No esperes que una persona infiel cambie

No esperes que una persona infiel cambie

Si bien es cierto que puede ocurrir, también es cierto que cuando hablamos de infieles empedernidos, las estadísticas hablan de una reincidencia en su

Si te faltan al respeto, pon límites y no lo permitas
Doctoras…
Los cuatro miedos que debemos vencer

Si bien es cierto que puede ocurrir, también es cierto que cuando hablamos de infieles empedernidos, las estadísticas hablan de una reincidencia en su conducta.

Cualquier cosa que resulte patológica, tiende a ser muy complicado de controlar, es por ello que los infieles, tienen como forma de vida la mentira, el engaño, la traición y evidentemente como ingrediente principal el irrespeto a sus parejas, a sí mismos y a la relación que sostengan.

Cuando se proponen hacer un intento por optar por la fidelidad, se comportan como personas atravesando una crisis se abstinencia ante cualquier droga a la cual hayan sido adictos. No se sienten conformes y comienzan a buscar consciente o inconscientemente las oportunidades que le permitan comportarse como se sienten realmente a gusto.

La mayoría de las personas infieles son grandes manipuladores, les encanta adjudicar culpas a la persona agraviada por su comportamiento, además de querer transmitirle dudas en relación con su seguridad, su autoestima y la manera cómo maneja los diferentes escenarios asociados a la infidelidad. La mentira es común para quien es infiel, usándola con tanta naturalidad que asusta.

Si se decide dar una segunda, tercera, enésima oportunidad a una persona infiel, intentando creer en su pobre palabra, lo que se ganará es una dolorosa carrera en donde se obtendrán varios “premios”, de los cuales no será tan sencillo deshacerse. Sin embargo, es crucial recordar que no todas las relaciones son iguales, que alguien te engañe no te hace blanco sencillo a otro engaño, que hay personas inmaduras emocionalmente, pero eso no tiene nada que ver contigo, que quien no se ama a sí mismo, difícilmente podrá amar a otra persona o valorar el amor que se le brinda.

Cuando decidas dejar atrás una relación con una persona infiel, no te lleves el lastre de meter a todos en un saco… Ya seguramente esa persona generó en ti bastante daño, como para permitirle que sabotee tus futuras relaciones.

No te sientas culpable si le has dado oportunidades a alguien que te ha traicionado apostando por un cambio y has vuelto a resultar engañado. Las oportunidades las ofrece la gente que apuesta por el cambio, por el amor, que siente que la otra persona valorará el esfuerzo que se hace al intentar dejar atrás las heridas, quizás aún por sanar, para darle paso a una relación en la cual predomine la lealtad. No eres tú la persona del problema, solo actúas desde el amor y te gustaría pensar que en te tanta promesa hay algo de realidad… Sin embargo, las probabilidades hablan de que más temprano que tarde, habrá nuevas heridas y solo tú decidirás hasta qué momento te expondrás.

No dejes pasar tanto tiempo que se te haga costumbre, no está bien estar con alguien a quien le importa poco perderte con tal de no dejar pasar una oportunidad. Todos merecemos un amor sano, limpio, que nos dé seguridad… A veces podemos dejar las mariposas en el estómago atrás, las emociones y la zozobra atrás, por la estabilidad, la confianza y la tranquilidad que nunca podrá brindar una persona con tendencia recurrente a la infidelidad.

Sin ánimos de ser revanchistas, podemos decir que la mayoría de las personas que suelen ser infieles, van por la vida perdiendo a personas que le han querido bonito, inclusive sin darse cuenta de ello. Pero en algún momento, estas personas se arrepienten de haber perdido tanto por tan poco, encontrándose rodeados de relaciones pobres, donde jamás habrá amor, relaciones interesadas, relaciones insanas… y estarán cosechando exactamente lo que sembraron.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

COMMENTS