Paralizada la UNISON

Paralizada la UNISON

La ausencia de estridencias fue atípica en la negociación contractual entre las autoridades de la Universidad de Sonora y sus sindicatos y ello nos ll

Aliento para priistas
No escaparán a la ley
Extraña inacción priista

La ausencia de estridencias fue atípica en la negociación contractual entre las autoridades de la Universidad de Sonora y sus sindicatos y ello nos llevó a exudar absoluta confianza respecto a que sería conjurada la huelga emplazada para estallar este lunes a las cinco de la tarde.

Pues no, porque el hecho de que no se hubieran celebrado marchas y vocingleras manifestaciones frente al Palacio de Gobierno o frecuentes paros locos, no fueron señal de responsabilidad y tendencia al acuerdo, porque a fin de cuentas, una mayoría de 827 votos contra 591, los integrantes del Sindicato de Trabajadores Empleados de la Universidad de Sonora, derivó en que tal como estaba previsto, colocar las banderas rojinegras en todos los accesos de nuestra Alma Mater.

Prevista para estallar a la misma hora, no ocurrió así por parte del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Sonora, en donde 817 de sus miembros vitaron en contra de la huelga, en tanto que 432 sufragaron por el sí, que para el caso es lo mismo, aunque para efectos formales, el desgaste social por la huelga será con cargo al STEUS y por supuesto con cargo a la UNISON.

Enrique Velázquez

Todos los indicios llevaban a considerar que el rectorado de Enrique Velázquez superaría la primera prueba importante de su gestión, pero obviamente fue superado por la vocación centavera de sectores del sindicato que encabeza Ismael Arredondo Casillas, sometido a intereses en los que la UNISON carece de la menor importancia.

Son fregaderas que una huelga estalle en una de las más prestigiadas instituciones de educación superior del país, porque sus trabajadores manuales demandan que el bono por alimentos se homologue al que reciben los trabajadores académicos, esto es de 300 a 600 pesos, según entendemos de le la última oferta por parte de la autoridad universitaria.

Somos muy respetuosos de los derechos laborales de cualquier trabajador y de la esencia misma del sindicalismo, pero eso no nos limita para cuestionar que por una baba de perico se golpee de tan fea forma a la imagen de la UNISON, por parte de un sindicato cuyos trabajadores gozan de altas prestaciones en distintos rubros.

Trabajadores del magisterio, de Pemex, de Telmex, de la CFE, entre otros muy contados, pueden ser considerados como de la aristocracia sindical y en ese nivel se encuentran quienes prestan sus servicios en la Universidad de Sonora y a pesar del gran impacto y efectos por suspensión de labores, ya es práctica común el que sea por el STEUS o por el STAUS, sean frecuentes las huelgas, en un evidente desprecio por su rica fuente de trabajo.

Ismael Arredondo Casillas

Menos mal que en esta ocasión hubo prudencia en la mayoría de los miembros del STAUS que encabeza Cuauhtémoc González, pero como decíamos, para el caso es lo mismo, con el riesgo de que como ha ocurrido en el pasado con las huelgas del STEUS, la situación se prolongue, dada la reducida capacidad negociadora de sus liderazgos.

Y más si la parte patronal endurece sus posiciones como resultaría lógico, porque al conocerse el sí a la huelga del STEUS, interpuso un recurso de causal de improcedencia de la misma, mediante un alegato que no creemos tenga mayores alcances y más bien se trata de una maniobra tradicional y de rigor en cualquier estallamiento.

De pretender imponerse la causal de improcedencia de la huelga las cosas podrían radicalizarse y resultar peor el remedio que la enfermedad, aunque tratándose de la legalidad, la autoridad universitaria está en condiciones de exigir su aplicación y a ver de qué cuero salen más correas.

De plano, por esos rumbos no cuidan su fuente de trabajo y les vale sorbete su imagen, cuando como ocurre cada vez que ocurren este tipo de conflicto, ya para este martes brotarán como plaga las tradicionales voces en contra de la universidad pública en México y procurarán su desprestigio en distintos foros.

El otro ingrediente que puede enredar las cosas si el acuerdo tarda en llegar, es el electoral, toda vez la cercanía de ese gremio universitario con sectores del PRD que ahora mastican y tiran por la derecha panista, aunque nos dicen que abundan los simpatizantes de MORENA, en lo que se nos figura un coctel muy volátil que rebasa la problemática laboral.

Horacio Valenzuela Ibarra

Habrá que esperar a que funcionen las reconocidas habilidades para la conducción y solución de conflictos por parte del Secretario del Trabajo, Horacio Valenzuela Ibarra, también experto en hacer equilibrios, técnica invaluable en este caso cuando no faltan los que pontifican sobre la autonomía universitaria frente al Gobierno del Estado.

Ni modo, quienes amamos a la UNISON deberemos hacer acopio de esperanza para que sea efectiva dicha mediación y haya buena voluntad entre las partes para un pronto acuerdo, y acopio de tolerancia para aguantar la tradicional retahíla de improperios en contra de nuestra Ama Mater y el sindicalismo universitario, por parte de quienes se quedaron varados en la historia.

En fin, ya veremos que ocurre, cuando por lo pronto malas noticias para el gremio de la comunicación, ya que en dos coberturas sindicales consecutivas, compañeros de la reporteada han sido agredidos en pleno desempeño de su trabajo, primero durante la asamblea donde el sindicato del ISSSTESON eligió nueva dirigencia y este lunes en el curso de la votación de miembros del STEUS.

Por otra parte y con el propósito de dar una cobertura mayor al territorio sonorense, a lo largo de esta semana Sylvana Beltrones y Manuel Ignacio Acosta llevarán sus propuestas por separado, ella por el sur de Sonora tocando a Guaymas este lunes y él por el noreste por rumbos de Agua Prieta y Naco, con agendas que incluye activismo hasta el próximo miércoles por lo menos.

Faustino Félix Chávez

A propósito de activismos, el dirigente estatal del PRI, Gilberto Gutiérrez Sánchez se aventó otro de sus kilométricos periplos para evaluar situaciones en su partido luego de las definiciones de las planillas municipales, con reuniones en Benjamín Hill, Santa Ana, Caborca, Puerto Peñasco y San Luis Río Colorado, agenda que culminará este martes en el Panteón del Carmen en Ciudad Obregón, en donde a las diez de la mañana, se lleva a cabo la ceremonia luctuosa por el 32 Aniversario del fallecimiento de Don Faustino Félix Serna, ritual anual que reúne a lo más representativo de la clase política, social y económica de la región y del Estado.

Esta es la primera ceremonia de recordación de este ejemplar ciudadano sonorense en la que no estará presente su hijo, Don Faustino Félix Escalante, fallecido apenas el 11 de agosto pasado, pero por supuesto estará encabezando el evento, el heredero político de ambos, el alcalde Faustino Félix Chávez, a quien procuraremos para saludarlo si es que se nos hace agarrar camino temprano para esos rumbos.

Mientras tanto, hasta ternura nos causó el destacado militante del PAN, Gilberto Limón Carbajal, cuando al dar a conocer su adhesión al proyecto del priista Ernesto de Lucas Hópkins para el municipio de Hermosillo, dijo esperar tolerancia de parte de su partido.

Pues no, porque como ya se sabe, la tolerancia es un artículo ya extinto en las filas del blanquiazul y que podría esperar el otrora respetado militante panista luego del boquete causado a esas siglas en la capital de Sonora, cuyo dirigente Jesús Ramón Beltrán, verdugo en turno al servicio de Javier Gándara, ya anunció que se iniciará el proceso de expulsión en su contra.

Ernesto de Lucas Hópkins

Es que contrario a lo que se manejó por ahí, el eterno árbitro de procesos internos del PAN en Sonora, no renunció a su militancia, sino que se sumó a la propuesta de “El Pato” por considerar que es la mejor, lo cual por supuesto que es verdad irrebatible, pero inconcebible que dicha adhesión no derive en sanciones como lo es la expulsión.

Y el que al menos a este espacio dio la sorpresa este lunes, fue Enrique Palafox Paz, a quien temprano por la mañana nos lo reportaron desde Mérida, Yucatán, levantando la manita en señal de protesta, como delegado estatal del Instituto Nacional de Migración, cuando lo hacíamos todavía como delegado de la SEP en Sonora.

Pues no, porque desde más o menos de una semana, como delegado de esa dependencia federal en Sonora, despacha Francisco Antonio Zepeda Ruiz, en un movimiento que quizás por el tráfago de las campañas electorales en proceso, nos pasó desapercibido.