La imprudencia de una sola persona complicó la vida ¡a miles!

La imprudencia de una sola persona complicó la vida ¡a miles!

Juana María Olguín Desde aquí no parece mayor “descubrimiento” la declaración del director de Inteligencia Nacional, de Estados Unidos, Dan Coates

ADN practicado a menor golpeada probó que no es María José
Policía municipal embistió a motociclista. En su pellejo midió el hartazgo ¿entendieron algo?
Son 900 los obreros que despedirá Ford y no hay híbrido que valga

Juana María Olguín

Desde aquí no parece mayor “descubrimiento” la declaración del director de Inteligencia Nacional, de Estados Unidos, Dan Coates que: “escándalos de corrupción, actividad criminal endémica, y bajo crecimiento económico nutren las perspectivas para la oposición en las elecciones en México”. Sorprendente que los vecinos del norte, apenas ahora capten ese maremágnum de desgracias que ninguna administración federal hasta este día ha querido combatir y reducir.

Pero toda esa suma de oprobiosas realidades, llevaron a la contienda ruda, atropellada y violenta de 1994, cuando todo hace presumir se erigió con el triunfo Cuauhtémoc Cárdenas y la famosa frase de “se cayó el sistema” estratagema del gobierno para desconocer los resultados y con ello romper las ilusiones de millones de mexicanos de ir por una opción distinta al PRI. Luego en 2006 se repite la intromisión de las fuerzas oscuras e intereses mezquinos para nuevamente desconocer a Andrés Manuel López Obrador como ganador de la elección.

Mucho se ha hablado de la forma burda en que el gobierno estadounidense se entrometió al proceso pos-electoral, la presión que ejercieron las compañías trasnacionales para en 2006 sentar al asesino de Felipe Calderón en la presidencia de la República, antes que reconocer el triunfo de López Obrador, lo cual seguramente esos empresarios multinacionales lamentaron profundamente por la manera en que ese inútil desató la violencia en todo el país, lo que perjudicó gravemente a sus tiendas y demás negocios. Dicho de otro modo, pagaron las consecuencias.

Uno no puede menos que recordar todos los “dueños” que se creyeron con derecho a intervenir en el proceso electoral de 2006 ¿volverán a entrometerse en este 2018?

Lo cierto es que los enemigos de la paz y prosperidad en esta nación, los tenemos aquí adentro y prueba de ello es lo que declaró el comerciante de la colonia el Apache, Alberto, que cuando fue a poner la denuncia por el asalto a mano armada que sufrió en su negocio el pasado 10 de febrero, donde dos sujetos lo quisieron herir con las armas blancas que portaban, le dijeron en la comandancia que era una mentira lo de su atraco y que los videos que circulan en las redes son eventos ¿que ocurren en otras ciudades?

El relato que hizo la víctima, de la atención “finísima” que le dieron en la policía -no especifica en donde, quienes-, primero dudar de su historia, es aberrante y reprobable en toda forma y manera. Es la revictimización del hombre que hace la autoridad. Imaginen que pasa sino tienes un video que pruebe el ataque de la delincuencia bien organizada, se quitan el cinto y te dan con él. A poco no.

Bien dice el refrán cuando te toca, aunque te quites y cuando no, aunque te atravieses, así tal cual se puede evaluar cantidad de eventos que suceden en el transcurso de un día. Verán casi siempre tengo una actitud amable con las personas que sufren accidentes, hoy algo me hace crisis y me enfada, sí me enoja que no aprendamos las lecciones que a diario la vida nos intenta dar. Cuando entenderán los conductores que no deben jugar carreras con el tren ¿nunca?

Esta mañana una señora decidió cruzar las vías del ferrocarril, pero con éste casi encima, la alcanzó le dio en la parte trasera de su pick up. El golpe fue de tal magnitud que la mandó al fondo del paso a desnivel que hay debajo de las vías. La imprudencia de una sola persona que creyó le ganaría al ferrocarril, en San Pedro el Saucito provocó un caos: no había forma de salir porque los vagones los dejaron tirados allí donde se encuentra la principal arteria y el vehículo abajo impedía la circulación.

La policía municipal solo sabe bloquear aquí, cerrar allá ¡pero no saben como proveer las soluciones a estos eventos! y se comprobó que estamos solos acá donde hay nada ni nadie que atienda emergencias.

Mal y de malas y otra vez se enseñorea la imprudencia y la inutilidad gubernamental. Gracias, gracias, gracias.