Otro bastión nacional saqueado por los piratas: la CFE

Otro bastión nacional saqueado por los piratas: la CFE

Carlos MONCADA OCHOA Comienza medio a enderezarse la nave de PEMEX, y se descubre la dimensión brutal del   saqueo en un bastión nacional más

Ignorancia y mala fe complican cosas simples, como el amparo del “Memo”
No es el chisme el instrumento de los presidentes municipales, es la Ley
Con máscaras de políticos hablaron anoche sobre el ISSSTESon

Carlos MONCADA OCHOA

Comienza medio a enderezarse la nave de PEMEX, y se descubre la dimensión brutal del   saqueo en un bastión nacional más: la Comisión Federal de Electricidad. Ayer se habló, en la rueda de prensa mañanera del Presidente, para abrir boca, de lo que ocurre en el Estado de Morelos.

  Dio una explicación sucinta el director general Manuel Bartlett, que se había mantenido discretamente apartado (consciente, supongo, de la antipatía que es especialista en despertar), y que está comprometido a dar una información detallada, en la mañanera del lunes, sobre el mecanismo de dicho saqueo. Y al parecer, no se ocultarán nombres.

  El común denominador de los dos saqueos es su relación con la llamada reforma energética con la que puso crema a sus tacos el ex presidente casi divorciado Peña Nieto. Era una pantalla para continuar sirviéndose tajadas de Pemex y de la CFE para argumentar, una vez destrozadas ambas, la necesidad de entregarlas por completo a inversionistas extranjeros.

  Es doloroso recordar que las dos grandes empresas estatales fueron construidas con el sacrificio personal de nuestros abuelos y bisabuelos. Todavía se emociona uno al ver las fotografías de las muy largas filas de mexicanos que en tiempos del general Cárdenas iban a donar monedas, aretes, anillos, gallinas, para colaborar en el rescate de los pozos petroleros.

  Y nos conmovemos quienes tuvimos la oportunidad de escuchar por radio el discurso del presidente Adolfo López Mateos, ante miles de mexicanos que llenaban la Plaza de la Constitución, el día que nacionalizó la energía eléctrica.

 Los “comentaristas” de los medios de comunicación en Sonora deberían atender lo que se diga el lunes para que tengan idea de lo que se juega en México en el momento actual. Quedarán en condiciones de decir ante los micrófonos algo de provecho.

PIDE RESPETO DOÑA GAVIOTA

  Estoy seguro de que nadie se sorprendió al enterarse del divorcio inminente de Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera. Desde que se casaron era evidente que La Gaviota se alquilaba para satisfacer apariencias políticas. La representación de la telenovela llegó al capítulo final y hay que apagar el televisor.

  Ayer, la actriz de telepolítica admitió su propósito de divorciarse e hizo un llamado a la gente, supongo que especialmente a los medios, para que no se ensañen con lo que verán (lo hizo con términos suaves, yo los traduzco en aras de la claridad). Invocó el respeto para sus hijos que por lo general, no en este caso, sufren por la separación de los padres.

  ¿Respetaron Peña y La Gaviota a sus hijos cuando, por razones políticas uno, con propósitos de publicidad y de riqueza otra, se apresuraron a unir sus familias? ¿Fue una demostración de respeto adquirir mediante procedimientos oscuros la monumental residencia denominada Casa Blanca, y quién sabe qué otros bienes que no se han descubierto?

  Esta columna no se ocupará más de ese divorcio, no por el llamado de La Gaviota sino por el respeto que debo a los lectores.

carlosomoncada@gmail.com