Mi libro “¿Y Padrés, qué?” casi está listo para circular

Mi libro “¿Y Padrés, qué?” casi está listo para circular

Carlos MONCADA OCHOA Ayer aprobé la portada del libro “¿Y Padrés, qué?”, lo que significa que entrará al proceso de impresión de un momento a otro.

Viejas y nuevas mañas de los presidentes en sus giras
¡Albricias, López Dóriga reconoce un triunfo de López Obrador!
Ahora resulta que los peatones atropellados son los culpables

Carlos MONCADA OCHOA

Ayer aprobé la portada del libro “¿Y Padrés, qué?”, lo que significa que entrará al proceso de impresión de un momento a otro. La aparición de un libro es siempre emocionante para un autor, pero en este caso la emoción es especial por su contenido. Y porque no sólo trata de la prisión y proceso del ex gobernador y sus cómplices, sino también de los problemas que heredaron a la administración actual y no se han resuelto aún.

Así se explica el subtítulo que aparecerá también en la carátula: “La basura que no han barrido”.

En el libro “Asalto a Sonora” me ocupo de los problemas generados por Padrés, en primer lugar, la pugna por el agua de la presa del Novillo y el acueducto construido a pesar de los ordenamientos en contrario de las autoridades judiciales de la Federación.

Se demostró con holgura la responsabilidad del presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Raúl Ramírez, en el encarcelamiento de la trabajadora Gisela Peraza Villa durante cuatro años y la tortura a que fue sometida, así como el atropello a los trabajadores de la Comisión, casi cuarenta jefes y jefas de familia cesados sin razón. Y Raúl Ramírez sigue en su puesto. Hay que armarse de valor y señalar las fuerzas que incluyen para sostenerlo.

Padrés impuso al presidente del Supremo Tribunal de Justicia mediante procedimientos ilegales, y aunque ya no ocupa la presidencia, el espurio magistrado Sebastián Sotomayor continúa dentro del Poder Judicial.

El terrible atentado contra “Hermosillo Flash” y su creador, el periodista Eduardo Gómez Torres, “se arregló” al margen de lo ordenado por las normas jurídicas. Eduardo sufrió una serie de infartos que lo llevaron a la tumba; declaro que su nombre debe ser agregado a la lista de periodistas mexicanos asesinados.

Y hay colaboradores de Padrés que deberían, si no estar en la cárcel, al menos ser objeto de investigación, pero no son molestados.. ¨¿Por qué mano de seda con éstos?” se llama el capítulo correspondiente.

Dentro de ocho días, concretamente, el 10, hará un año que Padrés fue detenido por infantes de Marina y agentes de la PGR al salir de su entrevista con Ciro Gómez Leyva. El 16 hará diez años de haberse dictado los dos autos de formal prisión que lo mantienen en la cárcel.

Desde el primer día, el siempre incrédulo sonorense ha esperado que opere un “acuerdo en lo oscurito” que haga posible el milagro de devolverle la libertad a Padrés. Apenas ayer se habló de un reciente intento para abrirle las puertas de la prisión.

No debe creerse que los ciudadanos estamos ansiosos de venganza por los atropellos de Padrés y cómplices. Lo que anhelamos es un principio de justicia y, como la gente lo dice a voz en cuello, que devuelva lo que se robó.

De estos temas trata mi libro, escrito y publicado sin el apoyo de ninguna editorial de partido o de grupo político alguno. De hecho, por criticar a todos creo que no quedaré bien con nadie de los que detentan una parcela de poder.

Habrá tiempo, creo, para contar a ustedes, lectores fieles, algo más sobre el contenido de la obra y, en su oportunidad, dónde se presentará y podrá ser adquirida.

 

Carlosomoncada@gmail.com