¿Otro amparo para Padrés? ¡Que no panda el cúnico!

¿Otro amparo para Padrés? ¡Que no panda el cúnico!

Carlos MONCADA OCHOA No sólo en esta columna, en muchas otras sus autores nos esforzamos en explicar cuáles son los efectos de un amparo, lo que no

Lunes Cultural: Convocatoria de la Universidad para nuevo rector
¿La solución será que cada mexicano tenga un arma de fuego en casa?
Dos ilusiones: que dejen de matar periodistas y que haya órganos de justicia autónomos

Carlos MONCADA OCHOA

No sólo en esta columna, en muchas otras sus autores nos esforzamos en explicar cuáles son los efectos de un amparo, lo que no es difícil comprender porque se trata de conceptos sencillos. Pero la pasión política, el enojo y el encono de quienes quisieran ver colgado al político amparado, o al contrario, la desbordada alegría de los que anhelan ver a salvo al político que aman…, esos extremos emocionales hacen al individuo creer lo que les conviene, no la verdad escueta.

Y que la verdad se difunda a medias es también culpa de quienes arman los encabezados de la información con el ánimo de que impresionen al lector, aunque no le comuniquen la noticia con claridad.

“Padrés gana un amparo y saldrá libre”, dice un encabezado, y otro: “El amparo le abre las puertas de la cárcel”. En todo momento está viva la posibilidad para cualquier interno, de salir libre. Pero ése no es el efecto inmediato del amparo. El lector ha de recordar que no hace muchas semanas el ex gobernador obtuvo otro que impugnó la PGR ante un tribunal colegiado, y se encuentra sometido a estudio. Ahora el Colegiado tendrá la tarea de revisar dos amparos que se resolverán, o bien con la confirmación de los autos de formal prisión, o con el otorgamiento del amparo, y en este caso, habrá qué ver con qué efectos.

También podría suceder que uno de los amparos fuera confirmado por el tribunal colegiado y el otro, no. Y hay que tomar en cuenta que contra la resolución del Colegiado no queda ya recurso. Será definitiva.

Más todavía: si Padrés saliera en libertad, no ha de entenderse que andará libre como los lectores de esta columna, sino con restricciones determinadas por el juez, por ejemplo, libre bajo fianza, libre pero con reclusión domiciliaria, libre con prohibición de salir de una ciudad y obligado a reportarse, etc. Y que salga de la cárcel no le garantiza que no habrá cargos por otros motivos y que no entrará en acción la Fiscalía General del Gobierno del Estado para ajustarle las cuentas con fundamento en las normas locales..

Presionemos a las autoridades para que se traigan cuanto antes a los que están detenidos en Gringolandia: el ex secretario de Finanzas Carlos Villalobos, el ex secretario de gobierno Roberto Romero y su esposa Mónica Paola. Y que nos expliquen por qué no los han traído pues se conformaron con informar que estaban detenidos allá y no han vuelto a mencionarlos.

Hay que presionar también para que las autoridades le pongan más interés a la búsqueda de los prófugos, como el doctor Bernardo Campillo y el delincuente mayor Miguel Padrés. Hay mucho trabajo pendiente y hay que entrarle, en lugar de afligirse porque el jefe de los saqueadores obtuvo un amparo.

Sugiero no olvidar que el objetivo fundamental de los sonorenses no es que el saqueador sufra en la prisión, aunque él se lo buscó, sino hacerlo que devuelva lo que él y sus cómplices se robaron. Dejarlo que goce la enorme fortuna que nos birló ésa sí sería una burla imposible de tragar.

 

carlosomoncada@gmail.com