Militarizar, la vía

Militarizar, la vía

A diversos municipios y estados del país no les fue tan bien o incluso les fue peor, cuando durante el gobierno de Felipe Calderón se impuso el famoso Mando Único e instaló a militares de alto rango en mandos policiacos, decisiones que fueron impugnadas por atentar contra el artículo 115 Constitucional y la soberanía de los estados

Insurgencia presupuestal
Galardón que prestigia
Como papalote sin cola

A diversos municipios y estados del país no les fue tan bien o incluso les fue peor, cuando durante el gobierno de Felipe Calderón se impuso el famoso Mando Único e instaló a militares de alto rango en mandos policiacos, decisiones que fueron impugnadas por atentar contra el artículo 115 Constitucional y la soberanía de los estados.

Pero como distinto a lo proyectado y comprometido por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en materia de seguridad, la carnicería es mayor e imparable, de nueva cuenta se saca dicha estrategia del baúl de los recuerdos, con la esperanza de que ahora sí al menos disuada el accionar del crimen organizado y dicha militarización no agreda ni lastime derechos humanos de la población civil.

Lo anterior viene al caso, porque en reunión celebrada en Guaymas, el Secretario de Seguridad Pública Federal, Alfonso Durazo Montaño, ratificó lo que desde un día antes ya había sido divulgado: las direcciones de seguridad pública de los ayuntamientos de Hermosillo, Guaymas, Empalme, Cajeme y Navojoa estarán a cargo de militares y se rediseñarán las Mesas de Seguridad para operar como Mando Único.

Esta es la agenda que se trató en la reunión de seguridad en Guaymas

En esos dos párrafos se resume lo concreto alcanzado en la cumbre de seguridad llevada a cabo en las instalaciones del 8° Batallón de Infantería de Marina, con la asistencia de los titulares de la SEDENA y la MARINA, Crescencio Sandoval y Rafael Ojeda, respectivamente, así como de la gobernadora Claudia Pavlovich y Célida López, Sara Valle, Pedro Pablo Mariscal, Miguel Francisco Genesta y Rosario Quintero, presidentes municipales de Hermosillo, Guaymas, Cajeme, Empalme y Navojoa.

Conexo a los datos de lo que el gobierno federal hará para someter a la delincuencia organizada en Sonora, así como para coadyuvar en el combate al delito patrimonial a las instancias estatales, está la información que disponemos los sonorenses bien informados: Sonora ocupa el privilegiado lugar 27 en criminalidad a nivel nacional, y si bien no está exento de eventos criminales de alto impacto que tienden a difuminar dicha realidad, ese hecho es indubitable y reconocido por el mismo Durazo Montaño.

Desde un día antes nos habíamos enterado de la decisión de nombrar como Comisarios de Seguridad Pública de Hermosillo al General de División, Gilberto Landeros Briseño; al Capitán de Fragata Andrés Cano Ahuir, en Guaymas; al capital de Corbeta, Julio Alberto Hernández, en Empalme; al Coronel de Infantería en Retiro, Jorge Manuel Solís, en Cajeme y como comisario de seguridad Pública de Navojoa, al General de División, Ismael Cervantes Ramos.

Claudia Pavlovich en la reunión de seguridad

En atención a invitación a la rueda de prensa posterior a la reunión cumbre aludida, temprano agarramos carretera para estar en punto de las 12 del día y prever lo que suponíamos una férrea disciplina militar en materia de horarios de agenda y vaya planchazo que nos dimos, porque paraban las tres de la tarde sin cumplirse las ansias de cobertura para tan interesantes temas.

La verdad es que grave falta de consideración y respeto; falta de solidaridad elemental por parte de la Secretaría de Seguridad Pública y mandos de esa instalación militar para con los representantes de medios de comunicación que vieron pasar el tiempo primero en un espacio cerrado cuyas descargas de refrigeración estaban de adorno y luego en abierta resolana, toda vez controles estúpidos para acceder al lugar de la conferencia de prensa, sin disponer de áreas sombreadas y al menos agua.

Por dignidad elemental y porque a fin de cuentas y más allá de catilinarias bien intencionadas y plenas de buenos propósitos tan propias de Durazo Montaño, lo sustantivo de la reunión ya lo disponíamos y lo que no, pues lo buscaríamos, y por eso es que junto a los colegas de la reporteada, José Alfredo Ochoa, Mauricio Rodríguez y Ramón Olea, decidimos ahuecar el ala.

Gilberto Landeros Briseño, nuevo comisario en Hermosillo

Así lo hicimos, ya que a pesar de la importancia de los temas a tratar, primero está la dignidad de las personas, el respeto, la civilidad y la solidaridad con quienes nos esforzamos por llevar a la superestructura social lo que ocurre en su entorno, consideraciones que obviamente le valen sorbete al de Bavispe, sin que tengamos la menor idea de la tardanza, toda vez que se supo que la reunión privada había concluido a eso de las 12:15 del día.

A eso de las tres y cacho, cuando ya enfilábamos en plena carretera rumbo a la capital del Estado, nos enteramos que por fin iniciaba la conferencia de prensa, ahí donde se dio a conocer la información expuesta en párrafos anteriores, en el marco de una estrategia que se replicará en los principales municipios de todo el país, que en el caso de Sonora, también se instalarán militares en las direcciones de seguridad pública de Caborca, Puerto Peñasco, San Luis Río Colorado, Nogales y Agua Prieta.

Vamos a ver qué nuevo curso toma la protección de personas y bienes de la sociedad sonorense, cuando se sabe que lo de la Guardia Nacional está resultando un fiasco en materia de reclutamiento, toda vez que el 90 por ciento de los aspirantes no han pasado los exámenes de control y confianza y por ello su integración carece de representación civil, así como el inminente retiro de la certificación del gobierno de Estados Unidos a México en el combate al tráfico de drogas, por los ralos resultados en esos meses.

Jorge Manuel Solís, nuevo comisario en Cajeme

No creemos que la llegada de militares a mandos municipales de seguridad pública sea como la panacea que acabará con el delito, aunque de alguna forma su presencia deberá reactivar las corporaciones a través de la disuasión para que se porten bien y no anden solapando chingaderas ni pactando cosas, sin dejar de lado que su arribo deberá ser en compañía de un buen número de también militares de plena confianza que se ocupen de los mandos medios.

Si no es así, de nada servirá, aunque por otra parte está el riesgo de actuaciones atentatorias a los derechos humanos de los ciudadanos, aspecto que de acuerdo a diversas fuentes consultadas, para nada se aludió en la mentada conferencia de prensa.

Por lo pronto, hay que reconocer el enfoque del secretario de Seguridad federal respecto a las narcomantas, al invitar a no dar credibilidad a dichas estrategias operadas presuntamente por grupos del narco antagónicos y por otra parte, llaman la atención la contundencia con que alude que las bandas de la delincuencia organizada en Sonora están plenamente identificadas, pero en su combate no basta atacar sus estructuras operativas, sino ir tras sus vertientes financieras.  

David Anaya Cooley

Por lo pronto, de acuerdo a su interacción en redes sociales, la alcaldesa de Hermosillo está de plácemes por la decisión tomada, a pesar de que apenas el lunes cubría de halagos Luis Alberto Campa Lastra, a quien creímos inamovible como Comisario de Seguridad Pública en Hermosillo y que sin embargo deberá dejar el cargo para incorporarse, creemos, a la seguridad del entorno cercano de la presidenta municipal o alguna asesoría en la materia.

También tuvo expresiones muy gustosas el alcalde de Cajeme, sin que tengamos idea de las opiniones de la de Guaymas, Empalme o de Navojoa, aunque por sus orígenes morenistas sin lugar a duda habrán de aceptar a pie juntillas las decisiones tomadas y así lo operarán en las correspondientes sesiones de cabildo, instancia que a fin de cuentas aprueba o rechaza las propuestas de nombramientos.

En fin, ya veremos cómo se desenrolla este tinglado, sin dejar de reconocer que como bien dice Durazo Montaño, Sonora es un estado privilegiado al estar en el lugar 27 en el índice de criminalidad a nivel nacional, dada la efectividad en las tareas de prevención y ataque a la delincuencia por parte de la Secretaría de Seguridad Pública a cargo de David Anaya Cooley y en el combate a la impunidad que encabeza la fiscal, Claudia Indira Contreras, con la participación como primer respondiente de las instancia municipales, a pesar de que como se dice, estén en muy mala situación y ser proclives a la infiltración de la mañosada.

Estamos mejor que 26 estados del país en ese rubro y ojalá que la militarización de mandos policiacos anunciada, represente un avance y no derive en cosas peores.

Petra Santos Ortiz y su reclamo a Alfonso Durazo

En fin, hastiados de las groserías y trato indigno y falto de respeto, ya salíamos de las instalaciones de la Infantería de Marina, cuando nos topamos con la bragada luchadora de izquierda, Petra Santos Ortiz, quien luego de no permitirse su ingreso al lugar de la reunión, se apostó en la puerta de entrada armada con una cartulina donde exigía ser atendida por Durazo Montaño, luego de que hace ya semanas fue desconocida como titular de la SEDATU en la entidad.

Nos comentó que han sido infructuosos sus varios intentos por parlamentar, platicar y dialogar con el mandamás de las huestes de MORENA en Sonora que también cobra como titular de seguridad federal y que de plano no se ha podido y lo dijo francamente encabronada.

A Santos Ortiz la conocemos desde principios de los años 80’ y contrario a las trayectorias veleidosas de toda una diversidad de personajes de la izquierda sonorense, ella se ha mantenido en una misma línea y por eso la considerábamos un activo muy importante de la cuarta transformación en Sonora e incluso creímos que era la consentida del mismo López Obrador a quien siempre respaldó en sus intentos por ser presidente de la república.

Pues lástima margarito, porque cuando se le hizo al Peje tal ambición, junto a él arribaron toda una caterva de oportunistas que obviamente o no conocen o no respetan la trayectoria de esta integrante de la izquierda histórica de Sonora y por eso no la atienden, no la van a atender, así como no fue atendida en esta ocasión.