No pueden solos

No pueden solos

Frente a la cerrada competencia electoral en México, los partidos ya entendieron que no pueden ganar solos y que para triunfar requieren de coalicione

Afianzan cultura de la legalidad
Escoria vecinal y política
En vida Hermano, en vida

Frente a la cerrada competencia electoral en México, los partidos ya entendieron que no pueden ganar solos y que para triunfar requieren de coaliciones y alianzas con otras fuerzas políticas, ejercicio que desde hace varios comicios locales y federales es una práctica tradicional.

Siempre rodeados de chiquillada, los del PRI nunca han podido integrarse a una asociación electoral con partidos grandes, mientras que los del PAN y del PRD ya es recurrente su afinidad y propósitos comunes, aunque a fin de cuentas luego de varias simbiosis estatales exitosas, los de la izquierda han resultado un cero a la ídem.

En alianza, los del PAN y el PRD ganaron varias gubernaturas, incluida la de Nayarit el pasado domingo, en tanto que como no se pusieron de acuerdo, fueron mandados al tercero y cuarto lugar en el Estado de México, mientras que en Coahuila, tinto en sangre el PRI sacó el triunfo ante una dividida izquierda-derecha.

El síndrome del “yo puedo solo” de Andrés Manuel López Obrador-MORENA lo llevó a la derrota en el Estado de México, en donde con solo con un trato digno, pudo construir una alianza con quien se supone su hermano ideológico, el PRD, e incluso con el minúsculo PT, pero esa faceta autoritaria lo perdió cuando pudo aplastar al PRI en esa emblemática entidad.

Damián Zepeda

Evidente que no pueden solos y en los siguientes meses deberemos acostumbrarnos a presenciar la indecente cohabitación entre Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, quienes de no ser por el resultado en Nayarit, el saldo del pasado domingo fuera catastrófico, a pesar de las cuentas alegres que han propagandizado, ante la incredulidad incluso otros panistas y perredistas que cuestionan las torpezas de sus dirigencias, particularmente las del PAN en el caso del Estado de México y Coahuila.

Insolente y mequetrefe, Anaya hizo gala de triunfalismos en el caso de la elección en Coahuila, en tanto que sobre la otra vez derrotada Josefina Vázquez Mota, hizo gala de su solidaridad cínica, siempre pegadito a la presunta mujer de izquierda, Alejandra, cuando lo cierto es que el domingo pasado fueron desplazados por MORENA y mandados al tercer y cuarto lugar como fuerzas política en México, en función de los votos totales emitidos en los cuatro estados donde hubo elección.

O sea, porqué esa mueca de presunta felicidad de Damián Zepeda o los alardes de Anaya y la Barrales, quienes irremediablemente deberán darse cuenta de que son una para el otro, con la posibilidad de que eso también lo entienda López Obrador y se vea en la disyuntiva de sumarse a un frente común si en verdad quiere sacar al PRI de Los Pinos, así no sea él el candidato presidencial y tenga que aceptar coincidencias con la derecha y sus mafias del poder.

Lamentable el caso del PRD en Nayarit ahora de nuevo comparsa del PAN tal como ha ocurrido en varios estados en donde de pegoste del PAN han ganado gubernaturas, y lamentable, porque tierras nayaritas por mucho tiempo fueron el granero de la izquierda mexicana y estado donde por primera vez en la historia se ganó una gubernatura con Alejandro Gazcón Mercado, aunque en aquel entonces, 1975, el dirigente nacional del PRI, Porfirio Muñoz Ledo negoció con el dirigente nacional del PPS, Jorge Cruickshank, para no reconocer esa victoria.

Francisco Bueno Ayup

A Gazcón Mercado lo conocimos y tratamos desde su militancia semiclandestina en el Partido Comunista Mexicano y luego como fundador y promotor del Partido Mexicano Socialista, que luego derivó en el PSUM y PRD, instancia a la que negó sumarse a fines de los años ochentas, optando por mantenerse hasta su muerte en el 2005, como líder del Partido de la Revolución Socialista.

Lo que son las cosas, porque las siglas del PRS, paradójicamente fueron secuestradas por el PAN en 1999, para en alianza postular a Antonio Echavarría Domínguez como candidato a la gubernatura, compitiendo en contra del mismo Gazcón Mercado, y vean ahora que Antonio Echavarría García, hijo del cacique panista, fue cobijado por el PRD para que el PAN regrese a la gubernatura.

El caso es que de la elección del domingo emergen datos indubitables: PAN, PRD y MORENA no pueden solos derrotar al PRI; la sumatoria de los votos en el Estado de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz, coloca a MORENA como segunda fuerza política nacional y manda al PAN y al PRD al tercero y cuarto logar; en las alianzas y coaliciones está la llave para derrotar al PRI; la arrogancia de López Obrador en su trato con el PRD fue la causa de la derrota en el Estado de México; la sumisión del PRD frente al PAN derivó en la derrota del PRI en Nayarit; el ir cada quien por su lado en Coahuila abrieron la puerta a que el PRI conserve la gubernatura.

Por lo demás, en el marco de la acelerada degradación moral entre connotados militantes del PAN sonorense, de nueva cuenta el guaymense Francisco Bueno Ayup hizo su papelito, ese tan tradicional cuando anda bien peinada p’atrás, lo cual es muy frecuente, tocando ahora hacerlo en Durango Capital, cuando en céntrica avenida volcó en su flamante camioneta y se dio a la fuga junto a un compañero de tertulia.

Gabriel Alvarado

El problema es que no se trató simplemente de un simple ciudadano pasado de copas o drogado, sino que como premio a sus habilidades como mapache electoral, el político panista firmaba como director de Finanzas y Administración Municipal, en tanto que su acompañante era el Jefe de la oficina del alcalde, José Ramón Enríquez.

Para no hacer largo el cuento, al divulgarse el asunto, ambos fueron despedidos de su chamba y no dude Usted que en pocos días lo veamos por estos rumbos haciendo mancuerna con la clica que manda en el PAN-Sonora, en donde tiene finas amistades, sin descartar verlo junto a su camarada Francisco Monge Araiza, Pancho Platas, con quien lleva una linda amistad y relación de negocios.

Sabemos que durante el proceso electoral en el que el panista José Rosas Aispuro ganó la gubernatura, Bueno Ayup fue uno de los enlaces financieros que surtió de recursos a las campañas de su partido, en las cuales el Pancho Platas colaboró con dinero en efectivo y el uso de un par de avionetas de su propiedad para llevar billetes y para traslados de candidatos panistas.

Ignacio Lagarda

Mientras tanto, gracias a Dios que con motivo del octavo aniversario de la tragedia en la Guardería ABC, no se advirtió la tradicional parafernalia mediática que por lo regular acompaña a acontecimientos de esa naturaleza y que sólo sirve para escarbar en las heridas y proveer de especulaciones que sólo causan más dolor y falsas esperanzas de justicia por parte de abogados sin escrúpulos que medran de los familiares de las víctimas.

Incluso, ni Gabriel Alvarado salió con sus tradicionales estulticias para amenizar el duelo popular en memoria de los 49 bebés fallecidos y por quienes resultaron con lesiones, concretándose todo hasta el momento, en la liturgia religiosa, la marcha de dolientes, testimonios y las naturales exigencias de justicia, pero como decíamos, al menos en los días anteriores no hubo ese trajín mediático que probó su inutilidad en los anteriores aniversarios.

A fin de cuentas se impusieron criterios desconocidos para este reportero y el investigador e Historiador, Ignacio Lagarda Lagarda, será la única propuesta que hará la Comisión de cultura del Ayuntamiento de Hermosillo, para ser designado como nuevo cronista oficial de la capital sonorense, en lugar de Rómulo Félix.

Oscar M. Madero Valencia

El regidor Oscar Manuel Madero Valencia confirmó que a pesar de no ser una decisión unánime, no se incluyó a nadie más para también el pleno del cabildo tenga opciones distintas a la del asesor de la comuna capitalina, cuando como se sabe, también se registraron como aspirantes a dicha posición Mario Munguía, René Morera e Ismael Valencia.

Este común mortal consideró la posibilidad de que eso ocurriría para darle cierto juego democrático a lo que se advertía una decisión tomada y cuya convocatoria sólo fue para taparle el ojo al macho o como dicen por ahí, con abierta dedicatoria.