¿Miércoles de esperanza? ¿De resurrección? Ya se largaron

¿Miércoles de esperanza? ¿De resurrección? Ya se largaron

Los confundieron por eso asesinaron a 9 miembros de la familia Lebaron, informó el gobierno federal. Válgame Dios, la misma excusa barata que se ha escuchado desde hace décadas

Hay nuevo presidente en Cuba, con un enemigo más letal en EU
¿Reportan 400 casos de violencia contra niños y ancianos cada mes? ¡Es un desastre!
Liberan 10 mil reos de cárceles en Ciudad de México ¡Agárrense!

Juana María Olguín

Los confundieron por eso asesinaron a 9 miembros de la familia Lebaron, informó el gobierno federal. Válgame Dios, la misma excusa barata que se ha escuchado desde hace décadas. Y en esa declaración hay una especie de cuasi responsabilidad que se le adereza a las víctimas, algo así: ¿cómo se les ocurre andar por esas zonas? Qué se encuentra en manos de grupos delictivos. Por cierto ¡Andrés Manuel López Obrador le dio el pésame a su homólogo, Donald Trump ¿se le olvidó que también son mexicanos? Los muertos nacionales le importan un reverendo pepino.

Es un acto abominable lo ocurrido al medio día de este lunes en territorio sonorense y el caso obtuvo mucha resonancia por la condición de las víctimas que son estadounidenses y poseen la nacionalidad mexicana, por eso López Obrador tuvo el detalle de dar el pésame al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, porque su majestad no se detiene ni un instante con las desgracias nacionales así los caídos sean niños como los últimos ataques en la ciudad de México.

Para colmo la palabra que cruzó entre los estadounidenses es que se trata de actos terroristas lo ocurrido en México que provocó la muerte de 9 civiles, 3 madres y 6 niños, además de otros seis que resultaron lesionados. Esa declaración significa demasiado en boca de los policías del mundo, quienes, en nombre de su seguridad, se facultan a perseguir más allá de sus fronteras, en el país que sea, traspasando todos los principios de legalidad y demás, para ir por “personas de interés”.

Esa es la razón para que haya venido hasta el lugar de la masacre, a Bavispe el titular de la secretaría de Relaciones Exteriores (SER), Marcelo Ebrard quien cómo si fuera investigador forense vio, tocó los restos calcinados que todavía permanecían en el mismo lugar, de la tragedia.

Pensé de ilusa que hoy podía ser un miércoles de esperanza ¿De resurrección? Para que el estado de Sonora, recuperara seguridad, paz, tranquilidad luego que el martes por el medio día concurrieron a esta tierra, desde el titular de seguridad pública, Alfonso Durazo, así como el secretario de Marina, Armada de México (Semar) y un representante de la Defensa Nacional (Sedena), pero resulta que como llegaron se fueron. Trajeron nada, hicieron nada ¿A qué diablos vinieron entonces a pasear su trasero? A mostrar un interés ficticio. El que no trasciende más allá de la foto de su llegada y luego a hacer una retirada o mejor dicho reculada. 

Aún no se celebran los funerales de esta familia masacrada, cuando la desgracia ahora se da en Jalisco, donde esta mañana fueron localizados los cuerpos de siete hombres hallados al interior de tres vehículos abandonados en el municipio de Tonalá, quienes presentaban impactos de armas de fuego. Estos no recibirán el pésame, son mexicanos caídos en esta guerra cruenta a quienes desde ya el gobierno les declaró culpables de su muerte.

Con especial frustración veo que el gobierno en Nogales, que encabeza el alcalde, Jesús Pujol, -un príncipe enamoradizo que se casará con una de sus funcionarias-, no se ha interesado ni un ápice en atender el flagelo de las madres solteras, quienes al salir a trabajar dejan a sus hijos encerrados bajo llave en sus casas. El pasado lunes dos pequeños de 4 y 6 años fueron rescatados por la tarde en el fraccionamiento San Carlos, tenían miedo de estar solos y mucha hambre, la mamá los abandonó sin nada de comer. 

Ah, pero eso sí el personaje emula a López Obrador con su conferencia mañanera, donde igual ¿solo se luce y vomita tontería y media como lo hace su ídolo? Que lástima de oportunidad de hacer el bien para que terminen endiosados de oír su voz y de sí mismos. Me dan asco y vértigo.