Muchos siguen sin hacer caso

HomeEntretelones

Muchos siguen sin hacer caso

Incluido el presidente Andrés Manuel López Obrador, importantes segmentos de la sociedad mexicana mantienen una actitud negligente e irresponsable frente a la pandemia del CODIV-19, que a nivel mundial ha cobrado ya, al filo de la media tarde de este lunes, más de 37 mil vidas y tiene contagiadas a casi 778 mil personas

Ecos del padrecismo
Mal y de malas la 4T
La nueva anormalidad

Incluido el presidente Andrés Manuel López Obrador, importantes segmentos de la sociedad mexicana mantienen una actitud negligente e irresponsable frente a la pandemia del CODIV-19, que a nivel mundial ha cobrado ya, al filo de la media tarde de este lunes, más de 37 mil vidas y tiene contagiadas a casi 778 mil personas.

Cierto que somos muchos quienes hemos asumido de forma solidaria y responsable los vehementes llamados de autoridades de los tres niveles de gobierno para que nos mantengamos bajo resguardo en nuestros hogares, pero distintos reportes hacen saber que se mantiene la efervescencia en puntos de confluencia comunitaria, que constituyen una amenaza contra quienes cumplimos las restricciones.

Es de esperarse que la radicalización de medidas previstas por el decreto de la gobernadora Claudia Pavlovich, como la suspensión de actividades y cierre temporal de empresas y centros de trabajo no esenciales, sacará a mucha gente de las calles y es de esperarse que tal tendencia se perciba mucho mejor a partir de este martes y miércoles.

Claudia Pavlovich

Pero por lo pronto, no descarte Usted que el daño ya esté hecho y se refleje en los siguientes 10 días, con un marcado despunte de contagios, ese que tanto ha advertido el titular de Salud en Sonora Enrique Clausen y allá en las alturas del gobierno federal, en donde por fin tomaron conciencia sobre la riesgosa estrategia neoliberal de privilegiar la economía por sobre la salud pública.

Retacamos estos Entretelones antes de darse a conocer el conteo de contagios diarios, pero es de preverse que a nivel nacional se superarán los mil 100 casos, así como se incrementará el número de fatalidades, en un contexto de creciente incertidumbre, sin que hasta ahora el presidente López Obrador muestre un liderazgo que sume y una a la nación, en el propósito común de salvar vidas y contener la expansión de la pandemia.

No, lejos de esa visión propia de un Hombre de Estado, sigue ciclado en su desgastado discurso de confrontación donde se asume víctima de los conservadores y se entretiene en explicar y justificar sus frecuentes metidas de pata que perpetra prácticamente todos los días, que son materia de conversación y casi monólogos en sus ridículas comparecencias mañaneras.

Sergio Pablo Mariscal

Al menos en Sonora sí tenemos conducción y liderazgo, con la gobernadora Pavlovich bien metida en el manejo de la emergencia y valga destacar la cooperación, respaldo y colaboración, de por ejemplo, la alcaldesa de Hermosillo y Cajeme, Célida López y el de Cajeme Sergio Pablo Mariscal, quienes contrario a lo que pudiera suponerse, no han atendido a las estupideces de su jefe en esa materia y se mantienen a la vanguardia en la aplicación de las medidas de protección ante la contingencia.

En el recuento de los daños luego de apaciguar la pandemia, en Sonora podrá decirse que para efecto de la actuación de autoridades estatales y federales, por ellos no quedó ni se escatimaron esfuerzos para proteger a la gente y que los perjuicios derivaron de individualismos irresponsables que imitaron los cotidianos malos ejemplos y disparates presidenciales y a la inacción, desbarres e incompetencia de la estructura federal en la entidad.

Acá las cosas se toman como lo que son, en serio, y por eso el intenso trajín en los diversos frentes desde donde se habilitan espacios deportivos como centros de atención hospitalaria para contagiados; avituallamiento de equipamiento para personal sanitario; suspensión temporal de actividades en empresas, que dicho sea de paso, en algunas se ha tenido que aplicar en tesonera labor de convencimiento el titular de economía Jorge Vidal Ahumada, y en materia de respeto a los derechos laborales de miles de trabajadores en paro forzado, el secretario del Trabajo, Horacio Valenzuela.

Horacio Valenzuela

Es un hecho que a partir de este lunes cierran establecimientos y empresas con actividades no esenciales y para que se cumpla en todos sus términos la Declaratoria de Emergencia Sanitaria emitida por la gobernadora, brigadas de COFEPRIS, de Salud, del Trabajo, de Protección Civil, Policía Estatal, con el apoyo de la autoridad municipal, se realizarán tareas de verificación y atención de quejas de la gente. 

Contundente el titular del Trabajo en la conferencia de prensa de esta mañana al advertir que las medidas no prevén excepciones, todas aquellas empresas con actividades esenciales deberán cumplir rigurosamente con el protocolo sanitario adecuado para proteger a empleados y clientes y aquellos comercios o establecimientos con actividades no esenciales y que no suspendan sus labores, podrán ser apercibidos o multados.

En el frente del abasto de alimentos también se hace la tarea tal como lo desglosó en esa misma comparecencia ante medios de comunicación, el titular de la Sagarhpa, Jorge Guzmán Nieves, quien subrayó que el sector agroalimentario de la entidad opera con normalidad, guardando condiciones sanitarias adecuadas para proteger a trabajadores agrícolas, en función de protocolos de protección pactados con el sector patronal.

Jorge Guzmán

Otro frente no menos importante es el programa de distribución de cien mil despensas para atender necesidades de sectores más vulnerables, para en términos generales tener todo cubierto frente a lo que se considera la inminente llegada de lo peor de la pandemia, destacando además el meritorio y comprometido esfuerzo de autoridades municipales para disuadir la ocurrencia de aglomeraciones y para sacar de las calles a paseantes, sin que tengamos idea hasta ahora de hasta cuando iniciará la aplicación de sanciones contra esos, que sin oficio ni beneficio, ocupan vialidades y espacios públicos de la capital del Estado.

Como ven, a este reportero no lo distraen vergonzosos protagonismos y ocurrencias del presidente, sin que falten por ahí quienes insisten en atribuirle alcances e inteligencia para tender cortinas de humo frente a su errática e incompetente actuación ante el coronavirus, cuando resulta evidente que sus desbarres y pendejadas le salen naturalitas y al momento o simplemente se trata de compromisos ineludibles que debe cumplir sin importar nada.

El polémico y vergonzoso saludo

El caso de los “ventiladores” que afean el paisaje de la Rumorosa atiende a la primera acepción, en tanto que el polémico saludo, cordial trato y tuteo con la madre de Joaquín Guzmán, corresponde a la segunda, quedando para el anecdotario histórico las explicaciones y justificaciones que dio en la mañanera de este lunes, ante el daño que ha hecho a México esa familia de criminales.

Hasta considerados leales hasta la ignominia de la 4T mostraron extrañeza y cuestionaron ese gesto cordial inédito ocurrido en el mero corazón de la tierra del Chapo, Badiraguato, precisamente el día del cumpleaños del junior Ovidio y lo más loco es que en la Mañanera López hasta se disculpó por referirse por su apodo a quien está guardado en una cárcel gringa, faltando sólo que antepusiera el Don.

López alternando con narcos

Como accesorios de ese polémico saludo, quedan hechos como el que la señora Consuelo estuvo acompañada por el grupo élite de sicarios comisionados por el mismo Chapo para cuidar a su progenitora, así como su hermano mayor, Aureliano Guzmán, «El Guano», presunto sucesor como líder del cártel, quien se supone es requerido por una corte federal de Texas por cargos de narcotráfico.

Desde cualquier punto de vista esa fue una soberana imprudencia y peor la perorata que como justificación vomitó en la mañanera, espacio que de plano alcanza altos niveles de repelencia, con un presidente negado a responde preguntas y obsesionado en la descalificación de medios de comunicación, incontinencia verbal plagada de lugares comunes donde los conservadores ocupan el mayor tiempo.