No les embona nada

No les embona nada

Temprano percibimos que este viernes parecía un lunes de esos donde ni las gallinas ponen, pero poco antes del mediodía las cosas cambiaron, al llegar

Abuso de poder, sin poder
Desalación es la solución
Enredada la madeja

Temprano percibimos que este viernes parecía un lunes de esos donde ni las gallinas ponen, pero poco antes del mediodía las cosas cambiaron, al llegar un alud de información relativa a feroz balacera en la colonia Palo Verde, a un par de cuadras del domicilio de familia muy cercana a nuestros afectos.

El instinto de conservación se impone y por supuesto que todo mundo pecho tierra y a guarecerse para evitar ser confundidos por policías o por malandros, ser utilizado como escudo o simplemente quedar en medio de fuego cruzado, así como para facilitar el trabajo de los agentes, ellos sí obligados a enfrentar los riesgos de ser heridos o muertos.

Pero el susto no lo quita nadie ni nada luego de escuchar la tracatera de armas largas y cortas, así como el rechinar de llantas de autos a gran velocidad, además del temor de que en su huida, algún malandro pretenda refugiarse en tu casa, en un contexto de terror e impotencia que puede ser traumático.

Afortunadamente ninguno de esos temores se hicieron realidad, dado lo quirúrgico de la acción de elementos de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal, de la Fiscalía General de Justicia del Estado, quienes a pesar de ser objeto de sorpresivo ataque a balazos, repelieron la agresión y sin resultar ninguna de ellos lesionado, abatieron al menos cinco pistoleros e hirieron a otro.

Rodolfo Montes de Oca

Se dice fácil, pero según el reporte que tenemos, la balacera, corretizas y autos a toda velocidad duró varios minutos, tiempo que para algunos fue una eternidad, pero que al menos el saldo fue blanco para civiles y guardianes del orden, sin faltar los tradicionales irresponsables y/o ignorantes, que como ningún chile les embona, cuestionaron la actuación policial vía redes sociales, porque según esto obstruyeron el trabajo de los representantes de medios de comunicación.

Bien por los agentes ministeriales estatales, quienes llevaban a cabo una indagatoria en un domicilio del citado populoso sector al sur de Hermosillo, por denuncias ciudadanas de narcomenudeo y secuestro, y cuando esperaban la orden de cateo correspondiente, fueron atacados a tiros con un saldo funesto para los malandros, ya que cinco de ellos fueron muertos a balazos.

Al respecto, explícito y decidido el Fiscal General de Justicia del Estado, Rodolfo Montes de Oca, cuya mano dura y atendiendo estrictamente su mandato de proteger a la sociedad, ya ha quedado plenamente de manifiesto, con el respaldo de la corporación bajo su mando, que al menos en este caso actuó de manera efectiva y muy profesional.

Esos a quienes no les embona ningún chile siempre van a pulular en las redes sociales en donde destilan sus afanes justicieros desde un teclado de computadora o de un móvil y que ni tienen ni idea de del drama y los riesgos que corren los agentes en ese tipo de circunstancias, al igual que los representantes de medios de comunicación, ya que nada tiene que ver la libertad de expresión cuando se trata de salvaguardar la integridad física de unos y otros, así como la de los ciudadanos.

Por lo pronto el mensaje es fuerte y claro para narcomenudistas en Hermosillo, al igual que fue en el caso de los macheteros, para entrar en una era de rudeza necesaria contra agresores a las policías, además de profundizar en las indagatorias contra vendedores de drogas mayoristas y no quedarse en el combate al narcomenudeo callejero.
Fea la forma de morir de esas cinco personas, que de acuerdo a sus descripciones físicas, tatuajes y ferocidad que desplegaron en su enfrentamiento con los policía, se trata de jóvenes que hicieron de la delincuencia su forma de vida, y de muerte.

Manuel Ignacio Acosta

Por otra parte, en las relaciones Gobierno-Medios de Comunicación, es recurrente que más allá de diferencias respecto a tal o cual obra de gobierno, programa oficial o criterios conceptuales discrepantes sobre cómo atender necesidades comunitarias, las confrontaciones se deriven por algo tan mundano y rústico, como el retraso del pago o el no pago de facturas por publicidad.

Pues eso es lo que se percibe en el obsesivo golpeteo que un grupo radiofónico dedica en estos días al alcalde de Hermosillo, Manuel Ignacio Acosta, con la mala noticia de que por lo visto, no escogieron la mejor vía de cobranza, primero por carecer de sustento la campañita desplegada y segundo porque de acuerdo a la reacción de “El Maloro”, por ahí no van a lograr nada y les hubiera convenido mejor ajustarse al cronograma de pagos de la comuna en lugar de romper la liga.

El sólo contenido del desplegado periodístico firmado por el alcalde el 7 de junio pasado, es la prueba más contundente de que es ajeno a la rústica trama con que pretenden enlodarlo y el reto está ahí para esos cobradores que en esta ocasión no les resultó su estrategia de ablandamiento frente a un alcalde que no es dejado, además de ser honesto a carta cabal y que de ninguna manera es mala paga o incumplidor de sus compromisos de pago, solo que la comuna no tiene por qué estar en sincronía con las necesidades financieras de empresarios-mercenarios.

De dejarlos operar un casino, su amorío comercial con Guillermo Padrés hubiera durado hasta el 13 de septiembre del 2015 y como creen que el caminito es golpear para que te paguen, no dude nadie que ese tipo de cobranza lo generalice en contra de todo el sector oficial.

Alfonso Durazo

Por lo demás, resulta sumamente extraña y hasta disparatada la posición del dirigente estatal de MORENA, Alfonso Durazo, al rechazar de plano cualquier alianza con el PRD en Sonora con miras a las elecciones del año próximo y en cambio ensalzar al PT como una fuerza política que ha roto con las mafias del poder en México.

El chiste se cuenta solo si se parte que el dueño de las siglas petistas en esta entidad es Jaime Moreno Berry, prototipo de caciquito político de cuarta, que a lo largo de los años solo ha demostrado su capacidad para lucrar con ese partido, sin aportar absolutamente nada al desarrollo de la gente.

Obvio que las fobias de Andrés Manuel López Obrador contra el PRD se transmutaron en el nativo de Bavispe, quizás aún traumado y con la pesada carga de no haber tenido la visión de aliarse con el perredismo del Estado de México y por ello llevar ahora la penitencia de tirar por la borda la oportunidad histórica de ganar la gubernatura de esa entidad.

Miguel A. Armenta Ramírez

Ante las groserías del exparticular de Vicente Fox y de Luis Donaldo Colosio, buen nivel exhibió el recién desempacado dirigente del PRD en esta entidad, Miguel Angel Armenta Ramírez, quien a pesar de todo tendió puentes de diálogo y de consenso, en obvio propósito de construir un ambiente propicio a la unidad de las izquierdas en esta región del país, aunque la verdad como que MORENA tiene a alejarse de esa corriente ideológica, al menos en lo que se refiere a sus dirigentes.

Al menos así se advierte en esa disputa, porque si Alfonso prefiere aliarse con Moreno Berry, ya veremos cual es la reacción de Armenta Ramírez cuando reciba la instrucción de Alejandra Barrales para que integre al PRD Sonora a una alianza con el PAN, opciones que para este reportero lucen aberrantes, ambas.

Jesús Ramón Díaz

Y vaya que por rumbos del PAN hermosillense hay aventados, ya que de acuerdo a su dirigente municipal, Jesús Ramón Díaz, ya hay al menos siete interesados por la candidatura de ese partido por la alcaldía capitalina y cita a la empresaria Myrna Rea, al gris oscuro exdiputado local Edmundo García Pavlovich y a los cartuchos quemados y embarrados por la corrupción padrecista, Héctor Larios, Gildardo real y a Luis Serrato Castell. Puchi, sólo faltó que incluyera a la ratera exdirectora del Isssteson, Teresa Lizárraga o al hampón exparticular de Padrés, Agustín Rodríguez.

De plano anda flaca la jamelgada azul, aunque entendemos los reducidos espacios y opciones que disponen por esos rumbos, luego que sus más importantes cuadros andan amparados, a salto de mata y con el cercano riesgo de ir a la cárcel en el corto y mediano plazo.