Para mostrar fuerza, ¿deben los sindicatos golpear a la Universidad?

Para mostrar fuerza, ¿deben los sindicatos golpear a la Universidad?

Carlos MONCADA OCHOA ¿Tiene sentido cerrar la Universidad A LA FUERZA antes de que se hayan iniciado las negociaciones sindicales? Algunos líderes

Mi Semana Santa de niño en Ciudad Obregón… y la lógica
LUNES CULTURAL (columna para los hartos de leer y oír del debate)
¿Calificarán con responsabilidad el proceso para elegir ombudsman?

Carlos MONCADA OCHOA

¿Tiene sentido cerrar la Universidad A LA FUERZA antes de que se hayan iniciado las negociaciones sindicales? Algunos líderes consideran que los paros no permitidos por la ley forman parte de una estrategia de presión. Eso sería explicable si ya se hubieran puesto las cartas sobre la mesa y se hubieran estancado las pláticas, no antes, cuando no se sabe qué resolverá la parte patronal.

En 2009, cuando iba a entregar el rector Pedro Ortega Romero,los dos sindicatos se pusieron en huelga y, para orgullo de sus dirigentes, mantuvieron cerrada la Casa de Estudios durante más de 50 días ¿Por qué iban a ser las cosas distintas ahora?

Los aspectos laborales no importan. De lo que se trata es de mostrar la fuerza de los sindicatos (o más bien, de los dirigentes) ante el rector entrante y cobrar venganza del rector que se va por no haberse doblegado ante ellos.

Lamento decirlo, pero la comunidad universitaria, y con ella, la sociedad sonorense, deben prepararse para la huelga.

 

EL PERIODISTA ENRIQUE QUIJADA, VALOR URENSE

Ayer asistí a la rueda de prensa en la que se dio a conocer el programa del Festival Cultural Profr. Enrique Quijada Parra, periodista, orador y preclaro vecino de Ures. Fue un hombre singular cuya vida, en mi opinión, no ha sido investigada con la suficiente profundidad.

Sabemos que nació en 1857 y murió en 1897.El periódico que dirigía, “El eco del Valle” apareció por primera vez en 1887. Los sietes parece que condicionaban la existencia del maestro y periodista, pues hasta su nombre tiene siete letras, igual que su apellido. Este año deben celebrarse 160 de su nacimiento, 130 de la creación del periódico y 120 de su fallecimiento.

Algunos ejemplares de “El eco” fueron enviados a la Feria Mundial de París y a cambio obtuvo medalla y diploma de participación. Era un periódico modesto, de cuatro páginas, a veces de seis, con una característica difícil de encontrar en la actualidad: sus informaciones y artículos estaban muy bien escritos, y se ocupaba en buena medida de temas culturales.

Según los funcionarios del Ayuntamiento de Ures, que ayer invitaron a la prensa al Festival, que se efectuará del 8 al 15 de abril (los que no tengan planes para la Semana Santa, ya saben adónde ir), no cuentan con ejemplares de “El eco del Valle”. Hay varios en el Archivo Histórico que se localiza en Garmendia y Serdán; valdría la pena solicitar permiso para digitalizarlos.

 

EL CASO DEL ISSSTESON

Ayer comenté que ciertos medicamentos que se recetan en el ISSSTESon no se encuentran en su farmacia ni en las subrogadas. Es cierto, pero me quedé corto. En los vales que se entregan para que el paciente vaya a buscarlos aparecen farmacias que ya no aceptan los vales, concretamente, las farmacias Buena Salud y Kino. Por lo que toca a las farmacias DN y Las Torres, que se encuentran a un paso del hospital del Instituto, los anaqueles están tan vacíos que no sabe uno si se están yendo o acaban de llegar. En conclusión: el derechohabiente debe comprar las medicinas.

 

LARSA CONTRA LA CRUZ ROJA

Un periodista del grupo Larsa sentó en el banquillo a la Cruz Roja ayer, porque está obligada, dijo, a rendir cuentas de los recursos que maneja. Cuando un reportaje es largo, como éste lo fue, corre el riesgo el autor de hacerse bolas. Hubo una confusión al hablar de los dineros que se reúnen en las colectas públicas (“y que son de nosotros”, dijo mi querida amiga Cinthia, es decir, de los particulares que aportamos), Pero hay que aclarar que a lo que está obligada la Cruz Roja, como cualquier otra institución, es a transparentar la aplicación de los recursos públicos que reciben (de la Federación, del Estado o de los municipios), no de los que le llegan de los particulares. Dispensen la pequeña observación.

 

carlosomoncada@gmail.com