Nadie sabe más que López Obrador en todo: aviones, guarderías, violencia

Nadie sabe más que López Obrador en todo: aviones, guarderías, violencia

Cómo se rompen los vicios, cómo reinsertas nuevos preceptos morales y éticos. Parece que todos los caminos son callejones sin salidas, máxime cuando fue el gobierno quien enseñó a los mexicanos a estigmatizar a las víctimas de violencia y más aún a los muertos las hizo responsables de su suerte

Bendita lluvia que trae tanto, sí, solo que se lleva el pavimento
Operativo de seguridad semana santa, la expo ¿cuándo el plan será contra la delincuencia?
A 20 pesos el litro de gasolina premium ¡Gracias gobierno!

Juana María Olguín

Cómo se rompen los vicios, cómo reinsertas nuevos preceptos morales y éticos. Parece que todos los caminos son callejones sin salidas, máxime cuando fue el gobierno quien enseñó a los mexicanos a estigmatizar a las víctimas de violencia y más aún a los muertos las hizo responsables de su suerte. Todos los caídos durante la guerra contra el narcotráfico de Felipe Calderón, los llamó  “daños colaterales”, pero en esencia se sentenciaba desde el gobierno: morían por ser delincuentes. Con esa posición el estado no se dio cuenta que legitimaba a los criminales.    

Eso viene a colación luego del acto que presidió el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, quien tuvo que pedir disculpas públicas a los familiares de 5 jóvenes que fueron detenidos por la policía y entregados a la delincuencia organizada, luego la fiscalía estatal los declaró delincuentes. La historia maldita que se repite a lo largo y ancho del país. El gobierno legítima las barbaries, con tal de lavarse las manos, así lo haga con sangre de inocentes. 

El listado de razones por las cuales el gobierno ofreció disculpas a las familias de los 5 jóvenes fue largo: porque no se detuvo a tiempo la colusión entre policías del estado y el crimen organizado; por el sufrimiento que vivieron las víctimas; porque no regresaron a sus hogares; por la impunidad; por los obstáculos que han enfrentado las familias en su búsqueda de justicia; por la falta de una respuesta estatal diligente frente a esos crímenes; por el intento de criminalizar a los muchachos, y porque la estructura del gobierno estatal ocultó y tergiversó la verdad.

Que quede muy claro: Fernando, José, Susana, José Alfredo y Mario Arturo eran inocentes y nunca debieron vivir los hechos que sufrieron. Tan inocentes como cientos, miles de mexicanos que fueron víctimas primero de las balas asesinas luego del gobierno que los terminó de matar con su veneno que tiró encima de sus cuerpos para desprestigiarlos y lavarse las manos sí, con sangre.

Por supuesto que la corrupción carcomió todo en el país y de la mano de la codicia se crearon organismos no gubernamentales (ONGs) fundaciones caritativas que son un verdadero fraude, tremendo fiasco, pero de allí a que el gobierno actual decida porque se le hinchan eliminar los apoyos económicos a esquemas de auxilio social como: refugios para mujeres violentadas,  comedores comunitarios, guarderías pero eso si cientos de millones de pesos para promover beisbol. 

Y solo como ejemplo del obtuso proceder de López Obrador y de su incapacidad para escuchar otras voces que no sea la suya. Además gente con grados académicos, experiencia y habilidad en los temas. Son organismos internacionales, que fundamentan sus dichos en la ciencia pura y no en ideologías o terquedades mal sanas. Hace unos días  la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) advirtió sobre riesgos de seguridad ante el plan de operar Santa Lucía, el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y Toluca como un sistema.

Más aún advirtió: “los tres aeropuertos están muy cerca. En terrenos montañosos y a gran altura, lo que pone en jaque las operaciones seguras y eficientes (…) la seguridad nunca debe ser comprometida y no queremos que las inversiones en estos tres aeropuertos se vean comprometidas por requisitos de gestión del tráfico aéreo, que en última instancia limitan su utilización”, dijo Alexandre de Juniac, director general de IATA.  Un detalle más le advirtieron al gobierno federal, que no está bien visto que militares estén a cargo de aeropuertos civiles. ¿Que respondió a esto López Obrador? La decisión ya está tomada. 

Sobre la forma de atender los problemas de mujeres con las guarderías, comedores comunitarios en zonas de alta marginación y los refugios para víctimas de violencia, a los que quitó los recursos para operar, él señor no se da cuenta que revictimiza a las víctimas. Qué lástima, una verdadera lástima.