¡La ignorante es usted, señora presidenta municipal!

HomeNamakasia

¡La ignorante es usted, señora presidenta municipal!

La presidenta municipal de Hermosillo es bien conocida por su lenguaje de carretonero y el grosero trato que da a quienes están en desacuerdo con ella

LUNES CULTURAL: nadie se quejará esta semana de falta de eventos
Sangre de periodistas sonorenses; rara pasividad de periodistas
Por qué AMLO no será buen Presidente (columna sólo para simplones)

Carlos MONCADA OCHOA

   La presidenta municipal de Hermosillo es bien conocida por su lenguaje de carretonero y el grosero trato que da a quienes están en desacuerdo con ella. El último maltratado fue el periodista Aarón Tapia, que le cuestionó la decisión de vender uno de los pocos terrenos que quedan a la ciudad para crear parques, paseos arbolados para la población. Abrió la respuesta con un NO SEAS IGNORANTE.

  Es curioso que yo le adjudiqué el término IGNORANTE a la señora Célida hace pocos años, aunque mentalmente, porque no la habría calificado así cuando, siendo todavía diputada, asistió a un desayuno del Colectivo de periodistas que se reúne cada semana. Al llegar mi turno, le pregunté por qué el Congreso no daba pasos para destituir al presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Raúl Ramírez, si eran bien conocidas sus fallas, la principal, no haber promovido (ni promovió nunca) la integración del Consejo que ordena la Ley con facultades para impedir los excesos del presidente.

  De manera rotunda me dijo: “No se puede, porque el presidente tiene fuero”. Como soy abogado, y conozco la materia, comencé a decirle: “Sí se puede, porque la Ley…”, pero no me dejó hablar; con tono soberbio, repitió: “Tiene fuero, no se puede”. Y se volvió a otro lado.

  Esta diputada ignorante encabezaba la Comisión de Justicia y los Derechos Humanos del Congreso, pero nunca leyó el artículo 15 de la normatividad que rige al organismo encabezado por Ramírez, que dice: “El presidente de la Comisión PODRÁ SER DESTITUIDO y, en su caso, sujeto a responsabilidad sólo por las causas y los procedimientos establecidos por el Título Sexto de la Constitución Política local”, En el citado Título Sexto se indica que se castigará la responsabilidad del funcionario “que incurra en actos u omisiones graves que redunden en perjuicio de los intereses  públicos fundamentales o de su buen despacho”.

   Otros periodistas han sufrido la agresividad de la alcaldesa; los dejamos pendientes, igual que la discusión sobre el terreno que doña Célida se propone vender.

SÓLIDO PLAN NACIONAL CONTRA EL VIRUS

  El plan ya está en marcha, pero anoche se presentó en su integridad. Es admirable la forma como se ha preparado al país, desde Palacio Nacional, para combatir el peligro del contagio. El Consejo de Salubridad General sesionó ayer con la presencia del Presidente de la República. Las disposiciones del Consejo son obligatorias. Para empezar, dictó el estado de emergencia sanitaria. Las medidas necesarias para mantener el abasto para la población, el mantenimiento de relaciones del gobierno federal con las entidades federativas, la vigilancia en puertos y aeropuertos, etcétera, quedaron distribuidas con claridad en las diversas secretarías. El decreto expedido estará en vigor todo el mes de abril. Falta agregar la resuelta voluntad de nosotros, cada uno de los mexicanos, de cumplir las disposiciones de las autoridades. La situación es grave, pero el plan inspira confianza.

EL RIDÍCULO EN TIEMPOS DEL CORONAVIRUS

  Que provocó un escándalo, dijo Pepe Cárdenas en su noticiario, que el Presidente de la República se haya acercado, en Badiraguato, Sinaloa, a la madre del Chapo Guzmán, le haya dado la mano y le haya recibido una carta. El escándalo lo hizo en realidad el propio Cárdenas, leyendo a gritos la noticia.

  La madre del Chapo tiene 92 años En la carta, que se dio a la publicidad, pide al Presidente la ayude a ir a ver a su hijo antes de morir. Aunque darle una visa humanitaria  depende del gobierno de los Estados Unidos, López Obrador prometió su apoyo, y al contar a la prensa los detalles del encuentro, dijo que haría lo mismo en cualquier caso, la madre no tiene culpa alguna en los actos de su hijo. 

  A mí me pareció un episodio conmovedor. Pero esto se debe que, a diferencia de Cárdenas, no tengo un jefe que me ordene qué debo publicar.

carlosomoncada@gmail.com