a versiones sobre satanismo y rarezas por el estilo que se adjudican al contenido “artístico” de ese circo, lo real y concreto es que su clausura se debió al negarse a ofrecer condiciones mínimas de seguridad a los eventuales asistentes, omisiones que ya le costaron sanciones similares en otras ciudades del país.

No dudamos que haya quienes les espante la propuesta que quieren vender y manifiesten su rechazo, pero otra cosa es que los que sí les atraen tales faramallas, que más que asustar son para divertir, paguen y disfruten del espectáculo en condiciones adecuadas de seguridad, las cuales de acuerdo al diagnóstico inicial están muy lejos de tener.

De gradas unos tablones sobre una estructura tubular a todas luces enclenque y una carpa bastante deteriorada, además de carecer de extinguidores, salidas de emergencia, conexiones eléctricas como si fueran de vecindad marginal, sanitarios insuficientes y en pésimo estado, y así fue como nos describen esa instalación, que en efecto y por su estado, debe ser para dar terror.

Faustino Félix Chávez

Bien por “El Maloro”, personal de Inspección y Vigilancia a cargo de Luis Armando Becerril y de la Unidad Municipal de Protección encabezada por Guillermo Moreno, quienes al aplicar las disposiciones legales aplicables para estos casos, evitan incurrir en responsabilidades hasta de orden penal, si ocurriera un desaguisado.

Otra cosa son las argucias como esa de ofertar función privada a funcionario de la comuna y representantes de medios para demostrar la sanidad del espectáculo y pretender echar a volar la preventa de boletos, propuestas que fueron rechazadas por estar fuera de orden y sobre todo, por carecer de los permisos incluso para instalarse donde están y como consecuencia, no contar con los dictámenes sobre las condiciones de sus instalaciones. Lo demás es paja.

Mientras tanto, los que deben sentirse muy bien y caminar como sobre algodones, son los integrantes del equipo encabezado por el alcalde de Cajeme, Faustino Félix Chávez, ya que la titular del ISTAI, Arely López Navarro, puso de ejemplo a esa administración municipal, al cumplir al cien por ciento las obligaciones en materia de transparencia.

Conocemos a Félix Chávez y sabemos de su compromiso con la transparencia y la honestidad o sea, no podía ser de otra manera, porque si antes de ser sujeto obligado ya lo hacía, pues ahora sólo se le reconoce.

Muy Rendón

Y mi padre Don David Valenzuela Guerrero se pitorreaba de los curas, que a punto de iniciar las aguas, convocaban a cadenas de oración para que lloviera. “¿Porqué no llaman a orar por lluvia en marzo o abril? Porque aquel no les hará caso”, decía.

Viene al caso por la convocatoria del arzobispo Ruy Rendón, quien no descarte usted, en unos días se jacte que las lluvias por registrarse en Hermosillo, fueron por las palancas que se supone tiene allá en las alturas.