Opacidad en la UNISON

Opacidad en la UNISON

Es de esperarse que los integrantes de la Junta Universitaria hagan una exposición detallada de sus criterios de selección de los seis aspirantes a la

Golpe al absolutismo
Indefensión en bancos
Puros Entreteloncitos

Es de esperarse que los integrantes de la Junta Universitaria hagan una exposición detallada de sus criterios de selección de los seis aspirantes a la Rectoría de la Universidad de Sonora que pasaron la criba y también cómo es que decidieron dejar a ocho en el camino.

Por respeto a la comunidad universitaria y a los mismos aspirantes aún y exaspirantes, ese fantasmal organismo debe abrirse a la transparencia para explicar también a la opinión pública sobre sus sesudos análisis y luego conclusiones sobre esa selección, cuando se especula que la decisión no fue de ellos.

Cierto es que esas son las reglas que fija desde 1991 la Ley 4 tratándose de la elección de Rector, pero nunca como ahora ese tipo de decisiones atraen la atención de la sociedad y más cuando la lupa ciudadana está sobre ese proceso de elección y se presentan casos como es el hecho de que el más competitivo de los aspirantes, a Raúl Guillén López, se le haya negado el paso a la siguiente etapa.

Enrique Velázquez

Incluso extraño también que haya ocurrido lo mismo con Aquiles Fuentes, pero en mayor medida la extrañeza está marcada por el caso del eximplementador del Nuevo Sistema de Justicia Penal y contra quien operó el tache, a pesar de su alto posicionamiento, que lo hacía aparecer como adversario de cuidado frente a la aplanadora del rector Heriberto Grijalva en favor de Enrique Velázquez.

Desde temprano este viernes se filtró la decisión de esa junta de notables y desde temprano se desataron las especulaciones con las que se pretende explicar la extraña ausencia de Guillén entre los finalistas y la más recurrente y desde nuestro punto de vista descabellada, es que quedó fuera por ser el candidato oficial del Gobierno de Sonora, versión que si se alimenta desde rectoría, pues sería una soberana estupidez por tratarse de eso, de una estupidez.

Miren, en estos tiempos este reportero dispone de lo más variado de fuentes confiables cercanas a decisiones desde el Palacio de Gobierno y aseguramos que si hubiera habido algún interés de promover, apoyar, impulsar y/o favorecer las aspiraciones de Guillén, por supuesto nos hubiéramos enterado, aunque por lo que se ve, tal versión fue vendida muy bien entre los de la Junta Universitaria, que se tragaron toda esa bazofia.

Rafael Ramírez

Por supuesto que buena onda el que sigan en la pelea Joel Espejel, Etty Estévez, Rafael Ramírez, Amelia Iruretagoyena, Ezequiel Rodríguez y Enrique Velázquez, pero el descarte de uno de los más competitivos, sin duda deja más libres las manos para la imposición del último de los citados, quien sin embargo podría salir muy raspado por la desfachatez con que se pretende impulsarlo por parte del oficialismo universitario.

Por lo pronto, tenemos sumo interés en que los integrantes de la Junta Universitaria expliquen porque sí Espejel y por qué no el Aquiles; porque sí Ramírez y Lagarda no; porque Amelia sí y Jorge Sáenz no; porque Guillén no y Velázquez sí, y así por el estilo con el fin de que honren los publicitados tiempos de transparencia que se viven en Sonora y que por lo pronto, nuestra querida Alma Mater y máxima casa de estudios de la entidad luce muy rezagada.

En fin, de acuerdo a lo que se escucha luego de la citada criba, todos coinciden en que el ganón de la decisión es el alfil del continuismo o sea Velázquez y ya veremos si la Irruretagoyena sobrevive a lo que ya se atisba: una campaña similar a la que sacó de la jugada a Guillén o sea que es la candidata del Palacio de Gobierno y ese mismo ardid aplicarán si a Villaescusa o a otros les ven espolones.

Antonio Lozano

Por lo demás, si se pensaba que estaban desprotegidas legalmente las exagentes de la Policía Estatal de Seguridad Pública, Alma Rosa Molina Barrón y María Teresa Linzón Salas, acusadas y actualmente tras las rejas de torturar a la empleada doméstica de la familia Padrés Dagnino, Gisella Peraza, pues están muy equivocados, porque su representación jurídica está a cargo de Antonio Lozano Gracia.

Por supuesto que la familia Padrés Dagnino no iba a dejar ese cabo suelto tan peligroso, no fuera ser que al verse desprotegidas y tras las rejas, el par de mujeres decidieran defenderse mediante el alegato de que ellas sólo cumplieron órdenes superiores y por eso se comportaron como animales para obligar a que Gisella confesara un delito que no había cometido.

En un documento entregado en el Juzgado XI de distrito en Hermosillo, las encarceladas acreditan su representación jurídica a todo un ejército de abogados encabezados por Lozano Gracia como son los casos de Jorge Joaquín Díaz, Julián Angulo, Armando Salinas, Alejandro Linares, Juan José Medrano, Marco Antonio Moreno, Roberto César Bustos, José Luis Martín Pineda, Gilberto Carrillo, Luis Armando Valencia, Carlos Alberto Roca, Raúl Germán Rodríguez y Krish Jessy Torres, todos con amplios términos para representar a las presuntas torturadoras.

Carlos Navarro Sugich

Alma Rosa y María Teresa señalan como “domicilio convencional” para oír y recibir todo tipo de notificaciones el domicilio ubicado en la Calle Nuevo León número 56, colonia Centro de la capital de Sonora, mismo en donde está la empresa Conapro, Consultoría Ambiental Profesional, en la cual aparece como director Jorge Gómez Unger, hermano de Tatiana Gómez Unger, vocera del entonces procurador Carlos Navarro Sugich y que se supone fue o es la jefa de seguridad del citado incompetente licenciado chorizo.

Por supuesto que las detenidas carecen de los recursos financieros para pagar una defensa jurídica de tal envergadura y por ello se da como seguro que quien paga es la familia Padrés Dagnino y no dude Usted que ese trabuco sea pagado de forma directa por Iveth Dagnino, frente al riesgo de que en sus declaraciones e indagatorias, aparezca junto a su marido; el diputado federal Agustín Rodríguez, y Fernando Fernández Portillo, como quien también fue parte instructora para que las policías torturaran a su empleada doméstica.

Y si no son los Padrés Dagnino quienes pagan los carísimos honorarios que cobra Lozano Gracia y su ejército huizachero, pues vaya que debe ser buen negocio trabajar como PEI o como Policía Estatal.

Por lo pronto esa carísima inversión con dinero robado al erario de Sonora, seguramente, no ha servido de nada, porque el primer recurso interpuesto, amparo indirecto y suspensión provisional contra la detención y encarcelamiento de las imputadas, les fue negado por Domingo Romero Morales, Juez XI de Distrito del Estado de Sonora

Ulises Cristópulos

En otro temita, desde el Deefe nos informan que la minuta que propone la reducción del 50 por ciento de las prerrogativas a los partidos políticos en tiempos no electorales, ya fue recibida por la Mesa Directiva que encabeza el legislador Javier Bolaños Aguilar y turnada a la Comisión de Puntos Constitucionales, que preside el diputado del PRD, Guadalupe Acosta Naranjo.

Como se sabe, esa propuesta es iniciativa de la gobernadora Claudia Pavlovich y fue aprobada de forma unánime por la 61 Legislatura de Sonora, en el marco de una corriente a la que ya se han sumado otros gobiernos y legislaturas estatales.

Como era de esperarse, irrestricto el apoyo a esa propuesta por parte de los diputados federales sonorenses de origen priista, Sylvana Beltrones, Susana Corella, Abel Murrieta y Ulises Cristópulos, sin que sepamos por qué no se suman los del PAN de esta entidad en atención a que sus compañeros de partido en el Congreso Local hicieron suya y votaron a favor de dicha iniciativa.