Llega el agua a familias

Llega el agua a familias

Por allá a mediados del 2011, el comentario de moda por rumbos de San Pedro El Saucito era la lujosa mansión en proceso de construcción cuya propiedad

Cuentas claras
El derecho a sospechar
Herencias malditas

Por allá a mediados del 2011, el comentario de moda por rumbos de San Pedro El Saucito era la lujosa mansión en proceso de construcción cuya propiedad se atribuía al entonces gobernador Guillermo Padrés y menudeaban las quejas respecto a la instalación de un troncal, que desde el acueducto Las Malvinas abastecería de agua a esa propiedad.

El resto es de sobra conocido luego que a ese corrupto e incompetente lo alcanzara el brazo de la ley, aunque desde antes se sabía que disponía de instalaciones para que 120 caballos pura sangre disfrutaran de caballerizas refrigeradas y recibieran atención médica especializada; con una gran alberca; calles pavimentadas; una mansión con todas las comodidades y diversas instalaciones sobre una superficie de 16 hectáreas.

Por supuesto que para dicha infraestructura se requería de mucha agua y así lo dispuso cuando los del ayuntamiento a cargo de Javier Gándara sin chistar dejaron que la Comisión estatal del Agua instalaron su particular acueducto y le impusieron una tarifa social al volumen mínimo de consumo que se fija a una casa en sector popular capitalino, aunque incluso nunca pagó los 130 pesos mensuales.

Luego de los cateos y el embargo precautorio impuesto sobre esa propiedad a mediados del año pasado por parte de la Fiscalía Anticorrupción, Agua de Hermosillo cerró esa toma de agua y se previó la ejecución de diversas obras para que ese vital líquido llegara a familias del sector.

Pues este jueves esa agua que se robaba Padrés y su familia, ya llega a las llaves de 110 familias del llamado San Pedrito, ubicado al oeste de las vías del tren y que a lo largo de esos años fueron abastecidos con pipas, sin que la CEA que dirigía Enrique Martínez Preciado ni las sucesivas administraciones de Agua de Hermosillo durante las gestiones de Javier Gándara y Alejandro López Caballero, atendieran sus solicitudes porque les cedieran algo del agua que iba a la finca de Padrés.

Jesús Davis Osuna

El alcalde Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez ganó otra en favor de los ciudadanos de ese marginado sector al concluir con la instalación de una red de distribución que sin duda transformará ese hasta ahora reseco sector del nororiente de la capital de Sonora.

Nos consta que en cuanto la FAS cateó la lujosa propiedad del ratero ahora en la cárcel, el profe Jesús Davis Osuna, Coordinador de Organismos Rurales de Agua de Hermosillo, se aplicó para atender a los residentes de San Pedrito que solicitaron el servicio del agua, porque la infraestructura de 8 pulgadas, que suministraba agua a las caballerizas del ex gobernador ya existía y dicha tubería pasaba por sus terrenos, por lo que se conectó tubería de cuatro pulgadas para llevarla a 76 vecinos y a 38 más de la Finca y El Encanto, ubicadas un poco más al norte.

Se aventó “El Maloro”, quien aprovechando su estancia por estos rumbos, se reunió con locatarios de venta de comida de San Pedro El Saucito que participarán en la Segunda Muestra Gastronómica el próximo sábado 1 de abril, que promueve el comisionado municipal de Turismo, Eduardo Lemmen Meyer y que en su primera edición el año pasado resultó un éxito.

Eduardo Lemmen Meyer

Pues en esta segunda edición les debe ir mejor a los 27 expositores de lo mejor de la cocina regional porque este próximo sábado el horario se extendió hasta las ocho de la noche en las instalaciones de la telesecundaria, en donde los visitantes podrán degustar de la mejor comida del mundo y ser parte del concurso de cocina y premiación para el mejor tamal de carne, mejor burro y el mejor caldo de gallina pinta; se mostrará un platillo innovador con carne de cerdo, chile colorado y queso regional.

En esta ocasión participarán delegaciones de municipios como Arizpe, Ures, Aconchi, Bacoachi, Cananea y Banámichi y la verdad es que se hay gran expectación por acá y además una muy buena química con el munícipe luego que el ayuntamiento ha ofrecido cursos de capacitación que van desde la disciplina operativa de los negocios, limpieza y orden, hasta el manejo higiénico de los alimentos y la administración financiera.

Por lo demás, luce como fallida la estrategia del PAN de Guillermo Padrés en Sonora, el ser obstáculo o al menos meter zancadillas, con el fin de demorar las respuestas que exige la gente al gobierno estatal o a ayuntamientos priistas.

Dogmáticos y desfachatados, su apuesta es que les vaya mal a sus adversarios partidistas, sin importar que en ese criminal propósito, atropellen a militantes de su propio partido que se niegan a acatar instrucciones y/o líneas de la superioridad, léase Padrés, vía Damián Zepeda-David Galván.

Diana Karina Barreras

La víctima más reciente es la regidora de la comuna capitalina, Diana Karina Barreras, pero ya antes probaron el sabor del autoritarismo, Carolina Lara, Lisette López, Sandra Hernández y Manuel Villegas, integrantes de la legislatura estatal.

De no creerse el regateo al proyecto a la desalinizadora que proveerá de agua a Guaymas y Empalme y en el mediano plazo complementará el abasto a Hermosillo, y ya antes orquestaron campañita opositora a la modernización del alumbrado público en la capital del Estado, aunque a la par se desgañiten histéricos por la incidencia delictiva.

Su negativa a que la administración estatal dispusiera de líneas de financiamiento para subsanar parte del saqueo cuando fueron gobierno, provocó un sisma en el Grupo Parlamentario del PAN en el Congreso del Estado y el incongruente rechazo a tener una ciudad iluminada, derivó en lo mismo en la fracción pitufa del cabildo hermosillense.

Esos son simples antecedentes de una tendencia al interior del PAN cuyo objetivo es la revancha contra quienes los desalojaron del Palacio de Gobierno y del Palacio Municipal en Hermosillo, sin importar llevarse entre las patas a los ciudadanos y que actúen a contracorriente de los intereses de la gente.

Carolina Lara

Los argumentos en contra del proyecto de la desalinizadora resultan una soberana estupidez, como cuando la redimida Lisette López exige que antes de construir esa infraestructura, se resuelvan las fugas donde se pierde tanto caudal actualmente en Guaymas y Empalme, alegato que nunca expuso para detener la construcción del acueducto El Novillo y fíjense que para fugas, Hermosillo.

La Lisette está a prueba y le urge quedar bien con la nomenclatura de su partido y por eso no es de extrañar jaladas como esa, como tampoco son de extrañar las catilinarias de su compañera Célida López, chiva en una cristalería ejemplo de incongruencia y de sinrazón en el grupo que ahora mangonea el diputado Luis Serrato Castell.

Para la hilaridad el que esa señora diputada se diga extrañada de que año con año los recursos presupuestados como ingresos se excedan y que en esa misma proporción se apliquen a programas de inversión, lo cual ocurrió igual cuando el padrecismo, con la diferencia de que en esos tiempos se los robaban y por ello sus efectos pasaban desapercibidos para los ciudadanos.

Cómplice y venal durante el gobierno del cual formó parte, ahora la Célida luce quisquillosa con ese apartado totalmente previsto en el ejercicio del gasto anual bajo la batuta del Secretario de Hacienda, Raúl Navarro Gallegos, resultando una simplada la pretensión de acortar de 45 a 30 días la periodicidad de los informes trimestrales, ya que en todo caso para eso es la revisión de la cuenta pública, y para eso está el Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización.

Célida López

En eso se entretiene la bancada del PAN ahora bajo la tutela de Serrato Castell y no dude usted que vengan cosas peores en el corto plazo, al ser desplazado un factor de equilibrio, precario, pero al fin factor de equilibrio, Moisés Gómez Reyna de la coordinación parlamentaria, pero que ahora preside una fundación que en verdad no sabíamos que existía.

Lo evidente es que prevalece el ánimo revanchista de ese grupúsculo panista y la verdad es que deberían reflexionar antes de seguirle porque no se ve por donde o cómo pudieran frenar el irresistible y fuerte impulso que registra el desarrollo de Sonora, cuando la mejor noticia es que al menos desde el Poder Legislativo no podrán hacer lo que se proponen porque carecen de la fuerza necesaria y sobre todo, carecen de la calidad moral y política para lograrlo.

Por lo pronto, en el cabildo de Hermosillo se repitió la historia del Congreso del Estado, porque quedó en evidencia la irreconciliable situación entre los regidores mangoneados por David Galván y la mentada Diana Karina Barreras, quien ahora se sienta en el lugar más alejado de quienes primero aprobaron la modernización del alumbrado público y luego por instrucciones de la superioridad se hicieron para atrás, y que además se enojaron porque ella se sostuvo en su postura.

Anduvimos por rumbos del cabildo capitalino y fuimos testigos de ese rompimiento, así como también nos enteramos de las amenazas que ha sido objeto la joven regidora por su posición autónoma y congruente, con la posibilidad de que interponga una denuncia al respecto.