LUNES CULTURAL: ¿Qué pasa, Colegio de Sonora?

LUNES CULTURAL: ¿Qué pasa, Colegio de Sonora?

Carlos MONCADA OCHOA La seria y formal institución que hasta ahora ha sido El Colegio de Sonora, prestó personal y auditorio para un evento extraño

Septiembre, mes de los aniversarios grandes y de los tristes
¿Tienen cara los diputados para reprobar la corrupción?
Se inmiscuye el poder público en el proceso de elección de Rector

Carlos MONCADA OCHOA

La seria y formal institución que hasta ahora ha sido El Colegio de Sonora, prestó personal y auditorio para un evento extraño, cuya finalidad fue denigrar el nombre de una mujer en el simposio que, paradójicamente, se anunció como “Misoginia y Literatura”.

Una cucaracha que cada vez que consigue un boleto de avión viene a Sonora a vomitar sus amarguras por sucesos que pasaron (y quién sabe si hayan pasado) hace 25 años o más, se regodeó insultando a una de las más brillantes egresadas de El Colegio, la maestra Guadalupe Beatriz Aldaco Encinas.

Lupita se tituló Licenciada en Letras Hispánicas en la Universidad de Sonora y es Maestra por la UNAM, así como Master en Salud Mental, Ciencias Humanas y Sociales por el Instituto de Altos Estudios Literarios de la Universidad de León, España. De 1989 a 1991 fue investigadora de El Colegio. Fue coordinadora de Literatura del Instituto Sonorense de Cultura y escribió, con una beca del FONCA, “Las formas de la arena”, ensayo sobre la novela sonorense. La cucaracha amargada no aparece ahí. Sus novelas son de bajo nivel y eso debe ser uno de los motivos para la absurda fobia..

Lupita impartió clases en la Unison, la Universidad del Noroeste y el ITESM. Fue directora de la revista “Universidad” y logró, milagro que se ha perdido, eliminar el rezago en la publicación de ese vocero. También fue directora huésped de la revista “Tierra”, de Conaculta y creó y dirigió “Lúdika”, revista del ISC. Asistió a dos diplomados en Cartagena de Indias, Colombia, de lo cual da constancia su ensayo “Macondo y la melancolía”, que se encuentra en la hermosa edición de “Cuaderno de Bitácora. La segunda travesía. Un recorrido por el realismo mágico”, publicado en Colombia en 2009.

La cucaracha parlanchina debe haber sorprendido la buena fe de los organizadores de “Misoginia y literatura”, y al parecer también la de los directivos del ISC que, según rumores, atendieron sus ruegos de publicarle una novela. Si ha deturpado ya a dos directores que le dieron trabajo, ¿qué podrá esperar el director actual de su gesto caritativo?

EL PRIMER CONGRESO de Archivo y Transparencia, motor para la democracia” se llevará al cabo los días 22 y 23 de este mes. Organiza la Universidad de Sonora. El celo en acomodar el adjetivo ordinal “primer” o “primero” a un Congreso insinúa el propósito de continuar con el segundo, el tercero y los que vengan. Pero como que pretende dar a entender, también, que es el primero, porque no había habido esfuerzos similares antes.

La propia Universidad dedicó su XXIV Simposio de Historia y Antropología, en 1999, al tema “Archivos y fuentes para la investigación histórica” en el que se presentaron casi 50 ponencias, entre ellas una conferencia de la directora del Archivo General de la Nación, Patricia Galeana. Esta dama encabezó, junto con el gobernador Armando López Nogales y el rector Jorge Luis Ibarra, la inauguración del congreso nacional de archivos. Ah, también participó el doctor Humberto Monteón González, fundador del Archivo Histórico de la Universidad.

TERMINA EL PLAZO este día para los artistas plásticos que deseen registrarse, con sus obras, para tomar parte en la Bienal del Noroeste. Esta Bienal, de bien consolidado prestigio es excelente oportunidad para que los pintores se den a conocer en todo el Noroeste…, si los seleccionan, digo.

MUY BIEN RECIBIDO ha sido el nuevo texto de la convocatoria del Concurso del Libro Sonorense, especialmente por el autorregistro de obra por Internet, que permite a los autores contar con un comprobante de participación. Antes se entregaban las copias solicitadas, y con el pretexto de respetar el anonimato, no se extendía recibo a los escritores. Mejoramos, pues.

 

carlosomoncada@gmail.com