La guardia nacional la panacea ¿para todos los males del país?

La guardia nacional la panacea ¿para todos los males del país?

Las universidades se han convertido en el sitio perfecto para cometer toda clase de trapacerías en detrimento del erario público y ahora la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la secretaría de Hacienda, informó del bloqueó a cuentas bancarias de una institución de educación superior estatal, luego de detectar movimientos financieros inusuales, como depósitos y transferencias internacionales provenientes de más de 22 países, por el orden de los 150 millones de dólares

El juicio en Nueva York es contra el gobierno mexicano ¡Todo!
Fraude en contra de usuarios del Infonavit por parte de jueces léperos
Quieren 102 nuevos partidos políticos ¡es buen negocio!

Juana María Olguín

Las universidades se han convertido en el sitio perfecto para cometer toda clase de trapacerías en detrimento del erario público y ahora la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la secretaría de Hacienda, informó del  bloqueó a cuentas bancarias de una institución de educación superior estatal, luego de detectar movimientos financieros inusuales, como depósitos y transferencias internacionales provenientes de más de 22 países, por el orden de los 150 millones de dólares.

Por supuesto estas leperadas nada tienen que ver con las que cotidianamente se lleva cabo en esos centros, con gastos onerosos en burocracias excesivas que en nada ayuda en los procesos de enseñanza, sin desmerecer la cantidad de docentes que en el nombre de sus  “derechos” se han convertido en una peste bubónica en detrimento de las garantías fundamentales de los alumnos. Pero claro la referencia ahora es por lavado de dinero ¿cuándo lo hubiéramos creído?

No olviden que las universidades ya fueron usadas en el pasado reciente pero para ensuciar dinero público a través de la estafa maestra, la que sigue impune como mil y una cosa. Fueron sumas cuantiosísimas que se entregaron a las instituciones para que éstas a su vez contrataran empresas de comunicación, las mismas que estaban señaladas como beneficiarias de la trapacería de la Secretaria de desarrollo Agrario, territorial y urbano (Sedatu).   

Ahora se lava dinero en una universidad. El sistema financiero reportó la realización de depósitos y transferencias internacionales provenientes de más de 22 países: Suiza, España, Reino Unido, entre otros. Solo una institución de Veracruz salió a decir que a no era ella ¡Y todas las miradas se dirigieron hacia esa casa de estudios! ¿Para que sale a gritonear la SHCP? Para entretener gente, si van a hacer chisme que lo hagan completo ¿qué no?

El tiempo que se ha llevado discutir el odioso tema de la guardia nacional, la misma que el actual gobierno federal ha hecho creer a los inútiles gobernadores del PRI, que es la panacea para cortar de raíz los graves problemas de inseguridad que se vive en el país, con picos elevados en un punto, luego en otro, pues ¿qué creen? no estarán autorizados sus miembros a portar armas de grueso calibre. Ósea que ese concepto de armas exclusivas para uso del ejército mexicano seguirá intacto.

No pues que caray, entre más veo menos entiendo que cosa hará el flamante secretario de seguridad pública, Alfonso Durazo con la guardia nacional. Si han exigido –y extorsionado a los gobernadores para que presionen a sus diputados y senadores- que la aprueben a la mayor brevedad para enfrentar a la delincuencia organizada, la que ha hecho espectaculares ejercicios de exhibición de su poderío, y abundancia que le asiste para tirar miles de balas de todos calibres ¿y entonces? 

Andrés Manuel López Obrador dijo que la guardia nacional sería un ejército de paz como los cascos azules de Naciones Unidas (ONU) ah que bueno ¿y eso sirve para estas horas y con estas gentes armadas con poderoso arsenal y con permiso para asesinar a quien quiera y a la hora que quieran? Ahora hasta se filman para que no quede duda de su poder, mañana habrá guardia nacional ¿para qué? Sabrá Dios. Por lo pronto para que gasten más los mexicanos en una seguridad que no llega.