¡Nada de que se nos va a ir, gobernadora, la chamba está aquí!

¡Nada de que se nos va a ir, gobernadora, la chamba está aquí!

No pocas veces los sonorenses admiradores de un gobernador han jugado con la posibilidad de que el mandatario en turno fuera llamado a la Ciudad de México para integrarse al gabinete. Los seguidores de Luis Encinas lo imaginaron como Secretario de Educación Pública; los de Faustino Félix, como titular de Agricultura y Ganadería. Manlio Fabio Beltrones deseaba que lo rescatara (usó esa palabra) el presidente Zedillo pero en ninguno de esos tres casos hubo agua de piña

El triste espectáculo de los ministros de la Suprema Corte
Quitemos tres de la lista de aspirantes a Rector
¿No politizar las protestas populares? ¿Sois ingenuos o qué?

Carlos MONCADA OCHOA

      No pocas veces los sonorenses admiradores de un gobernador han jugado con la posibilidad de que el mandatario en turno fuera llamado a la Ciudad de México para integrarse al gabinete. Los seguidores de Luis Encinas lo imaginaron como Secretario de Educación Pública; los de Faustino Félix, como titular de Agricultura y Ganadería. Manlio Fabio Beltrones deseaba que lo rescatara (usó esa palabra) el presidente Zedillo pero en ninguno de esos tres casos hubo agua de piña.

  El único caso que registra la historia es el de Rodolfo Elías Calles (1932-1936) a quien el presidente Cárdenas llamó a la Secretaría de Comunicaciones; pero no le fue nada bien dado que su padre, el general Calles, fue exiliado por Cárdenas y Rodolfo tuvo que renunciar.

  La cuestión es que los sonorenses veían el probable movimiento de un gobernador como ascenso, como un escalón para llegar más arriba, quién sabe si hasta mero arriba.

  Pero, a como están ahora las cosas,  ¿es un ascenso pasar del ejecutivo de una entidad federativa a la secretaría general del PRI? Desde luego, no. Ni siquiera se trata de atender una invitación (equivalente a una orden) del presidente, porque ya no hay presidente priista. Y esto nos lleva a otra cuestión que ya se ha ventilado durante los dos sexenios en que el PRI padeció la orfandad: ¿quién manda en el PRI? 

  Creo que se disputan el control algunos militantes veteranos con grupo, pero que por ahora no hay unidad. ¿A quién beneficiaría y a quiénes perjudicaría que Claudia Pavlovich solicitara licencia y se fuera al PRI? 

  Creo que el primer beneficiado sería Beltrones porque tendría (según sus cuentas) en el comité ejecutivo nacional una aliada para sacar avante la candidatura de su hija. Y los perjudicados seríamos todos los sonorenses porque se interrumpiría el avance de todos los programas de gobierno y el proceso para elegir sucesor o sucesora (tarea que nuestra Constitución asigna al Congreso del Estado), dada la integración del Poder Legislativo desquiciaría a toda la entidad.

  Cualquier reprobado de Secundaria o de Prepa se considera calificado para descalificar a la gobernadora. Está bien, son asuntos de nuestra democracia, aunque las opiniones que no se dan con fundamento, no valen. Pienso que Claudia Pavlovich está haciendo bien su trabajo y esta opinión no es la única ni está exenta de “peros”.

  En su oportunidad tendrá que enfrentar la responsabilidad, como jefa virtual del PRI en Sonora, de encauzar a las fuerzas de su partido para que nominen candidato o candidata para 2021-2027. Es un sueño que se pueda forjar, dentro del PRI, una candidatura ganadora, pero si encuentran alguien que realice una campaña fuerte, digna, honesta, inteligente, y obtenga un número decoroso de votos y triunfos en distritos electorales y municipios, dejaría un avance aprovechable en el siguiente periodo.

  Por el hecho de ser la primera mujer que ocupa el Poder Ejecutivo, Claudia ya escribió su nombre en la historia de Sonora. De ninguna manera quiero que la historia diga que esta primera gobernadora no cubrió los seis años completos.

carlosomoncada@gmail.com