LUNES CULTURAL: La Muestra Estatal de Teatro, a mejor vida

LUNES CULTURAL: La Muestra Estatal de Teatro, a mejor vida

Carlos MONCADA OCHOA TERMINÓ ANOCHE la Muestra Estatal de Teatro. ¿Qué número fue esa Muestra? He ahí una pregunta para concurso con premio en efec

Sería excelente un estudio psicológico de los mensajes de Facebook
Como escasean los nuevos buenos políticos, ¡a reciclar se ha dicho!
Primer paso para que se largue el presidente de los Derechos Humanos

Carlos MONCADA OCHOA

TERMINÓ ANOCHE la Muestra Estatal de Teatro. ¿Qué número fue esa Muestra? He ahí una pregunta para concurso con premio en efectivo. Las Muestras se iniciaron en la Casa de la Cultura y la Casa comenzó a funcionar en 1980. La primera Muestra se realizó en 1985, pero no basta con restar 2017 menos 1985 para conocer el número de Muestras, pues algunos años no las ha habido. El mecanismo consistía en celebrarla con la asistencia de cuantos grupos quisieran inscribirse, seleccionar una obra ganadora y mandarla a la Muestra Regional. La que triunfara allí, iba a presentarse en la Nacional.

Las cosas no siempre funcionaron así, pues hubo dos o tres ocasiones en que la autoridad escogía, mediante democrático dedazo, al grupo de sus preferencias, y lo mandaba a la Muestra grande sin haber pasado por las medianas. Hay mucho que contar al respecto, y desde luego, hacer notar que las primeras nueve o diez muestras (del Siglo pasado), eran un acontecimiento que atraía público. ¡Ya lo quisieran ahora!

SONIA LEÓN, actriz originaria de Santa Ana, que se fue a radicar al centro del país, Puebla, me parece, fue objeto de homenaje anoche por su trayectoria. El Instituto Sonorense de Cultura creó el Ícaro (una estatuilla, supongo), y se le entregó. El Ícaro es significativo, dice un boletín del ISC, porque representa al artista que vuela y vuela hacia el sol, aunque se quema las alas. La mitología no enseña eso, pero si tal interpretación les conviene, ni hablar. Según la “Mitología griega” del padre Angel María Garibay, Dédalo le hizo a su hijo Ícaro unas alas de madera y plumas pegadas con cera para que escapara de la prisión volando. Le recomendó que no volara tan bajo que el mar le humedeciera las alas, ni tan alto, que el calor derritiera la cera. No hizo caso, voló alto, se derritió la cera, se quedó sin alas ¡y cataplún!, adiós, Ícaro.

Siempre agradeceré a Sonia que haya formado parte del elenco que puso en escena mi única obra de teatro, “Todos somos culpables”. El boletín del ISC menciona esta participación entre los trabajos que hizo aquí, pero omite otro muy importante. Escribió una obra premiada en el Concurso del Libro Sonorense, “Cómo aman los elefantes”. Esto fue cuando era director del ISC el licenciado Juan Antonio Ruibal. No le editaron la obra, como era obligado para la institución, pero sí lo hizo la siguiente administración del Instituto, de la que fue director Fernando Tapia Grijalva. Esto me hace recordar que

EL CONSEJO CIUDADANO DE CULTURA hará una reunión estatal en septiembre. Al menos es lo que propone a los miembros del Consejo el doctor Fernando Tapia, que espera respuestas. La junta se celebrará en Hermosillo para trabajar sobre una agenda que no ha de estar lista todavía, pero que versará sobre los temas que alientan la actividad del CCC. Uno de los principales es la aplicación correcta de los presupuestos de los organismos de cultura para que el beneficio sea para más artistas y menos para el lucimiento personal de los funcionarios.

A LA CONMEMORACIÓN del centenario de la Constitución Política del Estado le falta la ceremonia a celebrarse en Magdalena, donde se aprobó el texto de 1917, por lo que es de esperarse que en cuanto los diputados vuelvan a sus curules den paso a los trámites para designar capital a la bella población norteña. Por favor, incluyan un decreto que ordene al calor marcharse a otra parte.

 

carlosomoncada@gmail.com

COMMENTS