No sé quién ganará la guerra del Congreso, pero sé quién perderá: todos

No sé quién ganará la guerra del Congreso, pero sé quién perderá: todos

Carlos MONCADA OCHOA    La pelota está en la cancha de los Ayuntamientos. Si las reformas constitucionales son aprobadas por la mitad más uno de lo

No valen explicaciones sobre la violencia para salir del paso
¡Adiós, rector Grijalva! ¡Buenos días, rector Velázquez!
Rector habemus! Buen trabajo de la Junta Universitaria

Carlos MONCADA OCHOA

   La pelota está en la cancha de los Ayuntamientos. Si las reformas constitucionales son aprobadas por la mitad más uno de los cabildos,  entrarán en vigor. La cosa parece matemáticamente resuelta, pero no hay seguridad de que todos los ayuntamientos priistas y panistas votarán a favor. Aventuro algunas hipótesis.

  Alcaldes y regidores azules y tricolores podrían ponerse al lado de MORENA para abrir la posibilidad de pasarse a ese partido. Alcaldes y regidores azules y tricolores podrían estar resentidos con sus partidos y, aunque no los abandonen, votarán en contra para desquitarse. Ya no tienen nada qué perder.

  Y está de por medio el factor tiempo, hacia lo cual he llamado siempre la atención. La Constitución previene que los nuevos diputados entrarán en funciones el 16 de septiembre. Aunque ha sido costumbre que tomen posesión de sus respectivas oficinas a fines de agosto o principios de septiembre. Los actuales se obstinarán en seguir sesionando mientras no completen la mayoría de las aprobaciones de los cabildos, si es necesario, hasta el 15 de septiembre. Podrían producirse choques indeseables.

   A estas horas deben estar sobre las carreteras comisionados para ir a convencer a los alcaldes de que firmen. Pero no es cosa de ir y fírmale aquí. Los cabildos deben sesionar y levantar actas. Y para ello, han de reunir el quorum. Los enviados no van a pagar hotel o rentar casas mientras esperan.

  Supongo que los morenistas de cada municipio habrán entrado también en acción. Su tarea es hacer ver a alcaldes y regidores de todos los partidos que deben asegurar una buena relación con el coordinador de delegaciones federales para asegurar recursos en los años que vienen.

  Hubo tres diputados que votaron en contra, como Lina Acosta Cid, de bien ganado prestigio en el Noroeste; Carlos Alberto León, rara avis pues es político culto, y Martha Cecilia Camacho, que entiendo era suplente y ahora es diputada propietaria. Tres diputados no asistieron: Juan José Lam, del PRD, Sandra Mercedes Hernández y Ramón Díaz Nieblas, presidente municipal electo de Huatabampo.

  Los diputados Carlos Fu Salcido, de Agua Prieta, y Luis Serrato expresaron dudas; el segundo piensa que la cuestión del veto quedó fuera de las reformas aprobadas Hay en este recuento ocho diputados que no se añadieron a la fiesta. El dato no es bueno.

 Cualquiera que sea el resultado de esta guerra dejará rencores y resentimientos que tenderán a intensificarse.

  Opino que éste es el primer episodio de la lucha por la gubernatura en 2021. Constituye una trasfusión para que se reanimen los partidos que hasta ayer eran fuertes. Los varios diputados cuyas carreras políticas han llegado a su fin, en virtud de los resultados electorales del primero de julio, deberían reconocer esa verdad y reflexionar en el futuro. Si despejan el camino nos permitirán a todos ver con claridad. 

  Será bueno reconocer otras verdades: que la influencia de Manlio Fabio Beltrones ha llegado a su fin. No es una tragedia. Duró casi 40 años, más que el poder de Porfirio Díaz. Ah, y la joven Beltrones no es buena candidata a gobernadora. El PRI y el PAN deben preparar candidatos o candidatas. Tienen tiempo. Y tendrán más si dejan de pelear.

 

carlosomoncada@gmail.com