La propina dada a Lozoya debe pagarla con cárcel

La propina dada a Lozoya debe pagarla con cárcel

Hasta este día no hay ningún funcionario de seguridad pública que entienda que el grave problema de delincuencia que se padece tiene que ver con la falta de policías en la calle. Aparte de retenes, no saben hacer otra cosa, o no quieren instrumentar planes serios ¿Porqué siguen en lo mismo?

Crisis en el sistema de salud, no caben los enfermos
Cajera de banco ¡se negó a ser asaltada! El bandido huyó
¿Qué multaron a los honestos por hacer leperadas? ¡No!

Juana María Olguín

Hasta este día no hay ningún funcionario de seguridad pública que entienda que el grave problema de delincuencia que se padece tiene que ver con la falta de policías en la calle. Aparte de retenes, no saben hacer otra cosa, o no quieren instrumentar planes serios ¿Porqué siguen en lo mismo?

Es imposible imaginar la desgracia de los vecinos que un día se levantan y descubren que tienen un drenaje abierto frente a sus hogares y tendrán que respirar la porquería nauseabunda que despide el tiradero de aguas negras. Y por más que llaman a la autoridad ésta no aparece. Ahora el grito de auxilio es de la colonia, Lomas de Madrid, donde aseguran que tienen cuatro días esperando que Agua de Hermosillo acuda a resolver el desperfecto y nada.
.
La fuga brotó en calles Guadalupe Victoria y Colorada, donde se formó un río de aguas pestilente que recorre varias cuadras. La laguna de heces es más visible sobre la calle Tepache, entre Reforma y Monteverde. Es parte de las secuelas que dejaron las recientes lluvias, y que ahora con las aguas negras las vías de circulación han quedado intransitables.

En Agua de Hermosillo -como en demasiadas dependencias- más significa menos. Hay una burocracia impresionante, puro jefe, gerente, director, con títulos rimbombantes las áreas desde onde cobran pero no hay soldados rasos que atiendan a la ciudadanía y mejor aún cierren la fuga.

Aquí vamos de nuevo con la brillante, increíble y maravillosa idea de la policía de hacer operativos en diferentes puntos de la capital, que traducido al castellano significa retenes y más retenes en una esquina, en una calle. Que se “coordinarán” con las corporaciones estatales. Son aspirinas para un infartado. Pero por lo visto no hay modo de hacerles entender que con esas estrategia solo joden y fastidian a la sociedad.

En Canadá asesinaron a una policía y desde el ataque hubo operativos policíacos constantes de día de noche, algo inusitado en esa ciudad, lo primero que descubrieron es que la presencia de los oficiales inhibió el crimen, bajaron los índices delictivos. Y sí, encontraron al criminal, era hijo de un funcionario de la misma corporación en la que laboraba la víctima. Si este gobierno no trabaja para dotar de personal y patrullas a cada colonia, creeré firmemente que se benefician del caos.

Emilio Ricardo Lozoya Austin se embolsó 10 millones de dólares, solo así es posible entender que haya pagado al contado una casa de 38.1 millones de pesos (mdp), su solvencia un poco después de cerrar la campaña de Enrique Peña Nieto en 2012. Así son las historias que describen, descubren los medios de comunicación del ex director de Petróleos Mexicanos (PEMEX).

El susodicho ya se había salvado de otra leperada muy semejante, pero con OHL, otra de las grandes compañías extranjeras, favoritas de Enrique Peña Nieto. Fue a raíz de ese escándalo que dejó el asiento principal de Pemex, cerró los datos de su fortuna y firmó ante la Función Pública que no deseaba hacer público ningún bien patrimonial ni de ahorro. Y así, se fue con todo y la propina recibida de Odebrecht.

Este asunto, ventilado desde Brasil y contado en toda forma es el pretexto para que empiece la justicia a operar, juzgar y sentenciar a los amigos del presidente. Así sean los más íntimos, antes que se arruine lo poco que le queda de aprobación a este corriente y corrupto gobierno federal.