Lo que calla la primera generación, la segunda lo lleva en el cuerpo

Lo que calla la primera generación, la segunda lo lleva en el cuerpo

Hasta en "las mejores familias" hay secretos guardados que siguen lastimando nuestro linaje, causando enfermedades, patrones de conducta repetitivos y situaciones que parece no entendemos y no es más que la mala herencia de seguir escondiendo la verdad

Una mente renovada
La artrosis es la manifestación intensificada de la artritis
El temor puede llegar a alejarte de tu verdadero destino

Hasta en “las mejores familias” hay secretos guardados que siguen lastimando nuestro linaje, causando enfermedades, patrones de conducta repetitivos y situaciones que parece no entendemos y no es más que la mala herencia de seguir escondiendo la verdad.

Es momento de airear este cúmulo de informaciones escondidas que tienden a la putrefacción, no para encontrar culpables, no para victimizarse no para querer hacer “justicia” pues en el plan divino: Todo es Perfecto.

Aquí y ahora como mujer me asumo a mí misma como el eslabón que rompe la cadena con amor y respeto al proceso de todos mis ancestros, libero, destapo y dejo fluir todos esos secretos que a veces por una lealtad mal entendida, por miedo a confrontar, por ese absurdo “del qué dirán” se guardan generación tras generación causando daños profundos en las nuevas generaciones.

Cuesta mucho, porque duele, afrontar que en nuestras familias existen o existieron asesinos, violadores y violados, abortos, infidelidades, adopciones, cárcel, enfermedades mentales, suicidios, herencias robadas, adicciones, abandono, desvalorización, desamor etc… Pero si tomamos conciencia de que somos los mismos repitiéndonos hasta que no sanemos esas heridas se seguirán presentando y la única forma de sanarlo es dándole luz a los hechos recuperando la verdad.

Me declaro en libertad de no ser cómplice de un linaje turbio, le doy luz a mi árbol genealógico … curo y sano todo lo que mi linaje no se ha atrevido a decir, a escuchar y a mirar.

Yo merezco ser libre y mi hijo también así que aquí y ahora nos liberamos de las pesadas cargas que otros no se atreven a enfrentar, somos sanos y plenos, amorosos y conscientes y perdonamos con compasión la inconsciencia de todos los que nos han precedido.

Tomado del perfil Ana Sánchez