Nuestra pobre, anticuada y y violada democracia

Nuestra pobre, anticuada y y violada democracia

Carlos MONCADA OCHOA La vieja leyenda de que si sólo hay un voto a favor de un candidato, la democracia exige que se le reconozca el triunfo atenta

¡Ahí viene lo bueno: el Plan Nacional de Desarrollo de MORENA!
Sancionar a corruptos y olvidar a los honrados, serio error
¿Por qué se enojan con los carros chuecos quienes los han permitido?

Carlos MONCADA OCHOA

La vieja leyenda de que si sólo hay un voto a favor de un candidato, la democracia exige que se le reconozca el triunfo atenta contra el derecho de una gran masa de ciudadanos. Esa manera de asignar los triunfos electorales permite que al menos la mitad de la población que vota, a veces mucho más de la mitad, esté en desacuerdo con el que asume el poder. Y también permite que el fraude tradicional siga asesinando las esperanzas del pueblo en cambios efectivos.

La gente ya sabe que el viejo sistema no responde hace tiempo a la expectativa de auténtica democracia, y debe saber también que si el sistema no cambia no cambiarán tampoco los resultados.

Hoy un nieto de un fundador del grupo Atlacomulco se apodera del poder en el Estado de México, y dentro de seis será el nieto de otro, y dentro de dieciocho, el hijo del primer nieto.

No hay razón para que los mexiquenses permanezcan sumidos en la esclavitud política para siempre. En otros países se aplican ya modalidades democráticas que deberíamos haber adoptado hace tiempo. Sólo se habla con timidez de los gobiernos de coalición y con más confianza, de la segunda vuelta electoral. Los políticos podridos harán lo posible y lo imposible para que no se introduzcan las reformas correspondientes en nuestra Constitución porque en los comicios de 2018 quieren seguir los caminos de corrupción que ya pueden recorrer con los ojos vendados.

En Coahuila, si bien el PAN no presentó un candidato limpio (estuvo mezclado con Guillermo Padrés en una empresa ilegal que vendía carbón a la CFE), se daba por un hecho que no ganaría el candidato del corruptísimo Humberto Moreira por su triste fama de hampón. A la hora de cerrar esta columna, se hablaba del triunfo del priista y los candidatos de oposición se alistaban para iniciar hoy, martes, una serie de manifestaciones de protesta.

Moreira fue presidente nacional del PRI en la campaña de Peña Nieto. Obtuvo entonces una especie de impunidad que lo hace creerse dueño de aquel estado. Hay que fumigar con auténtica democracia a bichos asqueantes como él. Ésta es apenas mi introducción en el tema.

 

EN JALISCO LO HICIERON, ¿Y EN SONORA?

En la primera quincena del pasado enero el Ejecutivo local presentó una iniciativa al Congreso, encaminada a bajar a la mitad el subsidio que se entrega a los partidos políticos. En la iniciativa se reconoce que primero hay que promover la reforma del Artículo 41 de la Constitución Federal que ordena dar dinero a los partidos y cómo calcular las cantidades. Por eso titulé mi comentario, aparecido el 15 de enero, así: “Si usted espera que le bajen el subsidio a los partidos, espere sentado”.

Es el caso que el gobernador de Jalisco acaba de informar que en esa entidad federativa, el Congreso del Estado aprobó rebajar las prerrogativas a los partidos de manera considerable, especialmente en los años en que no hay elecciones. Me parece que los diputados locales deben solicitar a sus colegas jaliscienses toda la información necesaria para que sepan cómo le hicieron, a fin de que los sonorenses no sigamos aguardando sentados.

Me daría gusto saber que ya solicitaron esa información (soñar no cuesta nada).

 

carlosomoncada@gmail.com